¿Por qué querría alguien ver “Girl in the Picture” después de leer esto?

Ya he recogido suficiente información al hojear las críticas para saber que, como madre de un niño que pronto tendrá seis años, no hay manera de que quiera disfrutar del dolor de otro niño

Victoria Richards
martes 19 julio 2022 18:27

Tráiler de Girl in the Picture

“Deja a los espectadores horrorizados”, advierte aquí Jacob Stolworthy, de The Independent; “la cosa más aterradora que he visto nunca”; “proceder con precaución”. Para algunos, eso sería una clara luz verde para seguir viendo Girl in the Picture, la nueva serie de crímenes reales de Netflix de la que todo el mundo habla, pero no. A mí no. No ahora que sé de qué trata (y puede que quieras apartar la vista ahora si tampoco quieres saberlo).

En resumen: la serie sigue la inquietante historia real de Sharon Marshall, una mujer que fue encontrada moribunda a un lado de la carretera por un aparente atropello. Pero un examen más detallado de las circunstancias de su muerte revela que había estado viviendo una mentira durante años y años, gracias a un hombre que era, a su vez, su secuestrador, su padre y su marido.

El documental está dirigido por Skye Borgman, que anteriormente dirigió Abducted in Plain Sight en 2017, y una crítica la elogió por alejar el foco de atención del agresor y poner a la víctima en primer lugar, lo que supone una palomita para el programa. Pero aun así no la veré.

No cuando la misma crítica advierte que “la escala de la monstruosidad del crimen real le dejará tambaleándose”; así como esta frase destacada: “La imagen a la que se refiere el título es la de Sharon, de seis años, sentada en las rodillas de su padre con una expresión que es indescriptible, salvo para decir que nunca debería verse en la cara de un niño”. Ugh. No, gracias.

Ya he recogido suficiente información hojeando estas críticas de mis colegas y otros escritores para saber que, como madre de un niño que pronto tendrá seis años, no hay manera de que quiera deleitarme con el dolor de otro niño, o con la trágica y traumática historia de fondo que da título a la serie.

La sinopsis oficial de Netflix dice: “En este documental, una mujer encontrada moribunda junto a una carretera deja atrás a un hijo, un hombre que dice ser su marido... y un misterio que se desarrolla como una pesadilla”.

Pero la cosa se pone mucho peor a medida que la historia se va desvelando, como escribe Stolworthy: “Muchos se han sentido ‘horrorizados’ por sus acontecimientos, y muchos lo han calificado como el ‘documental criminal más jod**o’ de todos los tiempos.”

Según un espectador: “Girl in the Picture en Netflix es absolutamente una de las cosas más horribles, enfermizas y aterradoras que he visto. No tengo palabras”.

No quiero compartir ningún detalle salaz, ni dejar demasiados spoilers para quienes estén decididos a conseguir su dosis de desgarradora tristeza, tortura y desesperación, pero baste decir que la serie (y lo digo sin haberla visto ni tener intención de verla) promete lo siguiente: violación, abuso, incesto, secuestro, rapto y muerte. ¿Y en el centro de esta cornucopia de miseria? Un niño.

No puedo soportarlo, lo siento. De la misma manera que no soporto ninguna película que centre su narrativa en la violación y el daño sádico a una mujer (porque las mujeres son sometidas a la violencia de la vida real con mucha frecuencia, no necesitamos inventarla); y de la misma manera que me cuesta cubrir las noticias que implican el maltrato severo de un niño o joven. Duele demasiado. Simplemente no puedo verlo como “entretenimiento”. Y no entiendo el atractivo.

Para mí, no son más que memorias de la miseria o pornografía de la tortura: ¿por qué querría alguien ver la dramatización de lo peor de la humanidad, para empaparse de los detalles de un horror tan completo que podrías, literalmente, despertarte con pesadillas al respecto?

Al fin y al cabo, el mundo está nadando en suficiente barbarie: solo hay que ver lo que está ocurriendo en Ucrania, Yemen o Afganistán para darse cuenta de ello. Los niños son heridos y asesinados en todo el mundo. No necesitamos dramatizarlo: está ocurriendo. Lean cualquier titular de periódico y se darán cuenta.

Tal vez sea más sensible a las historias relacionadas con niños porque tengo hijos pequeños; dos frágiles corazones que laten y de los que soy la única responsable; dos vidas diminutas que hago todo lo posible cada día para proteger, desde una rodilla rozada o un codo golpeado, hasta los males más graves y las posibilidades más horribles (esta misma semana, por poner un ejemplo, la policía local del este de Londres ha advertido a las madres como yo de que tengan cuidado al pasear por nuestro parque local, debido a las advertencias de un hombre que se aprovecha de mujeres y niñas).

Lo vivimos, sucede, para muchos de nosotros es nuestra realidad, así como nuestro mayor temor. Ahora bien, ¿por qué querría sentarme con tazón con palomitas a ver eso?

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in