Incendio en el Golfo de México: dramático incendio renueva preocupación de seguridad para oleoductos de EE.UU.

Miles de millas de oleoductos y gasoductos costa afuera carecen de una “supervisión sólida”, advirtió el organismo de control

Alex Woodward
martes 06 julio 2021 01:49

Las imágenes del incendio en alta mar se volvieron virales

Read in English

Un anillo de fuego en la superficie del Golfo de México luego de la ruptura de un gasoducto ha renovado el escrutinio sobre el estado de miles de millas de infraestructura de petróleo y gas en el golfo.

Las imágenes del incendio, que parecían hervir la superficie del océano con llamas de color naranja brillante, se volvieron virales el 2 de julio después de que se informara una fuga cerca de una plataforma utilizada para la perforación en alta mar por la compañía petrolera estatal mexicana Pemex. En una escena surrealista, el incendio pareció empequeñecer a tres botes de extinción de incendios que disparaban cañones de agua.

En los Estados Unidos, sin embargo, la agencia encargada de supervisar una extensa red de oleoductos y gasoductos activos en alta mar -casi 9,000 millas de ellos sólo en el Golfo de México- no tiene un proceso de "supervisión robusta" o no requiere ninguna por debajo de inspecciones superficiales, según un informe reciente de un organismo de control del gobierno federal.

Lo mismo ocurre con más de 18,000 millas de tuberías y pozos abandonados, parte de un vasto océano de infraestructura sin estándares claros de desmantelamiento o proceso de remoción.

Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE.UU. encontró que la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental (BSEE) del Departamento del Interior de EE.UU. ha permitido que la industria del petróleo y el gas deje el 97% de las tuberías sin usar en su lugar desde la década de 1960.

"Sin embargo, una tasa de aprobación tan alta indica que esto no es una excepción, sino que el desmantelamiento en el lugar ha sido la norma durante décadas", concluyó el informe.

La oficina "no observa ninguna actividad de desmantelamiento de ductos, no inspecciona los ductos después de su desmantelamiento ni verifica la mayor parte de las pruebas de desmantelamiento de ductos presentadas", según el informe. "Si estos oleoductos presentan posteriormente riesgos para la seguridad o el medio ambiente, no hay una fuente de financiación clara para su eliminación".

Leer más: “No hay evidencia de que Rusia esté involucrada” en el pirateo de oleoductos, dice Biden

Miyoko Sakashita, directora del programa de océanos del Centro para la Diversidad Biológica, dijo en un comunicado que el informe "muestra cómo las empresas se benefician de la contaminación del agua y el aire, dejando que el resto de nosotros paguemos el precio".

El informe fue publicado el día después del 11° aniversario del desastre petrolero de BP y la explosión en la plataforma Deepwater Horizon que mató a 11 personas y arrojó millones de galones de crudo al golfo durante semanas.

La oficina, que se creó a raíz de esa catástrofe, "reconoce la importancia de la integridad activa de la tubería y busca continuamente abordar los riesgos de seguridad y ambientales asociados con el desmantelamiento", dijo en un comunicado en respuesta al informe.

El incendio del 2 de julio se produjo aproximadamente a 150 yardas de la plataforma de perforación Ku Maloob Zaap en la península de Yucatán, luego de que se informara una fuga alrededor de las 5:15 a. m. Los trabajadores comenzaron a “cerrar las válvulas de interconexión en el ducto, extinguiendo el fuego y la emanación de gas” para controlar la fuga a las 10:45 a. m., más de cinco horas después, informó la empresa.

Pemex proporcionó pocos detalles sobre la fuga, pero se comprometió a "realizar un análisis de la causa raíz de este incidente", mientras que el jefe del regulador de seguridad petrolera de México afirmó que el incidente "no generó ningún derrame", pero no explicó qué causó un incendio en la superficie del agua.

Ku Maloob Zaap es el mayor productor de petróleo crudo de Pemex y representa más del 40% de su producción diaria de casi 1,7 millones de barriles.

La escala de esa producción plantea "un riesgo extremo de accidentes", según Greenpeace México.

Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de la organización, dijo en un comunicado que “como parte del modelo extractivista de combustibles fósiles, estos son los riesgos que enfrentamos a diario y que exigen un cambio en el modelo energético”.

En 2015, cuatro trabajadores murieron, 16 resultaron heridos y más de 300 personas tuvieron que ser evacuadas después de una explosión en la plataforma Abkatun A-Permanente de la compañía en el golfo.

Y en enero de 2013, una explosión causada por una acumulación de gas en la sede de la empresa en la Ciudad de México mató a 37 personas.

La compañía también tiene una deuda de $107 mil millones, lo que la convierte en una de las compañías petroleras más endeudadas del mundo, a partir de 2019.

En los EE.UU. las batallas legales sobre la responsabilidad de las empresas por los costos de limpieza se han desarrollado en los tribunales de quiebras, ya que las empresas buscan obtener ganancias al descargar miles de millones de dólares en tales costos a otras entidades de petróleo y gas en medio de arenas políticas cambiantes y el destino de las industrias de combustibles fósiles.

Los legisladores del Subcomité de Energía y Recursos Minerales de la Cámara de Representantes introdujeron la Ley de Seguridad de Oleoductos Marinos, que requeriría que BSEE cobre una tarifa anual a los propietarios de oleoductos marinos para financiar la eliminación de oleoductos si se declaran en quiebra, entre otras medidas.

"El modelo de negocio de perforar nuestros océanos para ganar dinero rápido y obligar al público con el proyecto de ley de limpieza está llegando a su fin", dijo el presidente Raúl Grijalva en un comunicado. “Nuestros océanos están ahí para todos nosotros, no solo para las compañías de petróleo y gas, y si no pueden comportarse de manera responsable por sí mismas, este Congreso estará feliz de intervenir y establecer algunos límites vencidos”.

Durante su campaña, el presidente Joe Biden prometió prohibir “nuevos permisos de petróleo y gas en tierras y aguas públicas” como parte de su plataforma de justicia ambiental y energética.

Un juez federal bloqueó la suspensión de su administración de nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras y aguas federales y emitió una orden judicial contra el Departamento del Interior de EE.UU. para que no "implementara la pausa" mientras el caso del fiscal general republicano de Luisiana, Jeff Landry, y otros 12 fiscales generales estatales juega en la corte.

La administración está llevando a cabo una revisión del estado de las perforaciones de petróleo y gas en los Estados Unidos, que la secretaria del Interior, Deb Haaland, dijo a los miembros del Congreso que se realizará a "principios del verano". La agencia luego "delineará los próximos pasos y recomendaciones" para el Congreso, según un comunicado de la agencia.