Demócrata se niega a abandonar el club de playa privado para blancos a pesar de defender la justicia racial

El senador dijo que esperaba que el club cambiara, pero se absolvió de responsabilidad diciendo que no era su lugar desafiar las reglas del club

Graig Graziosi
martes 22 junio 2021 16:02
Activistas en Minneapolis conmemoraron el primer aniversario de la muerte de George Floyd
Read in English

El senador demócrata estadounidense Sheldon Whitehouse se ha disculpado -pero no ha abandonado- un elitista club de playa privado que se niega a aceptar a cualquiera que no sea blanco.

GoLocal Providence, una publicación local de Providence (Rhode Island), se enfrentó a Whitehouse en 2017 por su pertenencia al Bailey’s Beach Club de Newport, que no permite la entrada de minorías en sus filas y está considerado como uno de los clubes más exclusivos de Estados Unidos.

“Creo que sería bueno que cambiaran un poco, pero no es mi posición”, dijo Whitehouse al medio.

La publicación se dirigió de nuevo a él este año, preguntándole si el club había hecho algún progreso en sus políticas de aceptación regresiva desde aquella entrevista.

“Creo que las personas que dirigen el club siguen trabajando en ello y lamento que aún no lo hayan hecho”, comentó Whitehouse.

La pertenencia a un club social de élite para blancos generaría críticas a cualquier político, pero la posición de Whitehouse, no sólo como demócrata sino como defensor de los temas progresistas, hace que su patrocinio del club sea aún más exasperante para sus críticos.

Leer más: El fondo de defensa legal de Kyle Rittenhouse recaudó casi $ 500k en tres meses

Tanto Whitehouse como su esposa Sandra han sido miembros del club durante décadas. La exclusiva organización incluye a muchas personas prominentes y ricas de Newport, Palm Beach y Nueva York.

Cuando Whitehouse fue confrontado con el tema el día antes del Juneteenth, que se convirtió en una fiesta federal este año, señaló que el club todavía tenía que “trabajar” en sus problemas de aceptación, y justificó su inclusión en el grupo diciendo que era una “tradición”.

“Es una larga tradición en Rhode Island y hay muchas de ellas y creo que sólo tenemos que trabajar en los problemas, gracias”, sostuvo Whitehouse.

Al parecer, Whitehouse acude a las instalaciones durante la mayor parte de los días del verano.

A pesar de su inclusión en el club, Whitehouse ha hablado sobre el racismo sistémico en Estados Unidos. Tras las muertes de George Floyd, Ahmaud Arbery y Breonna Taylor, el senador emitió una declaración de solidaridad con el movimiento por la justicia racial.

“Escuchamos las voces de los manifestantes pacíficos que han marchado. Podemos y debemos mejorar para erradicar el racismo sistémico en sus múltiples formas”, mencionó.

La aparente contradicción entre las palabras y las acciones del senador le han valido las críticas de los líderes progresistas locales.

En un editorial de 2017 de GoLocal, el líder sindical y activista Mike Araujo condenó al senador por su pertenencia al club de la exclusión.

“Me parece que la posición del senador Whitehouse sobre su pertenencia al históricamente restringido Bailey’s Beach Club es profundamente decepcionante, aunque no sorprendente”, indicó. “El racismo es el aire que respiramos en este país, no hay ningún lugar, absolutamente ningún lugar que se pueda nombrar que no haya sido el lugar de un traslado forzoso o de una matanza de indígenas, o del comercio, los azotes y los trabajos forzados de los negros”.