La Antártida registra temperaturas 40 °C más calientes de lo normal

“Es bastante impresionante”

Hallan los restos del barco Endurance de Shackleton frente a la costa de la Antártida

Read in English

Los polos de la Tierra están sufriendo simultáneamente un calor extremo, con partes de la Antártida más de 70 grados Fahrenheit (21 grados Celsius) más calientes que la media y zonas del Ártico más de 50 grados Fahrenheit (10 grados Celsius) más calientes que la media.

Las estaciones meteorológicas de la Antártida batieron récords el viernes mientras la región se acerca al otoño. La estación Concordia, a 2 millas (3,2 metros) de altura, alcanzó los 10 grados Fahrenheit (-12,2 grados Celsius), es decir, unos 70 grados Fahrenheit (21 grados Celsius) más cálidos que la media, mientras que la estación Vostok, aún más alta, superó los 0 grados Fahrenheit (-17,7 grados Celsius), para batir su récord histórico en unos 27 grados Fahrenheit (3 grados Celsius), según un tuit del rastreador de récords meteorológicos extremos Maximiliano Herrera.

La base costera de Terra Nova estuvo muy por encima del nivel de congelación, con 44,6 grados Fahrenheit (7 grados Celsius).

Esto tomó por sorpresa a los funcionarios del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado, porque estaban prestando atención al Ártico, donde era 50 grados Fahrenheit (10 grados Celsius) más cálido que el promedio, y las áreas alrededor del Polo Norte estaban cerca o en el punto de fusión, lo cual es realmente inusual para mediados de marzo, explicó el científico de hielo del centro Walt Meier.

“Son estaciones opuestas. No se ve que el norte y el sur (polos) se derritan al mismo tiempo”, comentó Meier a The Associated Press el viernes por la noche. “Definitivamente es un hecho inusual”.

“Es bastante impresionante”, añadió Meier.

“Wow. Nunca he visto algo así en la Antártida”, expresó el científico del hielo de la Universidad de Colorado, Ted Scambos, que regresó recientemente de una expedición al continente.

“No es una buena señal cuando ves que ocurre algo así”, dijo el meteorólogo de la Universidad de Wisconsin, Matthew Lazzara.

Lazzara monitorea las temperaturas en el Domo C-ii de la Antártida Oriental y registró 14 grados Fahrenheit (-10 grados Celsius) el viernes, cuando lo normal es -45 grados Fahrenheit (-43 grados Celsius): “Esa es una temperatura que debería verse en enero, no en marzo. Enero es verano allí. Es dramático”.

Tanto Lazzara como Meier afirmaron que lo ocurrido en la Antártida es probablemente un acontecimiento meteorológico aleatorio y no una señal del cambio climático. Pero si ocurre de nuevo o repetidamente, entonces podría ser algo para preocuparse y formar parte del calentamiento global, subrayaron.

El periodo de calor en la Antártida fue reportado por primera vez por The Washington Post.

El viernes, el continente antártico en su conjunto estuvo unos 8,6 grados Fahrenheit (-13 grados Celsius) más cálido que una temperatura de referencia entre 1979 y 2000, según el Reanalizador Climático de la Universidad de Maine, basado en los modelos meteorológicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos. Ese calentamiento de 8 grados Fahrenheit (-13,3 grados Celsius) sobre una media ya cálida es inusual, imagínense como si todo Estados Unidos estuviera 8 grados Fahrenheit (-13,3 grados Celsius) más caliente de lo normal, indicó Meier.

Al mismo tiempo, el viernes, el Ártico en su conjunto fue 6 grados Fahrenheit (-14 grados Celsius) más cálido que la media de 1979 a 2000.

En comparación, el mundo en su conjunto solo estaba 1,1 grados Fahrenheit (-17 grados Celsius) por encima de la media de 1979 a 2000. En todo el mundo, la media de 1979 a 2000 es aproximadamente medio grado Fahrenheit (-17,5 grados Celsius) más cálida que la media del siglo XX.

Lo que hace que el calentamiento de la Antártida sea realmente extraño es que el continente austral -excepto su vulnerable península, que se está calentando rápidamente y perdiendo hielo con rapidez- no se ha calentado mucho, en especial si se compara con el resto del globo, afirmó Meier.

La Antártida batió el récord de hielo marino más bajo del verano -los registros se remontan a 1979- al reducirse a 1,9 millones de kilómetros cuadrados a finales de febrero, según informó el centro de datos sobre nieve y hielo.

Lo que probablemente ocurrió fue “un gran río atmosférico” que bombeó aire cálido y húmedo desde el Pacífico hacia el sur, señaló Meier.

Y en el Ártico, que se ha calentado entre dos y tres veces más rápido que el resto del planeta y se considera vulnerable al cambio climático, el aire cálido del Atlántico estaba llegando al norte de la costa de Groenlandia.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in