Elecciones de Alemania: Resultados confirman derrota de la CDU de Merkel y triunfo del partido de centro izquierda

Los resultados finales muestran a los socialdemócratas con el 25.9% de los votos

Erik Kirschbaum,Arpan Rai
lunes 27 septiembre 2021 17:52

Alemania | Scholz y Laschet obligados a buscar apoyos para llegar a la cancillería

Read in English

Los socialdemócratas de centroizquierda de Alemania se han asegurado una estrecha victoria en las elecciones generales del país, según muestran los resultados finales, poniendo fin a 16 años de un gobierno conservador liderado por Angela Merkel.

Los socialdemócratas dijeron que habían recibido un "mandato claro" para formar la próxima administración federal, habiendo dirigido el país por última vez en 2005.

Con el último de los 299 distritos electorales contados temprano este lunes, los resultados finales tuvieron a los socialdemócratas con el 25.9% de los votos, mientras que el bloque conservador liderado por la CDU de Merkel se quedó atrás con el 24.5%.

La ventaja final se produce después de que las encuestas a boca de urna sugirieran una carrera cuerpo a cuerpo entre la CDU y los socialdemócratas liderados por Olaf Scholz, que estaban en el tercer lugar en las encuestas de opinión tan recientemente como hace unas semanas.

Scholz, quien se ha desempeñado como ministro de Finanzas desde 2018, aún necesitará formar una coalición si quiere liderar el próximo gobierno, un proceso que podría llevar meses, y Merkel permanecerá como canciller hasta que se confirme la nueva administración. Aunque son el partido individual más grande en términos de votos, los socialdemócratas tienen menos caminos hacia el poder porque sus socios de coalición preferidos, los demócratas libres, parecen haber terminado en un distante cuarto lugar.

"Esta es una gran victoria", declaró Scholz ya que el resultado se hizo más claro. “Los votantes han tomado una decisión clara y estamos por delante. Esperaremos los resultados finales y luego pondremos manos a la obra".

El SPD, que ha sufrido mucho como socio menor de Merkel en una coalición sin amor durante los últimos ocho años, ha prometido separarse e intentar formar una coalición con dos partidos más pequeños. Esto le daría a la Alemania de la posguerra su primera coalición tripartita, aunque la presencia de al menos un compañero no deseado ha suscitado preocupaciones sobre la estabilidad y longevidad de tal alianza.

Mientras tanto, la CDU de Merkel parece haber sufrido la peor derrota de su historia, cayendo al segundo lugar e ignominiosamente quedando fuera del poder por primera vez en 19 años, con el 24% de los votos, frente al 32.9% de la última elección de hace cuatro años. Su candidato propenso a errores, Armin Laschet, el primer ministro de estado poco carismático de Renania del Norte-Westfalia, desperdició una prometedora ventaja temprana en las encuestas con una serie de pifias vergonzosas que atrajeron una atención considerable, en una campaña electoral por lo demás poco espectacular que vio a los candidatos debatir varios problemas del primer mundo.

Leer más: Merkel dice que nunca gobernaría con partido de izquierda

En una carrera que podía perder, dado que su partido ha gobernado Alemania durante 52 de los últimos 72 años, los errores de aficionado de Laschet iban desde ser captado por una cámara riendo mientras el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier hizo un solemne homenaje a las víctimas de las inundaciones mortales, hasta incluso el simple hecho de votar torpemente el domingo, porque no dobló correctamente su boleta, lo que permitió que tanto los trabajadores de las mesas electorales como los fotógrafos vieran que había votado por sí mismo.

“No podemos estar contentos con estos resultados”, declaró Laschet, quien insinuó en entrevistas postelectorales que todavía estaría tratando de formar una coalición propia de centro-derecha. "Pero sabíamos que entrar en eso sin tener el bono actual provocaría una carrera abierta, dura y cerrada".

Los Verdes, que alcanzaron su punto máximo temprano e incluso mantuvieron una ligera ventaja sobre los conservadores durante aproximadamente un mes a fines de abril y principios de julio, parecen haber terminado con el 15%, un resultado decepcionante después de una campaña dominada por su tema distintivo, la crisis climática. Esto es un sorprendente descenso de 10 puntos con respecto a su pico anterior, que se derrumbó debido a discrepancias menores en el CV de la candidata Annalena Baerbock. Sin embargo, es casi el doble del 8.9% que ganaron en 2017 y debería ser suficiente para ayudar al partido a formar una coalición con el SPD, con un tercer socio aún por decidir.

Scholz tendrá pocos problemas para lograr que los Verdes se unan a su coalición de centro-izquierda, después de que los dos partidos dejaron en claro en las últimas etapas de la campaña que querían renovar su coalición "rojo-verde" de 1998 a 2005. Pero con sólo el 40% de los votos, el SPD y los Verdes necesitarán un tercer socio, y ahí es donde las cosas se complicarán.

La ventaja proyectada está en línea con las encuestas a boca de urna que supusieron una impactante derrota para la canciller alemana Merkel ante el socialdemócrata Scholz, quien ha subido al primer lugar desde el tercero en una dramática campaña electoral en las últimas semanas.

Sin embargo, sin la mayoría de los votos, ninguno de los dos podrá formar el gobierno de manera singular y allanar el camino para una alianza a tres bandas liderada por Scholz o los conservadores en el poder.

Su preferencia sería aliarse con los Demócratas Libres (FDP), que están a favor de las empresas, que se proyecta que terminen en cuarto lugar con un 13% y están ansiosos por volver al poder después de pasar los últimos ocho años en la oposición. Por mucho que el FDP prefiera gobernar junto con la CDU, parece que no hay camino hacia el poder en el lado conservador, ya que los dos partidos juntos tienen solo el 37%.

Así que el resultado más probable es que el SPD (color rojo), los Verdes (verde) y el FDP (amarillo) forjarán una coalición llamada "semáforo" durante las próximas cuatro a ocho semanas. Si el FDP exige demasiado, o se resiste a las propuestas esperadas de aumento de impuestos de los dos partidos de izquierda, el SPD y los Verdes podrían, en teoría, recurrir al partido de extrema izquierda Linke, que se prevé que termine en sexto lugar con apenas 5% de los votos. Pero ambos partidos han expresado dudas sobre la llamada coalición “rojo-rojo-verde” con una organización política que tiene sus orígenes en el partido Comunista SED y ha pedido la disolución de la OTAN.

El apoyo al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania cayó a poco más del 10% el domingo, frente al 13.3% de hace cuatro años.