Protesta en Myanmar: “Al menos 18 muertos” cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes

Myanmar ha estado en crisis desde que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder, Aung San Suu Kyi

Tom Ambrose
domingo 28 febrero 2021 16:14
Myanmar: represión militar en protestas deja al menos siete muertos y cientos de detenidos
Read in English

La policía abrió fuego y, según los informes, mató al menos a 18 personas durante las protestas contra el gobierno militar en Myanmar que continúan afectando a la nación del sudeste asiático.

Muchos más quedaron heridos en los enfrentamientos del domingo, el segundo día de la represión de las autoridades contra las manifestaciones, según un médico y un político locales.

Ha sido el día más mortífero hasta ahora desde que comenzaron los enfrentamientos.

Una mujer también murió después de que la policía disolviera una protesta de maestros con granadas paralizantes en la ciudad principal de Yangon, aunque se desconoce la causa de su muerte, dijeron su hija y un colega.

Miles de personas han salido a las calles a lo largo de febrero desde el golpe militar a principios de este mes, en el que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder del gobierno electa Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido.

Lee más: Junta militar de Myanmar investigará las elecciones de 2020 El ejército alega fraude en las elecciones de noviembre, en las que el partido de Suu Kyi ganó de manera aplastante, pero el golpe recibió la condena de los países occidentales.

"Myanmar es como un campo de batalla", tuiteó el primer cardenal católico del país de mayoría budista, Charles Maung Bo.

La policía abrió fuego en diferentes partes de Yangon después de que las granadas paralizantes y los gases lacrimógenos no lograron dispersar a la multitud.

Un hombre murió luego de ser llevado a un hospital con una herida de bala en el pecho, dijo un médico del hospital.

La policía también abrió fuego en la ciudad sureña de Dawei, matando a tres e hiriendo a varios, dijo a Reuters el político local Kyaw Min Htike.

El medio de comunicación en línea Irrawaddy informó que una persona había sido asesinada en la segunda ciudad de Mandalay, donde la policía también tomó medidas enérgicas, mientras que una organización benéfica informó de dos muertos en la ciudad central de Bago.

La policía también tomó medidas enérgicas en la ciudad nororiental de Lashio y Myeik en el sur profundo, informaron residentes y medios de comunicación.

El líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para enfrentar las protestas.

Sin embargo, al menos cinco manifestantes han muerto en la agitación. El ejército dijo que un policía murió.

La última escalada parece ser un intento de los militares de ejercer su autoridad sobre quienes se manifiestan contra el golpe desde el 1 de febrero.

En Yangon, varias personas fueron ayudadas a retirarse, dejando las aceras manchadas de sangre, después de que la policía disparara, según mostraron las imágenes publicadas por los medios.

La policía también arrojó granadas paralizantes, utilizó gas lacrimógeno y disparó al aire, dijeron testigos. Cientos de manifestantes se negaron a retroceder a primera hora de la tarde.

Algunos marcharon, algunos se reunieron para cantar y cantar y otros levantaron barricadas.

"Si nos empujan, nos levantaremos. Si nos atacan, defenderemos. Nunca nos arrodillaremos ante las botas militares", dijo Nyan Win Shein en una protesta en Yangon.