Preocupaciones por la caza de lobos luego de que la administración respalde levantamiento de las protecciones

Los estados han modificado las políticas de caza, flexibilizando las reglas que, en última instancia, cuestan más vidas de lobos.

Kelsie Sandoval
sábado 21 agosto 2021 15:24
Auge de la caza en Alemania | Los jóvenes se cuelgan la escopeta al hombro
Read in English

Para consternación de los funcionarios de vida silvestre, el presidente Joe Biden mantendrá la decisión del expresidente Trump de eliminar las protecciones de los lobos grises en todo Estados Unidos.

Gary Frazer, subdirector de Servicios Ecológicos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., Associated Pressque la decisión suscita preocupaciones.

Sin protecciones federales vigentes, los estados han modificado las políticas de caza, flexibilizando las reglas que, en última instancia, cuestan más vidas de lobos. Idaho permite a los cazadores disparar a los lobos desde paracaídas, vehículos todoterreno o motos de nieve, por ejemplo. A Frazer le preocupa que la caza desenfrenada lleve a una rápida disminución de la población y, finalmente, a la extinción.

Cuando el presidente Biden asumió el cargo, se comprometió a revisar la decisión de Trump de eliminar las protecciones de los lobos grises. Los defensores de la vida silvestre presentaron una demanda, buscando obtener protecciones que la administración Trump eliminó, mientras que el abogado de Biden rechazó la demanda.

Con cacerías y trampas, los lobos estaban al borde de la extinción a principios del siglo XX. Pero la protección federal permitió que aumentara la población de lobos.

Tim Preso, el abogado que presentó la demanda, dijo que las relajadas leyes de caza de otros estados conducirán a una disminución de la población de lobos grises. “¿Por qué deberíamos golpear a la población para que retroceda y perder todos los logros que se han conseguido antes de cualquier tipo de acción correctiva?” Preso le mencionó a la AP.

Leer más: Por qué Estados Unidos está a punto de empezar a “hacer la guerra a los lobos”

Aquellos que no están a favor de la protección federal dicen que los estados deberían poder crear y hacer cumplir sus propias reglas de caza.

A medida que los estados flexibilizan las reglas de caza sin protección federal, existen discrepancias entre los funcionarios de vida silvestre y los órganos de gobierno locales sobre cuántos lobos se debe permitir cazar. En Wisconsin, por ejemplo, una junta republicana declaró que la cuota de otoño para cazar lobos grises era de 300 a pesar de que los funcionarios de vida silvestre recomendaron 130.