Princesa Mako se casa finalmente con su novio ‘plebeyo’, Kei Komuro, y es despojada de su estatus real

Se espera que los recién casados se muden pronto a EE.UU.

Arpan Rai
martes 26 octubre 2021 22:43

La princesa Mako de Japón renuncia a su estatus real para casarse con un plebeyo

Read in English

La princesa japonesa Mako formalizó el martes su matrimonio con su amante universitario y novio plebeyo Kei Komuro, por lo que renunció a su estatus real tal y como dicta la ley japonesa.

La pareja registró su matrimonio firmando los papeles en una oficina local en el barrio de Akasaka de Tokio por la mañana, según la Agencia de la Casa Imperial.

La unión de Mako y su marido, muy criticada en el ámbito doméstico, no fue un lujoso asunto real y no tuvo ningún ritual elaborado, como una gran recepción por parte de la familia imperial de Japón.

También rechazó un pago monetario de 150 millones de yenes (alrededor de un millón de dólares) que se entrega a los miembros femeninos de las familias reales que se casan con plebeyos y abandonan a su familia tras el matrimonio. Es la primera mujer de la familia real que rechaza ambas cosas: los rituales y el regalo monetario.

Mako, con un vestido azul pálido y un ramo de flores en la mano, salió de su casa hacia las 10 de la mañana del martes, tras saludar a sus padres, el príncipe heredero Fumihito y la princesa heredera Kiko, y abrazar a su hermana menor, la princesa Kako. Saludó a sus padres antes de que su coche abandonara la residencia de la familia real.

Su pareja, Komuro, se inclinó ante las cámaras reunidas en el exterior de su casa mientras se marchaba con un impecable traje oscuro y corbata.

Ambos han decidido renunciar a un encuentro formal con los tíos de Mako, el emperador Naruhito y la emperatriz Masako, antes de abandonar Tokio.

Se espera que los recién casados se dirijan a los medios de comunicación en una conferencia de prensa más tarde en el día y hagan una breve declaración. Mako y su marido también entregarán respuestas por escrito a cinco preguntas preseleccionadas.

Leer más: Se fija el plazo para presentar pruebas en la demanda por agresión sexual del príncipe Andrés

“Algunas de las preguntas tomaron información errónea como un hecho y molestaron a la princesa”, dijo un funcionario de la Agencia de la Casa Imperial, según la cadena pública japonesa NHK.

Sin embargo, las respuestas escritas se entregarán porque Mako “siente una gran ansiedad” al responder a las preguntas verbalmente, añadió el funcionario.

La pareja, que se conoció en 2012 en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio, se trasladará próximamente a Estados Unidos, donde Komuro estudió y ejerce como abogado. Mako también comenzará su vida de empleada en Nueva York en un bufete de abogados de Manhattan.

Los esfuerzos realizados durante años para llevar a buen puerto su relación se han visto empañados por la controversia y la fuerte desaprobación del público en general, la prensa y los conservadores políticos.

La lucha por casarse con un plebeyo y la excesiva cobertura mediática sensacionalista han dejado a Mako con un trastorno de estrés postraumático, según los médicos de palacio.

En consonancia con las críticas que reciben los plebeyos tras casarse en el seno de la familia real, Komuro ha sido objeto de un intenso escrutinio, especialmente por parte de los medios de comunicación japoneses. En la muestra más reciente, Komuro fue muy criticado por llevar una coleta cuando regresó a Japón desde Estados Unidos el mes pasado, ya que los medios de comunicación desaprobaron el peinado “impropio” de alguien que se casa con la princesa.

El cambio radical en el estado de ánimo nacional por la boda fue una sorpresa para muchos, ya que la pareja era percibida como ideal después de haber anunciado su compromiso en mayo de 2017. La percepción pública parecía entonces estar a favor de la feliz pareja.

Uno de los principales obstáculos que suspendieron el matrimonio durante años se derivó de una disputa financiera en la que estaba implicada la madre de Komuro por el gasto de 36 mil dólares (25 mil 832 libras). Ella tomó el dinero de su exprometido para pagar la educación de su hijo, lo que desató el debate sobre si el dinero era un regalo o un préstamo.