Cientos salieron disfrazados a las calles de Myanmar en una colorida manifestación

Miles regresan a las calles por quinto día en una manifestación que parecía un "carnaval"

Chiara Giordano
jueves 11 febrero 2021 20:06
Manifestantes de Myanmar protestan contra el reciente golpe militar
Read in English

Los manifestantes volvieron a las calles de Myanmar por quinto día para oponerse a un golpe militar, y muchos eligieron disfraces y carteles atrevidos para llamar la atención sobre su difícil situación.

Los jóvenes manifestantes han utilizado un enfoque desenfadado para despertar el interés del público en las protestas que el miércoles adquirieron un aire de "carnaval", con mujeres en vestidos de gala y de novia, musculosos varones con el torso desnudo, granjeros en tractores y personas con sus mascotas.

Otros establecieron una línea de protesta en coloridas piscinas inflables para niños frente a la embajada japonesa en la capital comercial de Yangon, en un esfuerzo por mostrar su intención pacífica después del peor día de violencia desde la toma militar de la semana pasada.

Miles de personas se unieron a las manifestaciones en Yangon, mientras que en la capital, Naypyitaw, cientos de trabajadores del gobierno marcharon en apoyo de una creciente campaña de desobediencia civil.

Las protestas son las más grandes en el país del sudeste asiático desde la “Revolución del Azafrán” liderada por monjes budistas en 2007.

Esas manifestaciones de hace más de una década ayudaron a impulsar reformas democráticas que llevaron a esta generación más joven de manifestantes a crecer en un Myanmar mucho más libre con mejor acceso a Internet en comparación con las generaciones anteriores que estaban en gran parte aisladas del mundo.

Los jóvenes lo están utilizando para su ventaja al mostrar memes y bromas populares de Internet en sus carteles, muchos de los cuales están escritos en inglés.

Algunos mensajes ingeniosos y autocríticos incluyeron “¿Dictadura? ¡No! Gracias”, “A la mierda el golpe militar, todavía estoy soltero” y “Todavía no puedo creer que tenga que protestar en un vestido de novia”.

Otros se burlaron de los militares, incluida una persona que sostenía una pancarta con un dibujo de Bart Simpson junto con el mensaje "Hey, militares, cómanse mis pantalones cortos", y otra que hizo un guiño a un éxito de Ariana Grande con "¿Dictadura ????? ¡¡¡Gracias, siguiente!!!".

Las reinas de los concursos de belleza vestidas con trajes de noche, fajas y tiaras sostenían carteles con mensajes más tradicionales como "Lucha por la democracia" y "Por favor, escucha nuestras voces", mientras que algunos manifestantes utilizaron un saludo de tres dedos tomado de la serie Los juegosdel hambre.

El gobierno levantó una prohibición de internet de un día durante el fin de semana que provocó aún más ira en un país que temía volver al aislamiento y a una pobreza aún mayor antes de que comenzara la transición a la democracia en 2011.

Las reuniones han sido, en gran parte, pacíficas, a diferencia de las sangrientas represiones durante las protestas generalizadas anteriores en 1988 y 2007, pero sin duda revivirán los recuerdos de casi medio siglo de gobierno directo del ejército y espasmos de levantamientos hasta que los militares comenzaron a ceder parte del poder hace una década.

Las tensiones estallaron durante las protestas en Mandalay y Naypyitaw el martes cuando la policía antidisturbios usó cañones de agua y disparó para dispersar a las multitudes, y se vio a algunos manifestantes arrojando piedras y botellas.

Una joven se convirtió en la primera víctima grave conocida de las protestas después de que, según informes, le dispararon en la cabeza con lo que se creía que eran municiones reales mientras se manifestaba en Naypyitaw. La joven de 19 años lucha por su vida en el hospital.

Las protestas comenzaron después de que el ejército derrocara al gobierno de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, alegando que las elecciones de noviembre, que su Liga Nacional para la Democracia ganó de manera aplastante, se vieron empañadas por irregularidades.

La comisión electoral ha refutado la acusación y los manifestantes exigen que se restaure el poder al gobierno civil depuesto de Suu Kyi.