“No puedo, me siento impotente”, dijo McMillian, secándose los ojos con un pañuelo de papel.

Testigos en el juicio de Derek Chauvin reflexionan sobre el trauma de ver morir a George Floyd

Charles McMillian se derrumba mientras mira el video, lo que llevó al juez a pausar el procedimiento para permitirle recuperar la compostura

Josh Marcus
jueves 01 abril 2021 02:32
Read in English

Mientras continuaba el miércoles el juicio por asesinato del ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin, varios testigos describieron el trauma que sintieron al ver a George Floyd, un hombre negro desarmado, morir bajo custodia policial en mayo pasado.

El testigo Charles McMillian, de 61 años, fue el primer espectador en presenciar el arresto fatal, durante el cual el oficial Chauvin se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante más de nueve minutos. McMillian comenzó a llorar mientras veía el video de Floyd llamando a su madre y pidiendo aire.

“No puedo, me siento impotente”, dijo McMillian, secándose los ojos con un pañuelo de papel. "Yo tampoco tengo madre, lo entiendo".

La corte hizo una pausa para permitirle recuperar la compostura.

Más temprano ese día, Christopher Martin, de 19 años, cajero de Cup Foods, una tienda de comestibles cercana, describió estar parado allí con "incredulidad y culpa" mientras el arresto se desarrollaba en la calle.

El gerente de la tienda, su supervisor, le dijo a otro empleado que llamara a la policía después de que Floyd usó un billete de $20 falsificado para comprar cigarrillos.

"Si simplemente no hubiera aceptado el billete, esto podría haberse evitado", dijo Martin.

Los que presenciaron el juicio también se sintieron abrumados por la emoción. Según informes del grupo de prensa, el hermano menor de Floyd, Rodney, desvió la mirada mientras se mostraba el video del arresto, y el tribunal hizo una breve pausa después de que una de los miembros del jurado dijera que ella estaba teniendo una “reacción relacionada con el estrés" al juicio y que no estaba durmiendo bien.

Leer más: Testigos: Policías no escucharon ruegos de atender a Floyd

En última instancia, a pesar del claro impacto que tuvo la muerte de Floyd en los presentes, así como en los manifestantes de todo el mundo, el juicio se reducirá a si la fuerza que utilizó Chauvin se considera razonable y cuál fue la causa final de la muerte de Floyd. La transmisión del video en la corte el miércoles brindó una imagen detallada de los momentos clave del arresto que abordarán esas preguntas.

Martin, el cajero, dijo que entabló una conversación sobre deportes con Floyd cuando entró por primera vez a la tienda, y que su manera lenta de hablar le hizo pensar que el hombre estaba drogado.

"Le tomó un poco de tiempo llegar a lo que quería decir, por lo que parecería que estaba drogado", dijo Martin.

Esto se hace eco de un tema clave del argumento de la defensa, que Floyd estaba drogado en el momento de su arresto, lo que contribuyó a su muerte.

“La evidencia mostrará que Floyd murió de una arritmia cardíaca que ocurrió como resultado de la hipertensión, su enfermedad coronaria, la ingestión de metanfetamina y fentanilo, y la adrenalina que fluye a través de su cuerpo, todo lo cual actuó para comprometer aún más un corazón ya comprometido”, dijo el abogado de Chauvin, Eric Nelson, durante su declaración de apertura el lunes.

En otro momento, en las imágenes de las cámaras corporales, se puede escuchar a los agentes preguntándole a Floyd si está drogado, lo cual él niega. Shawanda Hill, una amiga que estaba en el auto con Floyd, les dice a los oficiales que "tenía problemas" y hace un gesto "loco" haciendo girar su dedo cerca de su cabeza.

Durante otras partes del video, sin embargo, George Floyd está lo suficientemente lúcido como para comprar cigarrillos en Cup Foods y recibir su cambio, decirles a los oficiales su nombre y fecha de nacimiento, y advertirles que era claustrofóbico cuando intentaron subirlo a una patrulla.

El tenor del encuentro fluye y refluye.

Cuando la policía llegó para investigar el billete falso de $20, se puede ver al ex oficial del MPD (Departamento de Policía de Minneapolis) Thomas Lane acercándose al automóvil estacionado en el que estaba sentado Floyd y tocando la ventana, pidiendo ver sus manos. Después de unos segundos, donde dice que vio a Floyd alcanzar algo e ignorar sus órdenes, el oficial retira su arma y apunta a Floyd, quien se angustia visiblemente.

“Por favor, no me dispare, señor oficial”, dice George Floyd, diciendo que ya le habían disparado anteriormente.

Alex Keung, otro de los ex oficiales del MPD involucrados en el incidente, que irá a juicio con otros dos oficiales que estuvieron en la escena a finales de este verano, se puede ver caminando a Floyd esposado hacia una pared cercana. Éste le agradece y les da a los oficiales su información biográfica.

Las cosas empezaron a empeorar una vez más cuando los agentes intentaron meter a Floyd en un coche patrulla al otro lado de la calle. Él suplica que es claustrofóbico y tiene miedo de morir, y finalmente los agentes lo empujan por el asiento trasero del automóvil al sitio opuesto, donde comienzan a arrodillarse sobre su espalda mientras suplica por aire.

Las imágenes de la cámara del cuerpo concluyen con Floyd acostado inmóvil durante minutos con los oficiales encima de él, mientras una multitud de transeúntes insta a los oficiales a que lo levanten o le tomen el pulso.

El estado de Minnesota ha argumentado que, considerando todo, la policía utilizó una fuerza desproporcionada a la que requería el arresto.

En su declaración de apertura, el fiscal Jerry W Blackwell dijo: “Derek Chauvin traicionó su placa cuando usó fuerza excesiva e irrazonable sobre el cuerpo de George Floyd. Puso sus rodillas sobre su cuello y espalda, moliéndolo y aplastándolo hasta que el mismo aliento, no damas y caballeros, la vida misma, fue exprimida de él".