Gerónimo la alpaca: autopsia inicial “muestra que el animal sacrificado no tenía tuberculosis”

La propietaria pide la renuncia del secretario de medio ambiente, diciendo que el animal “fue víctima inocente de la arrogancia, la ignorancia y la codicia”

Jane Dalton
miércoles 08 septiembre 2021 19:04

El "legado de Gerónimo seguirá vivo para todos los animales", dice su propietaria

Read in English

La alpaca Gerónimo no tenía tuberculosis bovina, según los resultados preliminares de la autopsia que se le practicó, de acuerdo con su propietaria.

Helen Macdonald ha pedido al Secretario de Medio Ambiente, George Eustice, que dimita, ante los cánticos de sus partidarios de “asesino” en una manifestación ante las oficinas de Eustice.

Macdonald acusó a los funcionarios del gobierno de ocultarle cómo mataron al animal y cómo lo “torturaron” en su último viaje.

Pero los funcionarios del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) refutan la lectura de los resultados de Macdonald, insistiendo en que el examen post-mortem mostró lesiones, que serán analizadas en los próximos meses.

La alpaca dio negativo en las pruebas de tuberculosis bovina antes de ser importada en 2017 desde Nueva Zelanda. No mostró síntomas desde entonces, pero Defra insistió en que había dado positivo, por lo que debía ser sacrificada.

Los funcionarios, apoyados por la policía, finalmente lo llevaron a la muerte el 31 de agosto, después de una prolongada batalla de Macdonald y su asesor veterinario para demostrar que las pruebas eran defectuosas.

El activista Dominic Dyer calificó la captura de Geronimo como “uno de los incidentes más brutales de delitos contra los animales en este país que jamás haya visto”, ante los vítores de los partidarios de “vergüenza para Defra”.

Macdonald, enfermera veterinaria, ha solicitado los resultados completos de la autopsia, después de que a su propio experto se le negara el permiso para asistir.

Leer más: La alpaca Gerónimo es sacrificada por amenaza de tuberculosis, fracasa batalla de cuatro años para salvarla

Acusó a los funcionarios de amenazarla e intimidarla, y de “sacar a expertos” que no sabían nada de camélidos.

“Hay una larga lista de personas que han contribuido al bárbaro tratamiento de Gerónimo”, dijo Macdonald a la multitud. Afirmó que la estaban castigando por atreverse a “enfrentarse a su dogma”.

“Gerónimo fue la víctima inocente de la arrogancia, la ignorancia y la codicia”, declaró.

“Gerónimo fue una bendición en el mundo”, aseguró Macdonald, entre más aplausos, prometiendo luchar por él y asegurar que su legado perdure para todos los animales.

El veterinario Iain McGill describió cómo los funcionarios habían estresado a Gerónimo para capturarlo, y no habían tomado un arnés de cabeza adecuado ni le habían dado un dardo.

El animal estaba “preparado” con anticuerpos de la tuberculina, lo que había provocado un falso positivo, indicó, insistiendo en que habían pedido hablar con los funcionarios, pero habían sido rechazados.

La jefa de los veterinarios, Christine Middlemiss, comentó: “se encontraron varias lesiones similares a las de la tuberculosis y, de acuerdo con la práctica habitual, ahora se están investigando más a fondo.

“Estas pruebas incluyen la elaboración de cultivos bacteriológicos a partir de muestras de tejido, lo que suele llevar varios meses; esperamos completar el proceso completo de autopsia y cultivo para finales de año”.

Defra externó que Macdonald era bienvenida a obtener una segunda opinión sobre el informe post-mortem y que los científicos del gobierno estaban dispuestos a responder a cualquier pregunta que pudieran tener. Middlemiss había intentado ponerse en contacto con el propietario, añadió el departamento.

Defra dice que las lesiones microscópicas de la tuberculosis pueden tardar mucho en progresar a lesiones más grandes y visibles, si es que lo hacen.

El Dr. McGill confirmó que los resultados preliminares de la autopsia no mostraban lesiones visibles ni abscesos blancos o de color crema del tipo que se observa en la tuberculosis en las alpacas.

Los científicos podrían hacer una prueba de histopatología "Ziehl-Neelsen" con un microscopio, que mostraría cualquier bacteria de la tuberculosis como grandes varillas rosas, agregó, y también podrían amplificar el ADN para hacer una prueba de PCR.

Lanzó un desafío a los jefes de Defra para que debatieran la ciencia con él en la televisión en vivo.