Británicos apoyan aumento del costo de vuelos y tasa de viajeros frecuentes para combatir crisis climática

Apoyo "abrumador" de los ciudadanos británicos a una acción climática contundente

Helen Coffey
miércoles 13 octubre 2021 21:06
Las aerolíneas europeas ceden y reembolsarán al pasajero los vales impuestos durante la pandemia
Read in English

El 89% de los ciudadanos apoya el aumento de los costos de los vuelos y la introducción de tasas para viajeros frecuentes con el fin de hacer frente a la crisis climática, según el mayor análisis de preferencias políticas jamás publicado.

Más de 21 mil británicos fueron encuestados sobre las políticas que preferían para cumplir los objetivos de emisiones de carbono del gobierno británico para 2030 en un sondeo realizado por WWF y el thinktank Demos.

El aumento de los costes de los vuelos, sobre todo para los pasajeros frecuentes, fue una de las cinco medidas más populares.

La idea más popular -respaldada por el 94% de los encuestados- era un impuesto sobre las emisiones de carbono de 75 libras (102 dólares) por tonelada para las empresas contaminantes de la industria y la construcción, con cierta financiación para invertir en nuevas tecnologías.

Le siguieron un transporte público mejor integrado (93%); campañas alimentarias y apoyo del gobierno, los supermercados y las empresas de alimentación para fomentar las dietas basadas en plantas y reducir el consumo de carne y lácteos (93%); y una red de recarga de vehículos eléctricos en todo el Reino Unido para 2028 (91%).

“Los ciudadanos británicos han elegido el futuro que quieren: un futuro con empleos verdes, aire limpio y una naturaleza próspera, y que no afecte a los más desfavorecidos”, aseguró Tanya Steele, directora general de WWF.

“Esto está a nuestro alcance, pero sólo si el gobierno del Reino Unido escucha y establece un plan y una estrategia claros para conseguirlo”.

El informe Climate Consensus se elaboró con datos de una empresa de estudios de mercado, que encuestó a una muestra representativa a nivel nacional de 22 mil personas que incluía a población de todas las circunscripciones parlamentarias del país.

Leer más: Corriente en chorro podría desviarse de su curso en 2060 e impulsar un clima extremo en EE.UU. y Europa

El informe sigue a los llamamientos para que el gobierno británico prohíba los vuelos nacionales cuando el viaje pueda completarse en tren en cinco horas o menos.

La organización benéfica británica Campaign for Better Transport (Campaña para un mejor transporte) aboga por el abaratamiento de las tarifas ferroviarias para competir con los viajes aéreos nacionales, así como por el etiquetado obligatorio de las emisiones en los boletos de avión y la introducción de una tasa de viajeros frecuentes para quienes tomen más de tres vuelos internacionales al año.

Otras demandas fueron el aplazamiento de la ampliación de los aeropuertos hasta que sea posible realizar vuelos “cero” y el mantenimiento del impuesto sobre los pasajeros aéreos (APD), que las compañías aéreas han pedido al gobierno que elimine.

“Los vuelos nacionales baratos pueden parecer un buen negocio cuando se compran, pero son un desastre climático, ya que generan siete veces más emisiones de efecto invernadero que el viaje en tren”, señaló el director ejecutivo de Campaign for Better Transport, Paul Tuohy.

Hacer que el tren sea más barato aumentará el número de pasajeros y contribuirá a reducir las emisiones de la aviación, pero cualquier recorte del impuesto sobre los pasajeros aéreos -sumado a un aumento de las tarifas ferroviarias en enero- enviará el mensaje equivocado sobre cómo quiere el gobierno que la gente viaje y significará que más personas elegirán volar”.

“El gobierno ha liderado el camino con audaces ambiciones climáticas, ahora necesita tomar acciones igualmente audaces para hacer que sean una realidad”.