Bolsonaro señala con el dedo a las naciones desarrolladas por el uso excesivo de combustibles fósiles

El líder enfatizó que Brasil ha representado menos del 1 por ciento de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero

Louise Boyle@LouiseB_NY
jueves 22 abril 2021 21:32

Bolsonaro subrayó que Brasil estaba a la vanguardia de los esfuerzos para abordar el calentamiento global.

Read in English

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, señaló con el dedo a las naciones desarrolladas por “quemar combustibles fósiles en el transcurso de los últimos dos siglos”, durante declaraciones en la cumbre climática de la Casa Blanca el jueves.

El líder dijo que Brasil ha representado menos del 1 por ciento de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero y, a pesar de ser una gran economía en desarrollo, actualmente representa el 3 por ciento de las emisiones globales anuales.

Bolsonaro dijo que, como "hogar de la mayor biodiversidad del planeta", Brasil estaba a la vanguardia de los esfuerzos para abordar el calentamiento global y estuvo de acuerdo con el "llamado de Biden para el establecimiento de compromisos ambiciosos".

El líder de extrema derecha anunció que adelantaba diez años el compromiso de Brasil con la neutralidad climática, comprometiéndose a alcanzar la meta para 2050.

También dijo que eliminaría la deforestación ilegal en Brasil para el 2030, pero que su país requiere financiamiento externo para proteger la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo.

Fue un cambio de tono con respecto a la selva amazónica, mostrando la voluntad de intensificar el compromiso incluso cuando muchos críticos continúan dudando de su credibilidad.

Bolsonaro anunció durante su discurso de enlace de video que duplicaría la cantidad de dinero para la supervisión de las autoridades ambientales. No está claro cómo se concilia eso con el gasto inmediato, ya que la perspectiva del presupuesto de 2021 para el Ministerio de Medio Ambiente es la más baja de cualquier año de este siglo.

El discurso pareció mostrar que su administración se da cuenta de que necesita al menos comenzar a hablar frente a la presión internacional y nacional.

Dan Wilkinson, quien dirige el programa medioambiental de Human Rights Watch, dijo a AP que este es "un tono diferente al de Bolsonaro que se negaba a abordar el tema hace dos años".

Lee más: Dejen atrás el simbolismo del Día de la Tierra y las promesas lejanas, reduzcan las emisiones ahora

Wilkinson dijo que "iba a ser difícil para cualquiera tomárselo en serio".

La semana pasada, un grupo de 15 senadores estadounidenses escribió una carta a Biden quejándose del lamentable historial ambiental de Bolsonaro e instando a Estados Unidos a condicionar cualquier apoyo a la preservación de la Amazonía a un progreso significativo en la reducción de la deforestación.

Unos 40 líderes mundiales están participando en la cumbre de dos días, que coincide con el Día de la Tierra, incluidos los principales contaminadores: Estados Unidos, China, India y Rusia.

El presidente Biden ha invitado a aliados y adversarios por igual al evento, dejando de lado otros problemas geopolíticos tensos con la esperanza de una acción climática más dramática.

Los invitados incluyen a líderes del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima, que totalizan alrededor del 80 por ciento de las emisiones globales. También se ha invitado a las naciones que se encuentran en primera línea de la crisis climática, que ya se enfrentan a un clima más extremo y al aumento del nivel del mar.

Los líderes hablaron desde sus países de origen en el evento totalmente virtual, que sufrió fallas técnicas tempranas. Se comprometieron a tomar medidas para reducir las emisiones de carbono, aunque difirieron en los detalles.

Con información de AP.