Inversores se apresuran a calcular el impacto del huracán Ida en el petróleo y el gas estadounidenses

El Golfo de México, un importante centro de producción de energía de EE.UU., se vio muy afectado por el clima extremo

Anna Isaac
martes 31 agosto 2021 14:41
Clima tropical Atlántico
Clima tropical Atlántico
Read in English

El huracán Ida ha azotado la producción energética de la costa estadounidense del Golfo, provocando la evacuación de más de la mitad de las plataformas de perforación del Golfo de México, según la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental (BSEE).

Los inversores señalaron que las interrupciones podrían hacer subir los precios de la gasolina en EE.UU. en las próximas semanas, ya que la capacidad de convertir el crudo en subproductos importantes se verá muy limitada por las consecuencias del huracán, que fue calificado como tormenta de categoría 4 antes de ser degradado a tormenta tropical.

Los precios de la gasolina en EE.UU. subieron más de un 3%, ya que los inversores trataron de averiguar cuánto tiempo tardarán en volver a funcionar las principales refinerías de petróleo.

La zona representa el 17% de la producción de crudo de EE.UU. y el 5% de su gas natural, según cifras de la administración de información energética de EE.UU..

Además, es responsable de refinar el 45% del petróleo estadounidense y de procesar el 51% del gas natural del país.

El huracán, que fue declarado como una gran catástrofe por el presidente de EE.UU, ha dejado sin energía a más de un millón de personas en Luisiana, mientras que otras casi 100 mil se enfrentan a cortes en Misisipi.

Pero aún es demasiado pronto para determinar si el impacto de Ida será tan grave como el del huracán Katrina, que azotó la región hace 16 años.

El BSEE y las estimaciones de la industria sugirieron el domingo que más del 90% de la producción de gas y petróleo en el Golfo de México se ha interrumpido.

Leer más: Tormenta Ida: reportan primera muerte luego de que un millón de personas se quedaron sin energía en EE.UU.

Y la sensación de incertidumbre entre los inversores en materias primas se vio acentuada por las primeras divergencias en los precios del petróleo y los productos refinados el lunes, después de que los principales índices de referencia del petróleo subieran un 10% la semana pasada, antes de que Ida tocara tierra.

Aunque los precios del crudo suelen estar correlacionados, una diferencia entre la cantidad de petróleo extraído y la capacidad de convertirlo en el subproducto de la gasolina puede cambiar temporalmente esa relación mientras los inversores tratan de averiguar las repercusiones a largo plazo de un huracán.

Los futuros de la gasolina y de la calefacción en EE.UU. subieron el lunes, pero los precios del crudo de EE.UU. oscilaron antes de la apertura del mercado estadounidense, mientras que el crudo Brent, referencia mundial del petróleo, bajó.

También hay otros factores en juego.

Se espera que el cártel de productores de petróleo de la OPEP acuerde aumentar la oferta de petróleo el miércoles, lo que amortiguaría la subida de los precios. Mientras tanto, Jerome Powell, jefe de la Reserva Federal de EE.UU., evitó decir -como algunos inversores temían- que los esfuerzos del banco central para apoyar la economía mediante la compra de bonos se reducirían de forma inminente.

En su lugar, en el simposio de Jackson Hole de la semana pasada, comentó que las señales económicas positivas debían contraponerse a “la propagación de la variante Delta”, lo que indica que los esfuerzos de reducción podrían llegar más adelante en este año.

Y aunque las subidas del precio del petróleo antes de que Ida tocara tierra no eran “nada nuevo”, según Craig Erlam, analista principal de mercado de la empresa de divisas Oanda, “cada huracán es diferente y trae consigo incertidumbre para la región que contribuye en gran medida a la producción estadounidense”.