Vuelos con ciudadanos estadounidenses detenidos en Afganistán mientras reina la confusión tras la retirada

El correo electrónico del Departamento de Estado al Congreso culpa a los talibanes, mientras que los informes indican que el espacio aéreo de Afganistán no está controlado

John Bowden
lunes 06 septiembre 2021 14:46
Refugiados de Afganistán | Una nueva vida llena de incertidumbre
Read in English

Un grupo de ciudadanos estadounidenses quedó atrapado el domingo en la ciudad de Mazar-i-Sharif, en el norte de Afganistán, sin permiso para despegar por parte de los funcionarios talibanes, ya que sigue sin estar claro si el grupo militante tiene actualmente la capacidad de facilitar los vuelos internacionales.

En una carta del Departamento de Estado a los miembros del Congreso, obtenida por CBS News, la agencia confirmó que varios vuelos chárter estaban esperando para despegar del aeropuerto internacional de Mazar-i-Sharif, pero aún no habían recibido el permiso para hacerlo de las autoridades talibanes locales.

La carta de la agencia afirmaba que EE.UU. no tiene capacidad para controlar el espacio aéreo sobre Mazar-i-Sharif, y no tiene personal en tierra en la ciudad para ayudar. También calificó la inmovilización de los vuelos, que son al menos seis según la CBS, como una “decisión” tomada por los talibanes.

“Es una decisión de los talibanes dejar en tierra los vuelos en Mazar-i-Sharif”, decía el correo electrónico, según CBS News. “Sin embargo, estamos proporcionando orientación y asistencia en la medida de lo posible -y haciendo hincapié en la seguridad- a las entidades privadas que trabajan desde Mazar”.

Los detalles básicos de ese informe fueron corroborados por el representante Michael McCaul, el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, quien dijo a Fox News Sunday que los funcionarios talibanes estaban tratando de extorsionar a Estados Unidos, aunque no proporcionó ningún detalle o evidencia de demandas específicas.

En una declaración enviada por correo electrónico a The Independent, un portavoz del Departamento de Estado enfatizó que la agencia no tiene actualmente “un medio confiable para confirmar los detalles básicos de los vuelos chárter, incluido quién los puede estar organizando, el número de ciudadanos estadounidenses y otras prioridades de grupos a bordo, la precisión del resto del manifiesto y dónde planean aterrizar, entre muchos otros problemas”.

“Haremos que los talibanes cumplan su promesa de dejar que la gente salga libremente de Afganistán”, añadió el portavoz.

Otras noticias del domingo ponían en duda que los vuelos internacionales pudieran salir de Afganistán en un futuro próximo sin ayuda internacional. Un informe de The Washington Post detallaba los esfuerzos de varios días para conseguir que el mayor aeropuerto de Afganistán, el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul, volviera a funcionar tras la retirada de Estados Unidos, que aparentemente concluyó dejando al aeropuerto sin poder utilizar el radar u otra tecnología necesaria para los despegues y el control seguro del espacio aéreo; los vuelos que salían el sábado y el domingo utilizaban su propia guía visual para despegar.

Leer más: “Creo que tenía razón”: George W. Bush defiende la decisión de entrar en Afganistán tras el 11-S

“No hay radar ni sistemas de navegación”, dijo un funcionario del aeropuerto al Post.

El estado del aeropuerto de Kabul podría indicar que existen problemas similares o incluso peores en el aeropuerto de Mazar-i-Sharif, aunque el aeropuerto vio al menos un aterrizaje exitoso el sábado, cuando un vuelo doméstico procedente de Kabul aterrizó con éxito en la ciudad del norte.

“Los talibanes no les dejarán salir del aeropuerto”, afirmó el domingo McCaul. “Sabemos que el motivo es que los talibanes quieren algo a cambio”.

“El aeródromo estadounidense de Qatar que ha estado a la espera, listo para recibir, está ahora empezando a hacer las maletas”, dijo Marina LeGree, directora ejecutiva de una ONG que participa en dos de los vuelos chárter en el aeropuerto de Mazar-i-Sharif, a CBS News. “Esperamos que la visibilidad añada presión para forzar una solución.  Seis días de conversaciones no son alentadores”.