Biden aboga por Lloyd Austin para que lidere Departamento de Defensa de EE.UU.

Los demócratas están divididos sobre si otorgar o no una segunda exención en cuatro años para que un general retirado se convierta en titular de la Defensa, ya que el control civil de las fuerzas armadas está en peligro.

John T. Bennett
miércoles 09 diciembre 2020 21:23
Biden vows 100m vaccines in first 100 days as president
Read in English

El presidente electo Joe Biden solicitó al Congreso que otorgue su segunda exención en cuatro años para el general retirado Lloyd Austin y se convierta así en secretario de Defensa; lo calificó como “excepcionalmente calificado” para el puesto en medio de la pandemia Covid-19.

Biden elogió la “pura determinación” y la “habilidad” que el exjefe del Comando Central de Estados Unidos, un hombre negro, mostró al “derribar barreras y abrir caminos” como oficial del Ejército. Describió las habilidades diplomáticas del exsoldado y dijo que comparten la misma filosofía de usar la fuerza militar como "último recurso". Pero la nominación de Austin enfrenta desafíos.

La ley existente requiere que los generales retirados no usen el uniforme durante siete años antes de desempeñarse como el principal funcionario civil del Pentágono. Algunos demócratas ya están expresando su preocupación por el hecho de que el nombramiento de Austin, un civil por sólo cuatro años, mantenga la tradición estadounidense de que los civiles controlen el Ejército.

Joe Biden prometió que Austin se aseguraría de que la política militar sea "responsable ante el pueblo estadounidense", alegando que "el control civil se ha destacado en los últimos cuatro años".

Sin embargo, Donald Trump trabajó para mantener a Estados Unidos fuera de los conflictos extranjeros. La preocupación por el control civil del Pentágono es evitar que los oficiales generales presenten a los presidentes opciones que se apoyen demasiado en el uso de la fuerza militar.

El Congreso tendrá que estar convencido de que Austin no es un general en traje de negocios. Intentó empezar a hacer precisamente eso el miércoles.

“Cuando colgué mi uniforme por última vez, pasé de ser el general Llyod Austin a ser el civil Llyod Austin”, dijo el nominado. "Es una distinción importante y la hago con la mayor seriedad y sinceridad.

“Llego a este nuevo rol como líder civil con experiencia militar, sin duda, pero también con un profundo aprecio y reverencia por la sabiduría prevaleciente del control civil de nuestras fuerzas armadas”, dijo Austin.

El presidente electo indicó que eligió a su candidato a secretario de Defensa después de trabajar con él mientras era vicepresidente y Austin todavía estaba en servicio activo. "Este no era un puesto que él buscaba, pero lo busqué", dijo Biden.

Trump obtuvo con éxito del Congreso una exención cuando nominó al general retirado del Cuerpo de Marines James "Mad Dog" Mattis para el mismo puesto. Algunos demócratas, que plantearon preocupaciones sobre el control civil sobre un hombre conocido como general de general, votaron a favor de bloquear esa renuncia.

Sin embargo, ya están encontrando razones para apoyar la nominación de Austin.

"No voy a prejuzgar lo que mis colegas van a concluir", dijo el martes a MSNBC el presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Adam Smith. "Diré que una de las principales razones por las que no voté hace cuatro años fue que no tuve la oportunidad de que el secretario Mattis en ese momento testificara ante nosotros".

El equipo de transición de Biden tiene la intención de permitir que Austin testifique ante el panel de la Cámara antes de que la cámara vote sobre una medida de exención.

“Hicimos la solicitud”, dijo Smith. "Fue una solicitud razonable".

La senadora Tammy Duckworth, expiloto de helicópteros del Ejército, dijo que "no apoyará la exención" a pesar de que cree que el general retirado de cuatro estrellas está calificado para liderar el Departamento de Defensa.

Aún así, “espero que se apruebe la exención”, dijo. "Creo que será un excelente secretario de defensa".