Boris Johnson confirma que no hay fecha para finalizar el confinamiento 

COVID: Boris Johnson afirma que no hay fecha para el fin del confinamiento en Inglaterra

El primer ministro del Reino Unido informó que el confinamiento podría extenderse más allá de febrero

Andrew Woodcock@andywoodcock
miércoles 06 enero 2021 17:22
Read in English

El primer ministro Boris Johnson ha confirmado que el fin del confinamiento podría retrasarse más allá de mediados de febrero, y comentó a los parlamentarios que el gobierno será "extremadamente cauteloso" sobre el levantamiento de las restricciones y la reapertura de escuelas.

Sus comentarios se produjeron cuando los parlamentarios que están en contra del confinamiento expresaron su preocupación por las regulaciones publicadas, que establecieron su vigor hasta el 31 de marzo.

Al anunciar el lunes el tercer confinamiento nacional de Inglaterra, Johnson detalló que la vacunación podría progresar lo suficientemente rápido como para permitir que se relajen las restricciones "a mediados de febrero, si las cosas van bien y con viento en popa".

Pero hoy intentó reducir las expectativas en una declaración en la Cámara de los Comunes, enfatizando que el confinamiento podría continuar más allá de ese punto si el coronavirus sigue siendo una amenaza.

Johnson dijo a los parlamentarios que las escuelas serían "las primeras en reabrir" cuando el país salga del confinamiento, y señaló que esto "puede" suceder cuando finalice el periodo previsto el 22 de febrero.

“Debemos ser extremadamente cautelosos sobre el calendario que tenemos por delante. Como fue el caso la semana pasada, nuestra salida del confinamiento no será inmediato, sino gradualmente.

"Es por eso que la legislación que esta Cámara votará más tarde hoy se extiende hasta el 31 de marzo, no porque esperemos que el confinamiento nacional completo continúe hasta entonces, sino para permitir un movimiento constante, controlado y basado en la ciencia hacia abajo a través de los niveles regionales.

"Con cuidado, paso a paso, liberándonos de nuestro confinamiento, pero sin arriesgar los logros que nuestras protecciones nos han ganado con tanto esfuerzo", expresó el primer ministro.

Johnson señaló que si las vacunas proceden según lo planeado y la gente cumple las reglas del confinamiento, habrá "oportunidades sustanciales" para relajar las restricciones en la revisión prevista para el 15 de febrero, que describió como "un momento importante".

Prometió que todas las restricciones estarán sujetas a revisión cada dos semanas y le dijo al ex ministro conservador Chris Grayling que los parlamentarios tendrían la oportunidad de debatir el paquete de confinamiento nuevamente antes de fines de marzo.

Sin embargo, Johnson fue atacado por algunos parlamentarios conservadores, incluido el ex ministro Sir Desmond Swayne, quien comentó que el paquete de confinamiento, que cerró los clubes de golf y las reuniones en interiores, estaba "impregnado de malicia mezquina".

El líder laborista Sir Keir Starmer dijo a los parlamentarios que la necesidad del confinamiento actual era "no solo mala suerte, no es inevitable, sino sigue un patrón".

El gobierno había sido "repetidamente demasiado lento para actuar" y no había respondido con la suficiente rapidez a las advertencias de los científicos sobre la necesidad de prepararse para una segunda ola este invierno, comentó.

"Teníamos un sistema escalonado que no funcionó y luego tuvimos la debacle de la decisión tardía de cambiar las reglas sobre la convivencia en Navidad", expresó Starmer a los diputados.

“El consejo más reciente sobre la situación en la que nos encontramos se dio el 22 de diciembre, pero no se tomaron medidas durante dos semanas hasta el lunes de esta semana.

“Estas son las decisiones que nos han llevado a la posición en la que estamos ahora, y la vacuna es ahora la única salida y todos debemos apoyar el esfuerzo nacional para implementarla lo más rápido posible”.

Sir Keir Starmer dijo que era "totalmente imperdonable" que millones de personas que trabajan por su propia cuenta no hayan recibido "ningún apoyo significativo" del gobierno durante la pandemia.

Y pidió a los ministros que aumenten el suministro de computadoras portátiles a los niños para permitir el aprendizaje en línea mientras las escuelas están cerradas, advirtiendo que hasta 1.8 millones de estudiantes no tienen acceso a una computadora en casa y 900,000 viven en hogares que dependen de conexiones móviles a Internet.

Johnson insistió en que el año pasado ya se habían proporcionado 560,000 computadoras portátiles y tabletas, y que se entregarán 100,000 más esta semana.

El primer ministro declaró que "no tenía más remedio" que poner a Inglaterra en el confinamiento el lunes, debido a las cifras que muestran que la nueva variante de COVID-19 estaba aumentando las infecciones, con uno de cada 50 personas infectadas en todo el país.

“Estamos en un tramo final hecho más díficil solo por la nueva variante, pero este país se unirá y el milagro del esfuerzo científico, gran parte de él aquí mismo en el Reino Unido, nos ha dado no solo la vista de la meta, sino una ruta clara para llegar allí.

“Después del maratón del año pasado, estamos en una carrera de velocidad, una carrera para vacunar a los vulnerables más rápido de lo que el virus puede alcanzarlos y cada aguja en cada brazo marca la diferencia”, concluyó Johnson.