Progresistas piden a Joe Biden que detenga la construcción del controvertido oleoducto de Minnesota

Los críticos afirman que el oleoducto viola los tratados entre EE.UU. y el pueblo Ojibwe

Graig Graziosi
lunes 06 septiembre 2021 15:41
Biden promete ayuda urgente tras el huracán Ida
Read in English

Los críticos de la propuesta de oleoducto de la Línea 3 -incluido “The Squad”- se reunieron en Minnesota para protestar contra su construcción por preocupaciones ambientales y tribales.

Las representantes Ilhan Omar, Cori Bush, Rashida Tlaib, Ayanna Pressley y Alexandria Ocasio-Cortez pasarán el fin de semana reuniéndose con líderes indígenas en los lugares de construcción del oleoducto antes de dar una conferencia de prensa en Minneapolis. El sábado, el grupo participó en una mesa redonda para examinar “las violaciones de los tratados y la falta de consentimiento tribal” para el proyecto.

El oleoducto de la Línea 3 ha generado una gran controversia, ya que su propuesta de construcción atraviesa tierras tribales protegidas por tratados entre el gobierno estadounidense y las naciones Ojibwe. Su trazado atravesará también cientos de lagos, ríos, acueductos y humedales, lo que suscita la preocupación de los grupos ecologistas por los contaminantes.

Los políticos progresistas han pedido a Joe Biden que detenga la construcción del oleoducto.

“El presidente Biden tiene la oportunidad y la responsabilidad de cumplir su palabra de ser el presidente del clima, y debe ordenar al Cuerpo de Ingenieros del Ejército que revoque el permiso para la Línea 3”, dijo Pressley, calificando la decisión de “obvia”.

El oleoducto está destinado a sustituir a la actual Línea 3, operada por la empresa energética canadiense Enbridge.

El oleoducto propuesto sustituirá a la actual Línea 3, que tiene 52 años. Sin embargo, la nueva línea no seguirá el curso de la original. En su lugar, la nueva línea atravesará tierras indígenas y zonas naturales especialmente susceptibles de sufrir daños por vertidos de petróleo.

El oleoducto existente no es ajeno a los vertidos; en 1991, una fuga cerca de Grand Rapids, Michigan, que provocó el mayor vertido de petróleo en tierra firme de la historia de Estados Unidos. El nuevo oleoducto transportará arenas bituminosas desde Alberta (Canadá) hasta Superior Wisconsin.

Leer más: Objetivo mundial de 1.5 ° C se escapa sin una acción urgente, advierte informe del IPCC

El oleoducto está actualmente completado en un 90% y tendrá una longitud de 350 millas, con capacidad para transportar 760 mil barriles de petróleo al día.

Enbridge afirma que la preocupación por los derrames es exagerada, sugiriendo que la construcción mejorada del nuevo oleoducto -que incluye acero más grueso que su predecesor y un revestimiento resistente a la corrosión- ofrecerá una mayor prevención de fugas.

A los críticos del oleoducto no les convencen las promesas de la petrolera.

“Nos ha animado la audacia de Joe Biden hasta ahora”, comentó Omar. “Ahora tenemos otra oportunidad de rechazar un oleoducto en movimiento. Esperamos que actúe”.

Un grupo de 63 cargos electos envió a Biden una carta en la que se oponía al oleoducto. El gobernador demócrata del estado, Tim Waltz, respondió a la carta con una contra declaración punto por punto, calificando la información de los críticos de “falsa o engañosa”.

Las Naciones Unidas también se han involucrado en la lucha. A principios de esta semana, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU envió una carta al Departamento de Estado de EE.UU. en la que solicitaba una investigación sobre las afirmaciones de que el oleoducto invadirá tierras tribales sagradas y amenazará las plantas de arroz silvestre.

La Banda de la Tierra Blanca de Ojibwe ha demandado al Departamento de Recursos Naturales de Minnesota, nombrando a Manoomin, la palabra Ojibwe para la planta de arroz silvestre como demandante. El grupo indígena invocó los Derechos de Manoomin, una ley promulgada en 2018 como parte de la Autoridad del Tratado de 1855, que otorga a la planta personalidad jurídica. La demanda alega que el proyecto de oleoducto de Enbridge utilizará 10 veces más agua de la que estimó originalmente.

El Departamento de Recursos Naturales de Minnesota solicitó la desestimación de la demanda, pero un juez federal rechazó la moción. El caso pasará a un tribunal tribal, aunque es posible que no se llegue a un veredicto a tiempo para detener el resto de la construcción del oleoducto.