Profesora de Harvard: los “trabajos codiciosos” siguen frenando a las trabajadoras a pesar de los avances

El nuevo libro de Claudia Goldin sostiene que aún deben realizarse cambios fundamentales para lograr la equidad laboral y de pareja, escribe Sheila Flynn

sábado 11 diciembre 2021 23:07
<p>La profesora de Harvard Claudia Goldin lleva décadas estudiando la historia, la economía y las mujeres en el trabajo</p>

La profesora de Harvard Claudia Goldin lleva décadas estudiando la historia, la economía y las mujeres en el trabajo

Read in English

La profesora de Harvard Claudia Goldin llevaba años trabajando en su último libro sobre la carrera profesional, la familia y la mujer cuando se produjo la pandemia de coronavirus. Mientras afinaba las ediciones y daba una conferencia desde la casa que comparte en Cambridge, Massachusetts, con su marido y su perro de compañía, Pika, dice que llegó un “momento de euforia”.

“Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de que el libro tenía que estar impregnado, no rehecho, sino impregnado del presente”, explica a The Independent.

“Me di cuenta de que todo lo que había estado trabajando era como si hubiera creado una lupa que miraba al periodo actual”, comenta. “Como historiadora, estoy acostumbrada a mirar un periodo lejano y convertirlo en actual, y de repente me di cuenta de que estaba utilizando el pasado para mirar el presente de una forma que no había pensado”.

La pandemia cambió brusca y fundamentalmente el lugar de trabajo de una manera que “daba mucho miedo, porque estabas viviendo una especie de periodo [en el que] no tenías ni idea de lo que iba a pasar al otro lado”, señala la profesora Goldin a The Independent. “Todavía no tenemos una idea clara. Así que empecé a reescribir más pensando en el momento actual”.

Su nuevo libro, Career and Family: Women’s Century Long Journey Towards Equity (Carrera y familia: el viaje de un siglo de las mujeres hacia la igualdad), no solo describe los avances de las mujeres en el lugar de trabajo y los continuos desafíos, sino que también incorpora desarrollos recientes como la llegada generalizada del trabajo a distancia. La profesora Goldin plantea esencialmente que las mujeres y la sociedad se enfrentan a un “nuevo problema sin nombre”, basándose en la referencia de Betty Friedan.

Las mujeres avanzan cada vez más en su formación y en su profesión, y la remuneración se iguala, escribe la profesora Goldin tras un meticuloso análisis de años de datos. Muchas empiezan en igualdad o casi igualdad después de la universidad y al principio de sus carreras, pero las diferencias pronto se amplían en función de la elección de carrera de las personas y las parejas, cuando los profesionales se plantean el cuidado de los hijos y llegan los bebés, cuando las mujeres siguen asumiendo la mayor parte de la carga.

“Siempre ha sido el problema, pero la cuestión es que, cuando tienes mayores barreras a tu alrededor, a menudo no puedes ver cuál va a ser el problema final”, dice a The Independent. “Así que creo que, con el tiempo, ha habido un enorme progreso -y, con el tiempo, creo que las nubes se han separado y vemos cuál ha sido el verdadero problema todo el tiempo-, aunque no hemos podido explorar realmente ese problema porque hemos tenido muchas barreras”.

“Si no puedes salir a la calle, no sabes si está lloviendo”.

Sin embargo, uno de los principales problemas en medio del “tremendo progreso” es la aceptación por parte de las mujeres de lo que la profesora Goldin llama “trabajos codiciosos”, empleando un término utilizado en escritos anteriores.

“Una explicación muy sencilla sería que, si trabajas el doble de horas, obtienes más del doble de salario” en los “trabajos codiciosos”, dice a The Independent. “Por supuesto, no es solo el número de horas, porque las mujeres que trabajan en muchos de los empleos que podemos enumerar -finanzas, administración, derecho, academia- trabajan muchas, muchas horas; trabajan de 45 a 50 horas a la semana. Así que, en general, no se trata solo del número de horas, sino de qué horas: ¿Es la hora de la cena? ¿Es el fin de semana? ¿Son las vacaciones? ¿Son las dos de la mañana?”.

Las mujeres que empiezan en estos “trabajos codiciosos”, por tanto, tienden a no avanzar tan lejos o tan rápido en sus carreras como sus compañeros masculinos porque dan un paso atrás para criar a sus familias. La profesora Goldin, entre sus impresionantes datos y hechos, entreteje anécdotas para demostrar ese patrón actual y común.

Sin quererlo, el covid-19 ha sacado a la luz todo lo que la profesora Goldin había estado investigando, pero los cambios corporativos y culturales podrían quizás allanar el camino para el reconocimiento de los problemas, la continua desigualdad y las posibles soluciones.

“Podría ser contraproducente en ciertos aspectos, sin embargo, creo que el hecho mismo de que las empresas parezcan estar aprendiendo -las corporaciones, especialmente, parecen estar aprendiendo- que no hay que enviar equipos a Tokio para las fusiones y adquisiciones, y que no hay que enviar otro equipo a Zúrich para negociar el contrato... eso fue algo importante”, afirma.

Sin embargo, la continuación del “problema sin nombre” requerirá algo más que cambios en la cultura corporativa o en las exigencias de los viajes de trabajo. En cambio, la actitud y las normas sociales deben seguir cambiando.

La profesora Goldin escribe en las primeras páginas de su libro: “Nunca llegaremos al fondo de la brecha salarial de género hasta que entendamos la trayectoria del problema mucho más amplio del que es un síntoma. La brecha salarial de género es el resultado de la brecha profesional; la brecha profesional está en la raíz de la desigualdad de pareja”.

A pesar de todo, la catedrática de Economía Henry Lee -que dice enseñar “lo extraordinario”, incluyendo el asesoramiento de la tesis de la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg- sigue siendo optimista a la vista de todas sus investigaciones, ya que los lugares de trabajo (y las parejas) siguen progresando.

“Conozco a muchos que comparten vidas maravillosas con... un igual, que tienen tres hijos”, comenta a The Independent, y añade: “Pienso en lo que dijo esta increíble estudiante mía, es decir, cuando le pregunté ‘¿Qué te gustaría?’ Dijo: ‘Quiero un hombre que quiera lo que yo quiero’”.

“Ella lo dijo perfectamente, y se puede hacer. Puede ser costoso durante un tiempo, pero solo depende de lo que se valore el patrimonio de la pareja. Veo cada vez más a mi alrededor, parejas que sí valoran la equidad de pareja. Y los hombres que veo... están orgullosos de haber renunciado a algo para tener patrimonio de pareja”.

Y añade: “No es que hayan renunciado a algo, es que han obtenido algo a cambio, que es tiempo con sus hijos”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in