Trabajadores de gasolineras, maltratados y desesperados en medio del caos del combustible

‘Empezaron a pelearse entre ellos, así que tuvimos que cerrar todo el local’, cuenta un gerente a Holly Bancroft

martes 28 septiembre 2021 17:06
La UE anuncia un plan de cambio climático para una economía neutra en carbono para 2050
Read in English

Las colas de la gasolinera de Tesco en Lewisham, al sur de Londres, comenzaron a las 5:30 de la mañana. Y poco después iniciaron los insultos.

El personal de la estación de servicio ha pasado los últimos cuatro días tratando de controlar el comportamiento de los conductores enfadados que se agolpan para conseguir las cada vez más escasas existencias de combustible.

“Intentamos proteger nuestras vidas”, dijo a The Independent un gerente de la gasolinera, que no quiso dar su nombre. “Es muy, muy difícil gestionar a la gente. Cuando llegamos esta mañana, había colas en toda la manzana. Empezaron a gritarnos, a insultarnos.

Es sencillo: “si nuestro personal no puede soportar los insultos, tenemos que cerrar”.

“Hace unos días, un hombre dijo que iba a apuñalar a alguien si no le dejábamos repostar. Intentamos ser precavidos, y cuando los clientes se vuelven muy agresivos e intimidantes, entonces tomamos la decisión de cerrar”.

Después de abrir el lunes para la hora punta del colegio, el gerente no tuvo más remedio que cerrar, y a las 10 de la mañana la explanada estaba completamente vacía, con conos de tráfico bloqueando los coches.

De vez en cuando, un nuevo conductor se detenía junto a los conos con la esperanza de encontrar combustible, pero le decían que diera la vuelta.

Además de ayudar a combatir el comportamiento antisocial, el gerente decidió escalonar los horarios de apertura del garaje para evitar que se formaran enormes colas en Lewisham Road, una ruta clave que atraviesa el sureste de Londres.

Leer más: Biden se fija el objetivo de que en 2050 todo el combustible aéreo proceda de fuentes renovables

“Estamos haciendo todo lo posible”, añadió. “Pero algunas personas están encontrando formas de entrar y de saltarse la cola. Pueden pasar por el aparcamiento subterráneo del supermercado y aparecer por la parte trasera de la explanada. Obviamente, los que están esperando no están contentos de ver eso y les gritan y luego nos gritan a nosotros”.

“La gente no escucha. Pueden venir de cualquier parte para colarse”.

Más abajo, en el garaje de Shell, frente al Hospital de Lewisham, los conductores bloqueaban la A21 mientras esperaban su oportunidad para repostar.

John Gooroovadoo, que había conseguido ponerse al frente de la cola, dijo a The Independent que había estado en otros seis lugares el lunes por la mañana en busca de combustible.

“Creo que es terrible”, calificó. “Me ha entrado un poco de pánico porque tengo hijos y tengo que ir al colegio.

“Ayer también probé en seis sitios pero no encontré nada, así que tuve que volver a intentarlo hoy”.

El atasco en Lewisham High Street había hecho que Cath llegara 30 minutos tarde a su cita en el hospital. Al repostar su coche en el garaje de Shell después de la visita, Cath, que no quiso dar su nombre completo, declaró a The Independent: “Es una pesadilla. Es el primer lugar al que acudo, pero mi hija, que es enfermera de la UCI en el King’s [College Hospital] no puede conseguir gasolina en ningún sitio.

“Ves a la gente llenando sus bidones. No es justo. Todo el mundo entra en pánico”.

En la estación de Texaco, en la cercana Greenwich, al menos dos conductores por minuto entraban y se daban la vuelta, una vez que se daban cuenta de que no había combustible.

El gerente de la estación señaló que el caos había llevado a la violencia.

“Anoche teníamos combustible y había colas enormes y la gente empezó a pelearse”, añadió.

“Esto fue alrededor de las 10-11 de la noche. La gente estaba esperando en la entrada y luego otros entraban por la carretera de salida y se saltaban la cola. Empezaron a pelearse entre ellos, así que tuvimos que cerrar todo el recinto”.

“Cuando empezaron a pelearse, llamamos a la policía, pero no vino. Tuve que llamar a otros dos empleados para que ayudaran a resolver la situación. Y esta mañana no tenemos combustible. Nos van a entregar hoy más tarde”.

“También ha habido gente que ha puesto gasolina en sus depósitos y se ha ido sin pagar. No hay ayuda para nosotros, este es el problema”.

La situación era ligeramente mejor en la estación Esso situado más abajo, en Loampit Vale. Aunque la explanada estaba repleta de coches -con colas de al menos 11 vehículos intentando entrar-, los conductores no tuvieron que esperar mucho.

“Este fue el primer lugar al que vine hoy y sólo he estado aquí menos de 10 minutos”, detalló Muhammad Mpagi, que estaba llenando su coche.

Mpagi, que es taxista, aseguró que había perdido el trabajo en los últimos días porque no quería conducir en busca de combustible.

“Soy taxista, por eso necesito estar aquí”, añadió. “Los dos últimos días no salí porque sabía que estaba mal y por eso no trabajé. Hoy pensé que estaría un poco mejor, así que he venido a repostar para poder empezar a trabajar”.

Alshon Higgins llenaba dos bidones en el siguiente surtidor. “Mi coche se ha quedado sin gasolina”, indicó. “Así que tengo que llenar estos bidones y llevarlos a casa”.

La gerente del garaje, Magda, que también quiso ocultar su apellido, mencionó que quería que la gente supiera que no había ningún problema con el suministro. Añadió: “No hay ningún problema con el combustible ni con los conductores. Tenemos entregas programadas cada dos o tres noches y siempre ha sido suficiente. Sólo ahora, porque la gente ha empezado a comprar por pánico, se nos está acabando”.

“Ayer nos quedamos sin combustible durante unas horas y tuvimos que cerrar. Pero no hay escasez de combustible ni de conductores. El pánico no es necesario, así que la gente sólo tiene que volver a comprar normalmente”.

Un portavoz de Esso comentó: “varios de nuestros 200 centros de la Alianza Tesco (gasolineras Esso con una tienda Tesco Express) se han visto afectados de alguna manera. Estamos trabajando estrechamente con todas las partes de nuestra red de distribución para optimizar los suministros y minimizar las molestias a los clientes. Pedimos disculpas a nuestros clientes por cualquier inconveniente”.

La Policía Metropolitana informó que no pudo encontrar ningún informe de oficiales que fueron llamados a la estación de Texaco en Greenwich.