Mike Pence y líderes republicanos se ausentarán del evento de despedida de Trump

Mitch McConnell rechazó la invitación al evento de Trump y acompañará a Biden a la iglesia durante la mañana del miércoles

Gustaf Kilander
martes 19 enero 2021 19:51

Melania Trump se despide con un mensaje en video

Read in English

Los líderes republicanos se saltarán el evento de despedida del presidente Trump y en su lugar asistirán a la iglesia con el presidente entrante Joe Biden el día de su investidura.

El líder de la mayoría del Senado, y futuro líder de la minoría, Mitch McConnell y el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, asistirán a la iglesia con Biden, informa Axios. Es un desaire que simboliza una posible ruptura de los líderes republicano con Donald Trump y una señal de unidad para el país.

El vicepresidente Mike Pence también se saltará el evento de Trump, pero al parecer no asistirá a la iglesia con Biden. El periodista de la Casa Blanca del Washington Post, Josh Dawsey, tuiteó que asistir tanto al evento de Trump como a la inauguración presidencial de Biden sería un desafío logístico para Pence.

La despedida de Trump tendrá lugar en la Base Andrews en Maryland. Ha solicitado que el evento incluya a militares, con una banda y tal vez un sobrevuelo.

Biden y los líderes del Congreso asistirán el servicio católico que se llevará a cabo en la iglesia de San Mateo, a unas diez cuadras de la Casa Blanca, en Washington, DC y se espera que comience a las 8:45hs de la mañana, según Axios. Biden será investido como el 46° Presidente de los Estados Unidos en las escalinatas del Capitolio al mediodía.

Decenas de funcionarios de la administración, incluidos varios que la dejaron y algunos que han sido muy críticos con Trump, han sido invitados a su evento de despedida, reportó CNN.

El exjefe de gabinete John Kelly recibió una invitación a pesar de que recientemente le dijo a CNN que votaría para destituir al presidente de su cargo. Kelly ha optado por no asistir al evento, al igual que el ex abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, quien también recibió una invitación. McGahn frustró al presidente cuando cooperó con el fiscal especial Robert Mueller y su investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

También fue invitado el exdirector de comunicaciones Anthony Scaramucci, que pasó sólo diez días en la Casa Blanca. En declaraciones a Inside Edition, Scaramucci dijo: "Créanme, tenía que ser un correo electrónico masivo si incluso a mí me llegó una invitación".

El personal subalterno que nunca ha interactuado con el presidente también ha recibido invitaciones.

Mary Bruce, corresponsal principal del Congreso de ABC News, comentó a Inside Edition: “El presidente quiere una gran despedida con mucho estilo. Hemos escuchado que quiere estar rodeado por militares uniformados en la base Andrews. Habrá una banda militar. Quiere una alfombra roja. Incluso hemos escuchado que puede estar flanqueado por tropas cuando aborde el Air Force One por última vez. E incluso puede haber un sobrevuelo de un avión de combate de la Fuerza Aérea".

La invitación dice que cada invitado puede llevar cinco personas, ya que la Casa Blanca espera que haya una gran multitud.

Mientras los ex aliados del presidente Trump se saltan su evento de despedida, algunos de ellos también dicen que él es responsable de los disturbios en el Capitolio. McConnell comentó en el Senado que la turba que atacó el Capitolio “fue alimentada con mentiras. Fueron provocados por el presidente y otros poderosos".

El ex fiscal general de Trump, Bill Barr, dijo a ITV que fue el debate sobre la integridad de las elecciones lo que "precipitó los disturbios en el Capitolio".

“Me entristece ver, pero no me sorprende de ninguna manera, el tipo de violencia que vimos en el Capitolio. Lo considero despreciable, y yo no era Fiscal General, ya había dejado el cargo cuando eso ocurrió, pero sentí que debían moverse muy rápido para dispersar a esa multitud, independientemente de qué lado del espectro político esté involucrado”, declaró Barr.

"Creo que siempre es importante recordar que la mayoría de las personas están ejerciendo sus derechos de la Primera Enmienda, pero obviamente hay un grupo sustancial que fue mucho más allá de eso, irrumpió en el Capitolio e intentó interferir con los procedimientos y eso es inaceptable", agregó Barr.