Henrietta Lacks: herederos de mujer afroemaricana demandan a empresa de biotecnología por ‘robar’ sus células

Los herederos de Henrietta Lacks dicen que la compañía farmacéutica usó sus células cervicales sin su consentimiento

Sravasti Dasgupta
miércoles 06 octubre 2021 23:45
Read in English

El patrimonio de una mujer afroamericana cuyas células cervicales le fueron arrebatadas hace setenta años sin su conocimiento o consentimiento, demandó a una empresa farmacéutica alegando que se benefició de su tejido robado, en un caso de “racismo genético”.

En 1951, Henrietta Lacks, de treinta y un años de edad, estaba recibiendo tratamiento en la Universidad Johns Hopkins por cáncer de cuello uterino cuando los médicos blancos supuestamente extrajeron sus tejidos en un procedimiento que la dejó infértil.

Lacks murió más tarde ese año de cáncer, pero sus células, denominadas línea HeLa, se convirtieron en las primeras células humanas en ser clonadas con éxito.

Desde entonces, las células de la línea HeLa se han utilizado continuamente para la investigación que ha afectado a todos los ámbitos de la medicina moderna, desde las vacunas contra la poliomielitis hasta los efectos de la radiación en las células humanas, el mapeo de genes e incluso las vacunas covid-19.

“En los últimos años, Thermo Fisher Scientific ha obtenido ganancias asombrosas de decenas de millones de dólares utilizando la línea celular HeLa, todo mientras que el patrimonio y la familia de la Sra. Lacks no han visto ni un centavo”, dice la demanda.

La familia Lacks está representada por el abogado de derechos civiles Ben Crump, quien también representó a las familias de George Floyd y Michael Brown después de sus muertes.

En un tweet el lunes, Crump dijo que la demanda exige "justicia genética" para Lacks.

"Es indignante que esta empresa piense que tiene derechos de propiedad intelectual sobre las células de su abuela. ¿Por qué tienen derechos intelectuales sobre sus células y pueden obtener miles de millones de dólares cuando su familia, su carne y sangre, sus hijos, no obtienen nada ", dijo Crump el lunes en una conferencia de prensa.

“En pocas palabras, debido a que se tomó la decisión consciente de beneficiarse del asalto a Henrietta Lacks, las ganancias mal habidas de Thermo Fisher Scientific pertenecen legítimamente al patrimonio de la Sra. Lacks”, dice la demanda.

La familia Lacks ha alegado en su demanda que la toma de sus células por Thermo Fisher sin su consentimiento "se considera parte de una conspiración para recolectar tejido para investigación de mujeres afroamericanas que no tenían idea del consentimiento, en salas segregadas durante la década de 1950".

Si bien Johns Hopkins ha reconocido que los eventos fueron un lapsus en los estándares bioéticos, también han sostenido que "no existía una práctica establecida para informar u obtener el consentimiento de los donantes de células o tejidos".

El patrimonio de Lacks está pidiendo al tribunal que ordene a la empresa de biotecnología que "devuelva la cantidad total de sus ganancias netas obtenidas mediante la comercialización de la línea celular HeLa al patrimonio de Henrietta Lacks".

La demanda también alega que Thermo Fisher está vendiendo múltiples productos en todo el mundo utilizando sus células y está solicitando derechos de propiedad intelectual sobre estos productos.

“La recuperación de sus ganancias mal habidas, que legítimamente pertenecen al patrimonio de la Sra. Lacks, es solo el primer paso hacia la obtención de justicia para Lacks y sus descendientes”, dice la demanda.

La demanda también quiere que Thermo Fisher Scientific detenga permanentemente el uso de células HeLa sin el permiso de los descendientes.

The Independent se ha puesto en contacto con Thermo Fisher Scientific para obtener un comentario.

La historia de Lacks se relató en un best seller de 2010 y en la película de 2017 titulada The Immortal Life of Henrietta Lacks.