México respondería con guerra arancelaria a estímulo fiscal para autos eléctricos de Estados Unidos

El gobierno de Joe Biden contempla otorgar un crédito de hasta 12.500 dólares para ciertos vehículos eléctricos fabricados y ensamblados en Estados Unidos

Soledad Villa
martes 07 diciembre 2021 00:00

Secretaría de Economía de México

México y Estados Unidos se encuentran en la antesala de un conflicto comercial que podría escalar de aprobarse los subsidios automotrices que están por votarse en el Congreso de estadounidense, advirtió la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier.

La funcionaria agregó en conferencia de prensa, que la medida impediría que México logre atraer dos importantes inversiones en vehículos eléctricos, mientras que ocho estados podrían perder las expansiones de fabricantes de automóviles, lo que significa pérdida de empleos y un importante golpe a la economía nacional que apenas muestra una ligera recuperación luego del impacto de la pandemia de covid-19.

Por su parte, Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, destacó que la industria automotriz en México genera más de 1 millón de empleos directos y alrededor de 5 millones de empleos indirectos, además de que representa 13,3 por ciento del total de la Inversión Extranjera Directa.

Incentivos para la producción de autos

La iniciativa, que forma parte de la iniciativa del gobierno de Joe Biden llamada Build Back Better Act y que se votará en el Senado el 13 de diciembre, establece un nuevo máximo de 12.500 dólares para el crédito de un nuevo vehículo de motor de propulsión eléctrica enchufable calificado. El vehículo tiene que haber sido ensamblado en Estados Unidos con partes fabricadas también en el país, en una planta cuyos empleados cuenten con un acuerdo colectivo sindical. Además, establece ciertos estándares de capacidad de la batería del vehículo para acceder al crédito.

La cantidad incluye 4.500 dólares para autos fabricados por plantas con empleados sindicalizados y 500 dólares por baterías fabricadas en Estados Unidos. Según la legislación, los vehículos deberán ensamblarse por completo en la Unión Americana a partir de 2027 para calificar al beneficio fiscal.

Para vehículos adquiridos antes del 1 de enero de 2027, el monto del crédito base sería de 4.000 dólares y un crédito suplementario de 3.500 dólares estaría disponible para vehículos con una capacidad de batería de no menos de 40 kilovatios hora y un tanque de gasolina no mayor a 2,5 galones.

México ha enfrentado una fuerte caída en la producción de automóviles, primero por el cierre de actividades en el país y en el mundo a causa de la emergencia sanitaria; después por la escasez de chips y semiconductores que ha afectado no sólo a la industria automotriz, sino a la producción de diferentes insumos alrededor del mundo.

En septiembre de 2021, la producción automotriz reportó 208.920 unidades, cifra 33 por ciento inferior en comparación con el mismo mes de 2020, la reducción más grande para el sector en ese período y el volumen más bajo de fabricación desde 2010.

La falta de los componentes ha afectado a marcas como General Motors, que redujo su ensamblaje 73 por ciento; al igual que Nissan que recortó casi 40 por ciento.

México acudiría a la resolución de controversias vía T-MEC

Tatiana Clouthier advirtió que, de aprobarse la iniciativa estadounidense, México podría aplicar aranceles a productos sensibles:

“Tendríamos que plantear algo muy importante y estratégico para que, en aquellos productos, en aquellos lugares donde también duele, hacia el otro lado, dar ‘tiros de precisión’ para que las consecuencias se sientan”.

La funcionaria aseguró que también se iniciaría un proceso de consulta bajo la letra del T-MEC y por la violación a las reglas de la Organización Mundial de Comercio, postura que fue respaldada por las diferentes organizaciones empresariales mexicanas por ser una iniciativa contraria a la integración productiva en América del Norte y discriminatoria de las exportaciones mexicanas de vehículos eléctricos.

México solicitó conversaciones formales sobre el tema en agosto y Canadá se unió como tercera parte interesada.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in