Camada de lobos en México; esperanza para evitar extinción

El nacimiento de una camada de cinco lobos mexicanos en el zoológico capitalino de Chapultepec ha alentado las esperanzas de las comunidades científicas de Estados Unidos y México que batallan desde hace más de cuatro décadas por salvar de la extinción al mamífero

AP Noticias
martes 20 julio 2021 14:27
MEXICO-LOBO
MEXICO-LOBO

Poco antes del mediodía, la tranquilidad del zoológico de Chapultepec en Ciudad de México se vio interrumpida por los solitarios aullidos de Rhi, un lobo mexicano de siete años que, como líder de su manada, avisa la llegada de la comida a sus cinco cachorros. El reciente nacimiento de la camada se ha convertido en uno de los más esperanzadores acontecimientos de la comunidad científica, que batalla por salvar de la extinción al mamífero.

Entre tropezones y saltos, los cinco lobeznos, de casi tres meses de nacidos, comenzaron poco a poco a salir de la madriguera secundados por su madre Seje, de nueve años, para reunirse en la parte alta del albergue con el padre, que los esperaba junto a las piezas crudas de pollo y codorniz que les dejó su cuidador, Jorge Gutiérrez, quien ha atendido a Rhi desde su nacimiento y ahora cuida a su familia.

“Es maravilloso. Es algo único lo que estoy viviendo”, afirmó Gutiérrez, de 58 años, al hablar de los cinco lobeznos mientras observa a Rhi, que no cesa de corretear y juguetear de un extremo al otro del albergue al ver de cerca al cuidador que lo saluda con un silbido desde una reja externa.

El nacimiento a finales de abril de la camada de tres machos y dos hembras ha alentado las esperanzas de las comunidades científicas de Estados Unidos y México que desde hace más de cuatro décadas batallan, a través de un programa binacional, para evitar la desaparición del Canis lupus baileyi, una subespecie del lobo gris que fue declarado como extinto en medio silvestre en la segunda mitad del siglo pasado tras una campaña de exterminio que se emprendió contra el animal, señalado de atacar al ganado, que implicó la cacería y envenenamiento de miles de ejemplares.

En México los esfuerzos de recuperación del lobo mexicano son dirigidos por la estatal Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, mientras que en Estados Unidos el programa está a cargo del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS, por sus siglas en inglés).

Gracias a las acciones binacionales, que comenzaron en la pasada década de los 70 con la captura en el norte de México de siete de los últimos ejemplares para preservarlos bajo cuidado humano, se ha logrado llevar la población de lobos mexicanos a unos 540 individuos, de los cuales 323 están en 56 zoológicos y criaderos de ambos países, indicó el veterinario Fernando Gual, director general de zoológicos de Ciudad de México y uno de los integrantes del comité del programa binacional.

En los estados sureños de Arizona y Nuevo México en Estados Unidos, se estima que hay 186 lobos en vida silvestre, mientras que una porción más pequeña —unos 40—viven libres en bosques del estado norteño de Chihuahua, en México.

El progresivo aumento de la población de lobos llevó hace dos años a las autoridades mexicanas a pasar a la especie de la clasificación de “probablemente extinta en el medio silvestre” a “en peligro de extinción”.

El lobo mexicano, que mide hasta 80 centímetros de alto y tiene un pelaje de color marrón amarillento con tintes negros y grisáceos, llegó a ser avistado en el siglo pasado en el sur y centro de México, pero debido la caza indiscriminada fue desapareciendo de esas regiones y ahora sólo se le puede encontrar en zonas boscosas, áridas y semiáridas del norte del país latinoamericano y en el sur de Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas hicieron los primeros intentos de liberación del lobo en medio silvestre en 2011 en el estado norteño de Sonora, pero la iniciativa fracasó debido a que cuatro de los cinco ejemplares liberados fallecieron por envenenamiento. Hasta la fecha se desconoce cómo se dieron los envenamientos y quienes lo realizaron.

Al año siguiente se emprendió una nueva liberación en el estado norteño de Chihuahua, donde se estima que hay en la actualidad una población de unos 40 animales, la mayoría de ellos nacidos en vida libre, indicó el profesor Carlos López, de la Universidad Autónoma de Querétaro, quien agregó que los ejemplares se encuentran en el noroeste del estado.

El equipo de la Universidad Autónoma de Querétaro tiene a su cargo el monitoreo y seguimiento de los lobos que están en vida libre.

Como parte de los planes de preservación se encargó a un equipo del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dirigido por el investigador Enrique Martínez Meyer, un estudio sobre los hábitats más adecuados para mantener las poblaciones de lobos.

Martínez Meyer explicó que a partir de análisis geográficos e informes sobre vegetación y densidad de presas, entre otros elementos, se determinaron cuatro áreas favorables para la liberación: una en la región estadounidense del Mogollón, entre Nuevo México y Arizona, y otras tres en las sierras Madre Occidental y Madre Oriental al norte de México. El estudio está en manos de las autoridades de México para evaluar los próximos sitios de liberación de lobos.

En el zoológico Chapultepec de la capital mexicana opera desde hace más de una década un banco de recursos genómicos donde se tienen 1.267 muestras de semen, tejido ovárico y ovocitos de 29 especies, entre ellas, del lobo mexicano.

Gual, el director general de zoológicos de Ciudad de México, precisó que el llamado “zoológico congelado” es utilizado por el programa binacional como una reserva para garantizar la supervivencia del lobo mexicano en el futuro y recordó que hace siete años se dispusieron recursos de Chapultepec para la primera inseminación artificial de la cual nació Rhi.

De pronto el diálogo con Gual se ve interrumpido por el chillido de uno de los lobeznos que juguetea con Seje, que sostiene en su hocico un trozo de carne para enseñar a sus hijos como alimentarse. El investigador reacciona con una sonrisa a la escena de la familia de lobos y afirma: “cada camada de lobos es una esperanza de vida de esta especie. Es nuestra joya”.

______

Fabiola Sánchez está en Twitter como: https://twitter.com/fisanchezn

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in