Coronavirus: Científicos piden cambios en la estrategia tras incremento en contagios en escuelas de Inglaterra

Tras la apertura de los colegios, los adolescentes entre 11 y 16 años son el grupo con los niveles más altos de infección

Andrew Woodcock
viernes 27 noviembre 2020 18:40
<p>Los científicos piden combinar las clases presenciales y en línea para evitar un mayor número de casos</p>

Los científicos piden combinar las clases presenciales y en línea para evitar un mayor número de casos

Read in English

Un grupo independiente de científicos ha pedido una "acción urgente" para hacer que las escuelas sean más seguras contra Covid, después de que se revelara que las tasas de infección entre los alumnos de secundaria se han multiplicado por 50 desde la reapertura de las aulas en septiembre.

Los adolescentes de 11 a 16 años son ahora el grupo de edad con los niveles más altos de infección en Inglaterra, y se informa que uno de cada diez está fuera de la escuela debido a un coronavirus confirmado o presunto o porque ha estado en contacto con una persona potencialmente contagiosa.

Si bien muchos adolescentes no muestran síntomas de Covid-19, el grupo Independent Sage advirtió que corren el riesgo de llevar el virus a casa a sus padres y abuelos, que son más vulnerables a desarrollar problemas de salud graves.

Y el presidente del grupo, el ex asesor científico principal, el profesor Sir David King, advirtió que el riesgo aumentará a medida que varias generaciones de familias se reúnan para celebrar la Navidad bajo las relajadas restricciones del gobierno.

“Hay que ser excepcionalmente cuidadoso en una situación multigeneracional, en el interior de casa, celebrando con una copa de champán o cualquier otra cosa, por muy atractivo que sea todo eso”, dijo el profesor King. “A menos que las personas se hayan aislado durante 10-12 días antes de reunirse, es una situación muy peligrosa. Habrá un precio a pagar por Navidad. Todos tenemos que darnos cuenta de que estamos poniendo en riesgo a miembros de nuestra propia familia en este proceso".

En un informe de hoy, el grupo pidió más enseñanza a través del enlace de video en áreas de alto riesgo, más uso de máscaras faciales en el aula y fondos para proporcionar ropa abrigada a los niños de entornos desfavorecidos, de modo que las ventanas se puedan mantener abiertas de par en par para mejorar la ventilación, incluso en el climas frío de invierno.

Independent Sage también pidió la cancelación de las pruebas de la escuela primaria y que los exámenes de nivel A y GCSE sean reemplazados por evaluaciones realizadas por maestros el próximo año.

El informe cita nuevas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales, que muestran tasas de infección entre los niños de 11 a 16 años en un 0.04 por ciento el 1 de septiembre, antes de la reapertura de las escuelas para el trimestre de otoño.

Para el 21 de noviembre, la última fecha para la que se dispone de cifras, la proporción de este grupo de edad que se cree que es positivo era del 2.16%, 54 veces más en un período de 12 semanas. La positividad alcanzó un máximo del 2.28% los días 16 y 17 de noviembre.

Las mismas cifras mostraron una mayor proporción de casos positivos entre los jóvenes de 11 a 16 años que en cualquier otro grupo de edad, seguidos por los de 18 a 24 años, incluidos los estudiantes universitarios y de sexto grado, con un 1.92%, mientras que los de 50 años a 69 eran del 0.83% y los mayores de 70 años al 0.54%.

En algunas áreas, las infecciones entre los adolescentes equivalían a una por cada clase de 30, dijeron los expertos de Independent Sage.

Las estadísticas oficiales muestran que alrededor del 20 por ciento de los alumnos de secundaria están fuera de la escuela, de los cuales se cree que alrededor de la mitad están ausentes por razones relacionadas con Covid. Alrededor del 1 por ciento de las secundarias estatales en Inglaterra están cerradas.

"Ahora está claro que los estudiantes de secundaria pueden infectarse y contagiarse entre ellos y los adultos, y esto es finalmente reconocido por los asesores oficiales del gobierno en Sage", dijo el informe.

“Los niños y jóvenes en la escuela tienden a tener un amplio círculo de transmisión que puede poner en peligro a padres y abuelos. Si bien se desea minimizar las interrupciones en la educación de los niños, se necesitan con urgencia directrices más estrictas para reducir las oportunidades de infección".

El informe, compilado después de consultar con directores, maestros y padres, afirmaba que a las escuelas se les había negado información y recursos clave y que el gobierno ofrecía consejos "incoherentes". Dijo que las prohibiciones de que las escuelas reorganicen las vacaciones o cambien al aprendizaje combinado, en parte en línea y en el aula, han empeorado los problemas.

“La situación actual en muchas de las escuelas y comunidades más afectadas se caracteriza por la confusión, el secretismo, la desconfianza, el miedo, la desmoralización y el agotamiento”, dice el informe. "La situación claramente no es sostenible".

El profesor Stephen Reicher de la Universidad de St Andrews, de Independent Sage, dijo: “En el verano, el gobierno efectivamente abandonó las escuelas, exigiéndoles que fueran seguras pero sin proporcionar el apoyo o los recursos para hacerlo posible.

“Como resultado, muchos de nuestros niños se quedan en aulas abarrotadas y mal ventiladas; las infecciones se han multiplicado por 50 desde septiembre; uno de cada cinco estudiantes está fuera de la escuela; y todo esto ahora está poniendo en riesgo a toda la comunidad.

“El gobierno debe reconocer su error y cambiar de dirección. Debemos actuar con urgencia para que las escuelas sean seguras”.

El informe, elaborado con el grupo de investigación en educación Eagle, pidió un uso más amplio del aprendizaje combinado, orientación para alentar a los alumnos de secundaria a usar máscaras faciales en las lecciones, clases más pequeñas en las primarias y mejor ventilación.

Todos los niños en una “burbuja” escolar deben practicar el autoaislamiento y no solo los que se sientan más cerca de un niño infectado, dijo Independent Sage. Y mencionó que el personal que es clínicamente vulnerable debe poder trabajar desde casa si es posible.