Policía de Met acusado de violación ‘dijo que pensaba que la mujer estaba jugando a hacerse la difícil’

La víctima dice que James Geoghegan se quedó dormido después del hecho y que ella lloró

Sam Hancock
martes 26 octubre 2021 00:05
El juicio se lleva a cabo en Chelmsford Crown Court.
El juicio se lleva a cabo en Chelmsford Crown Court.
Read in English

Un oficial en servicio de la Policía Metropolitana acusado de violar a una mujer le dijo que pensaba que ella estaba "jugando a hacerse la difícil" y siendo "coqueta" cuando ella le dijo que se detuviera, según se declaró ante un tribunal.

La mujer dijo que ella y James Geoghegan, de 27 años, de Aylesbury en Buckinghamshire, se besaron de manera consensuada en su habitación, pero que luego él le bajó los shorts del pijama.

El Tribunal de la Corona de Chelmsford escuchó que el presunto ataque ocurrió en el hogar de ella, ubicado en Essex, el 12 de diciembre de 2018, cuando la pareja regresó después de haber estado bebiendo.

En una entrevista en vídeo de la policía que se reprodujo ante el tribunal, la mujer testificó que se había “subido [los shorts del pijama] de nuevo y que dijo ‘no, detente’", pero que "después él los volvió a bajar".

Ella afirma que Geoghegan la violó después de eso, cargo que él niega.

“Solo recuerdo estar acostada mirando al techo y pensando: 'Esto es repugnante'”, dijo, y agregó: “Él estaba sudando mucho”.

La mujer dijo que Geoghegan se quedó dormido después y que ella lloró. También dijo que más tarde le preguntó si entendía por qué ella estaba molesta y si recordaba que ella le había pedido que se detuviera.

"Él dijo: 'Sí, pensé que solo estabas jugando'", la mujer declaró ante el tribunal, y agregó que Geoghegan presuntamente le dijo: "Pensé que solo estabas jugando a hacerte la difícil y siendo coqueta".

Leer más: Trick or Treat está bien, pero no grandes fiestas de Halloween advierte CDC frente al riesgo de COVID

A los miembros del jurado se les dijo que Geoghegan había decidido quedarse en la casa de la mujer en Loughton, en lugar de regresar a su casa en Enfield.

Ella continuó: “Él es mucho más fuerte y más grande que yo y me los bajó [mis shorts del pijama]. Personalmente, creo que si alguien te dice que te detengas, significa que debes detenerte".

Después de explicar que había fragmentos de la noche en cuestión que no recordaba debido a la cantidad de “bebida involucrada”, la mujer comentó al final que Geoghegan “simplemente dijo que lo sentía y luego se fue”.

Wayne Cleaver, parte de la acusación, dijo al tribunal: “Claramente la escuchó decir 'no', la había escuchado indicar que no quería tener relaciones sexuales con él y también reconoció que de hecho ella se subió los shorts cuando él los bajó la primera vez".

La BBC informa que en los mensajes de texto que la pareja intercambió ese mismo día, la víctima le dijo a Geoghegan: "Estoy molesta, James, porque te dije que no varias veces, pero continuaste".

Cleaver agregó: “El caso de la fiscalía es simple, [la víctima] dijo 'no' y [la víctima] dijo [detente] y eso es exactamente lo que ella quiso decir. Era totalmente irrazonable, él no tenía ninguna creencia razonable de que ella estuviera dando su consentimiento, y menos aún de que ella lo estuviera invitando a tener relaciones sexuales".

Dijo que el acusado "ignoró los límites que ella puso y decidió seguir adelante".

"Puede ser que él sintió que había esperado lo suficiente y que esta era su oportunidad de aprovechar, sin tener en cuenta lo que ella realmente quería y que además estaba indicando claramente", dijo Cleaver al tribunal.

Agregó que, como oficial de policía, Geoghegan tenía una "percepción profesional" sobre dónde "se pueden cruzar los límites sexuales".

El juicio continúa.