Dieta rica en carne de monjes del siglo XIV causó problemas como estreñimiento y diarrea, revela estudio

Un estudio de English Heritage descubrió que los monjes de Muchelney Abbey en Somerset sufrían graves problemas de salud

Daniel Keane
jueves 19 agosto 2021 20:31

Los nutriologos recomiendan comer estos alimentos si tienes más de 50 años

Read in English

La dieta rica en carne de los monjes del siglo XIV puede haber causado problemas digestivos como estreñimiento y diarrea, sugiere una nueva investigación.

Un estudio de English Heritage encontró que los monjes de Muchelney Abbey en Somerset sufrían "serios problemas de salud" como resultado de su dieta desequilibrada y rica en calorías.

Se cree que la dieta única de los monjes es consecuencia de un cambio en la ley papal en 1336, que permitió a los monjes consumir carne dos veces por semana siempre que no se comiera en el refectorio.

“Básicamente, los monjes eran esclavos de sus entrañas. A menudo tenían serios problemas de salud debido a su dieta y digestión”, detalló el historiador de English Heritage Michael Carter.

Mientras realizaba la investigación, Carter también descubrió una gran habitación junto al refectorio principal que pareció existir únicamente para consumir carne.

En otras partes de la abadía, los monjes también tenían acceso a uno de los bloques de baños más grandes de Europa, que podía acomodar hasta 40 monjes en un banco.

Carter también encontró lo que parece ser una guía para la alimentación saludable monástica, a partir de las anotaciones en el breviario de la abadía, un libro de servicios sagrados.

La guía dice que una comida equilibrada podría ser pan "blanco, bien fermentado" o de masa madre, cerveza aromatizada con hierbas y anguilas, que eran un elemento básico de la dieta Muchelney.

Leer más: ¿Quieres dormir, pero no puedes dejar de quedarte despierto hasta tarde?

Para los monjes que sufrían de estreñimiento, la guía también sugiere una receta laxante con varios extractos de frutas, mientras que otra insta al paciente a tomar un pequeño trozo de jabón y ponerlo en su trasero antes de descansar en la cama.

Carter señaló que no probaría la receta, pero agregó: “No me sorprendería que fueran muy efectivas”.

"Creo que hay algo acerca de las letrinas monásticas", dijo. “La gente tiene la idea de que las personas de la Edad Media son sucias y no se preocupan por los desechos humanos, pero cuando lo miras, descubres que está lejos de ser el caso.

“Desarrollaron una arquitectura y una plomería sofisticadas. Es algo fascinante".

Carter dijo que su interés en los monjes y su digestión fue provocado por una visita a Kirkstall Abbey en las afueras de Leeds y ver las letrinas sobrevivientes. “Recuerdo que me fascinó la idea de que fuera un bloque de baños monásticos de 900 años”, finalizó.