George Holliday, quien filmó la golpiza de Rodney King en 1991, muere a los 61 años por COVID

Holliday filmó con una cámara recién comprada la paliza que los agentes de la policía de Los Ángeles propinaron a King

Sheila Flynn
miércoles 22 septiembre 2021 18:16

EE.UU.: Protesta de BLM frente a la Gala del Met en NYC, varios detenidos.

Read in English

George Holliday, cuyo vídeo amateur de la policía golpeando al automovilista afroamericano Rodney King en 1991, ha muerto por complicaciones de covid, según informó un amigo.

Holliday, de 61 años, falleció el domingo en un hospital de Los Ángeles, la misma ciudad que se vio afectada hace 30 años por las imágenes que grabó con una cámara de un mes de antigüedad. Holliday, un fontanero criado en Argentina, era un residente blanco del Valle de San Fernando cuando vio a cuatro agentes golpeando brutalmente a King, cogió su cámara y avisó a la policía.

Ese vídeo granulado sigue siendo ampliamente reconocido y fue esencial durante el juicio de los agentes, a pesar de su eventual absolución, que conmocionó a la nación y provocó días de disturbios en todo Los Ángeles.

Holliday no estaba vacunado contra el covid y llevaba más de un mes en el hospital, según declaró a AP su viejo amigo Robert Wollenweber. Murió tras contraer una neumonía y ser conectado a un respirador.

Los Angeles Times -el periódico local de una ciudad que cambió fundamentalmente por las imágenes de Holliday y el caso King- publicó un lírico obituario que recordaba la agitación de la época y el paso inadvertido del fontanero por los focos.

“El vídeo de la paliza a Rodney King en 1991, grabado con una voluminosa Handycam de Sony, desgarró una ciudad que ya bullía de tensión racial, una época en la que el Departamento de Policía de Los Ángeles era casi una fuerza de ocupación en los barrios afroamericanos de la ciudad, que llegaba con tanques, arietes y fuerza bruta”, escribió el periódico.

“Y cuando los cuatro agentes que golpearon a King fueron absueltos al año siguiente, la ciudad estalló en protestas y violencia, con una densa humareda que se extendió por el cielo desde Koreatown hasta el sur de L.A. Cuando todo terminó, más de 50 personas habían muerto y más de 2 mil 300 resultaron heridas. Las cicatrices -tanto en el núcleo urbano de la ciudad como en la psique de sus residentes- permanecieron a la vista durante décadas.

“Para Holliday, fue como si se le arrojara por un precipicio. Los reporteros acechaban en la puerta de su apartamento de Lake View Terrace, las amenazas de muerte llegaban por correo, y sus esfuerzos por recibir una compensación justa por uno de los vídeos más infames de la época se evaporaban una y otra vez.”

Leer más: Deberíamos valorar a los escritores de color por su talento, no por su trauma

El año pasado, declaró a The New York Times que todo el incidente se debió a su decisión instintiva de utilizar una compra reciente.

“Ya sabes cómo es cuando tienes una nueva pieza de tecnología”, informó. “Grabas cualquier cosa y todo”.

Su grabación fue un preludio de los innumerables vídeos que llegarían en las décadas siguientes sobre la brutalidad policial filmada con tecnología más avanzada, que estimularon las protestas, el activismo, la reforma y el movimiento Black Lives Matter.

El reverendo Jesse Jackson, en una entrevista de 2016 con The Marshall Project, dijo que cuando vio el vídeo por primera vez en el momento del incidente, se le pidió que comentara.

“Mi respuesta fue que Rodney King era la víctima, pero George Holliday, el hombre blanco que filmó la paliza desde su balcón, era el héroe”, señaló.

“Dada la polarización racial y los estereotipos, podría haber dicho: ‘Todos esos policías ahí fuera y las luces parpadeando, no me voy a meter en eso’. Podría haber dicho: ‘¿Qué hace ese negro en nuestro barrio? Pero algo en su propio carácter y educación le decía, más allá del color y la cultura, ‘esto no está bien’”.

“Si no lo hubiera filmado no sabríamos nada de Rodney King”.