Jerusalén: ¿Por qué han aumentado las tensiones?

Cientos han resultado heridos en medio de la ira por el desalojo forzoso de palestinos de sus hogares

Faiza Saqib
martes 11 mayo 2021 12:44
Israel police fire stun grenades at protesters ahead of Israeli nationalist march
Read in English

Más de 700 palestinos han resultado heridos desde el estallido de violencia a fines de la semana pasada en Cisjordania , Gaza y Jerusalén.

El lunes, militantes palestinos en la Franja de Gaza dispararon cohetes hacia la ciudad y el sur de Israel, con seis civiles heridos en el bombardeo, lo que llevó al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a acusar al grupo militante de Hamas de cruzar una "línea roja" y prometer una dura respuesta.

Eso llegó en forma de ataques aéreos el lunes por la noche, que mataron al menos a 24 personas, nueve de las cuales eran niños.

Ya han comenzado a realizarse los primeros funerales.

Los enfrentamientos comenzaron el viernes cuando más de 200 palestinos y 17 oficiales israelíes resultaron heridos en Jerusalén, la violencia estalló después de que miles de fieles se reunieran en la mezquita de Al-Aqsa para sus oraciones semanales del viernes y se encontraran con una fuerte presencia policial.

Se dispararon balas de goma y granadas y se realizaron detenciones.

Leer más: Apuñalamientos en Nueva Zelanda dejan cuatro heridos en ataque con cuchillo en supermercado

Esa demostración de fuerza fue en respuesta a las protestas nocturnas que estallaron al comienzo del mes sagrado del Ramadán por las restricciones policiales en un lugar de reunión popular, la histórica Puerta de Damasco a la Ciudad Vieja, y la amenaza de desalojo de decenas de palestinos de sus hogares, en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén Este, que es reclamado por ambos lados en la guerra de décadas.

Sheikh Jarrah

El distrito de Sheikh Jarrah es el hogar de los descendientes de refugiados que fueron expulsados o desplazados durante la guerra de 1948 en lo que los palestinos conocieron como la “Nakba” (catástrofe).

En 1956, 28 familias de refugiados recibieron unidades de vivienda en un acuerdo entre la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) y el gobierno de Jordania, para ayudar a proporcionar refugio a las familias como parte de un acuerdo de reasentamiento. Esto significaba que las familias iban a recibir títulos legales y la propiedad de la tierra, pero esto nunca sucedió y dio lugar a una batalla legal en curso.

Tras la ocupación israelí de Cisjordania en 1967, los colonos han reclamado la propiedad de la tierra, a pesar de que el derecho internacional establece que no tienen autoridad legal sobre la población que ocupa. Sin embargo, los grupos de colonos han presentado varias demandas exitosas para desalojar por la fuerza a los palestinos de Sheikh Jarrah desde 1972.

En 2002, 43 palestinos se vieron obligados a evacuar sus hogares, dejando a muchos desplazados.

Seis años después, las familias Hanoun y Ghawi se vieron obligadas a abandonar sus hogares y, en 2017, los colonos israelíes también desalojaron a la familia Shamasneh de su hogar.

Estallan las tensiones recientes

El Tribunal de Distrito de Jerusalén declaró recientemente que seis familias palestinas más en Sheikh Jarrah deben abandonar sus hogares a pesar de vivir allí durante muchas generaciones.

La Corte Suprema de Israel debía organizar otra audiencia sobre el tema el lunes, mientras el país celebra la ocupación de Jerusalén Este en lo que se conoce como el "Día de Jerusalén". Sin embargo, eligió posponer su audiencia a solicitud del fiscal general del estado y ahora fijará una nueva fecha para escuchar la apelación de los residentes dentro de los próximos 30 días.

Estados Unidos ha dicho que estaba "profundamente preocupado" tanto por la violencia como por las amenazas de desalojo y que estaba en contacto con líderes de ambos lados para intentar reducir las tensiones.

"Es fundamental evitar medidas que exacerben las tensiones o nos alejen más de la paz", dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

La Unión Europea también ha instado a la calma. Aseguró que los posibles desalojos eran "de gran preocupación", y agregó que tales acciones son "ilegales según el derecho internacional humanitario y solo sirven para alimentar las tensiones en toda la región".

La vecina Jordania, que hizo las paces con Israel en 1994 y es la custodia de los lugares sagrados musulmanes en Jerusalén, también ha condenado las acciones de Israel, al igual que Bahréin, que normalizó las relaciones con Israel el año pasado en un acuerdo negociado por Estados Unidos.

“No reconoceremos esta propiedad como perteneciente a colonos. Hemos vivido en estas casas durante más de 60 años y solo dejaremos nuestras casas cuando nos lleven a la tumba”, dijo a AJ Plus Saleh Diab, un residente de Sheikh Jarrah.

Líderes políticos, activistas e influencers han expresado su preocupación y consternación por la situación actual en Jerusalén, con el hashtag “#SaveSheikhJarrah” como tendencia en las redes sociales.

Mientras tanto, la ONU ha dicho que los desalojos forzosos de palestinos por parte de Israel "son un posible crimen de guerra".