Biden presenta un plan para combatir el aumento del crimen mientras amenaza a vendedores ilegales de armas

El presidente Biden afirma que "los encontraremos y buscaremos su licencia para vender armas", en un discurso para frenar la ola de violencia

Andrew Feinberg
viernes 25 junio 2021 14:27
El plan económico de Joe Biden
Read in English

El presidente Joe Biden desveló el miércoles una serie de medidas ejecutivas destinadas a frenar el aumento de los índices de delincuencia mediante la represión de la violencia armada, la contención del comercio de armas de fuego ilícitas y la puesta en marcha de programas contra la violencia en 15 ciudades estadounidenses.

Hablando desde el Comedor de Estado de la Casa Blanca y acompañado por el Fiscal General Merrick Garland, Biden advirtió que la recuperación de la pandemia del covid podría causar más que el habitual repunte de los delitos violentos que se producen cada verano. Sin embargo, el presidente dijo que su administración está tomando medidas para frenar la marea, y aludió a su larga experiencia en asuntos de justicia penal.

“Llevo mucho tiempo en esto. Y hay cosas que sabemos que funcionan para reducir la violencia con armas de fuego y los delitos violentos”, comentó, citando la comprobación de antecedentes y la prohibición de la compra de las llamadas “armas de asalto” y los cargadores de gran capacidad como ejemplos de políticas eficaces.

Biden, que pasó casi cuatro décadas en el Senado antes de ser vicepresidente durante ocho años con el presidente Barack Obama, ha participado en casi todas las leyes importantes contra la delincuencia aprobadas durante ese tiempo. Fue uno de los principales autores de la Ley de Control de la Delincuencia Violenta y Aplicación de la Ley, que fue promulgada por el entonces presidente Bill Clinton en 1994.

Esta legislación histórica incluía la Ley sobre la Violencia contra las Mujeres, una prohibición federal ya caducada de muchos rifles semiautomáticos de tipo militar y la financiación del programa de Servicios Policiales Orientados a la Comunidad. La legislación ha sido acreditada por una larga reducción de la delincuencia que comenzó en la década de 1990. Biden se ha jactado de su papel en la promulgación de esas disposiciones del proyecto de ley, pero muchos expertos en justicia penal dicen ahora que el proyecto de ley fue uno de los principales impulsores del encarcelamiento masivo de los estadounidenses de raza negra.

Como candidato a la presidencia, Biden hizo campaña por el restablecimiento de la prohibición federal de las armas de asalto y la promulgación de leyes más estrictas de verificación de antecedentes. Desde que asumió el cargo, se ha visto obstaculizado por un Congreso bloqueado.

Leer más: ¿Dónde está el presidente? La lucha por el derecho al voto se está agotando

El presidente prometió seguir presionando para que el Congreso promulgue reformas, pero señaló que su administración no esperará a tomar medidas contra los comerciantes de armas que venden a personas que tienen prohibido legalmente poseer armas de fuego, señalando que el 90% de las armas encontradas en las escenas del crimen son vendidas por aproximadamente el 5% de los comerciantes de armas de fuego.

“Estos comerciantes ofrecen beneficios por vender armas que matan a personas inocentes”, mencionó. “Está mal. No es aceptable”.

El presidente añadió que el Departamento de Justicia aplicaría una política de “tolerancia cero”, según la cual los comerciantes de armas perderían sus licencias por no cumplir la normativa federal sobre armas de fuego.

“Si vas a vender un arma a alguien que tiene prohibida su posesión, si voluntariamente no has hecho una comprobación de antecedentes, si voluntariamente has falsificado un registro, si voluntariamente no cooperas con las investigaciones, mi mensaje para ti es este: Le encontraremos y le pediremos su licencia para vender armas”, afirmó Biden. “Nos aseguraremos de que no puedas vender muerte y caos en nuestras calles”.

Además, el presidente anunció que su administración permitiría a los estados y ciudades utilizar los fondos de la Ley del Plan de Rescate Americano, el proyecto de ley de alivio de covid promulgado a principios de este año, para contratar más agentes de policía, pagar programas contra la violencia y otras iniciativas que se sabe que previenen la delincuencia, como el tratamiento contra el abuso de sustancias y los programas de trabajo de verano.

Las declaraciones de Biden se produjeron tras una reunión con una serie de agentes de la ley y partes interesadas de la comunidad para discutir los planes de la administración.

Uno de los participantes en la reunión, el fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal, sostuvo que el presidente se mostró “comprometido” durante el encuentro.

“Quería conocer las estrategias que están funcionando sobre el terreno y tuvimos una charla sobre la respuesta holística que el presidente esbozó”.

Grewal indicó que el plan de Biden “realmente modela lo que ha estado funcionando en nuestras comunidades”, incluyendo el tratamiento de la violencia con armas de fuego como una crisis de salud pública, y los programas de intervención contra la violencia en los hospitales. Tales programas, dijo, necesitaban una financiación que fue “improvisada” bajo la administración de Trump. Elogió a la administración Biden por permitir que los dólares del Plan de Rescate Americano se utilicen para la intervención en la violencia.

“Es una visión bienvenida”, declaró. “Lo que escuchamos hoy fue un enfoque de todo el gobierno, un enfoque holístico para abordar esta crisis de salud pública que está plagando demasiadas ciudades en todo nuestro país”.

Preguntado por los legisladores republicanos que han criticado las propuestas de Biden y han culpado a los demócratas a cargo de las grandes ciudades y los estados más poblados del aumento de la delincuencia, Grewal no se anduvo con rodeos.

“Esa es una narrativa completamente perezosa e inexacta”, calificó. “Estamos siendo inteligentes”.

Biden volvió a instar al Congreso a que apruebe lo que denominó “iniciativas sensatas de prevención de la violencia con armas de fuego”, incluida la derogación de la protección de la responsabilidad de los fabricantes de armas, la reimposición de la prohibición de las “armas de asalto” y la reautorización de la Ley de Violencia contra la Mujer, que calificó como su “logro legislativo más orgulloso”, de modo que se cierre una laguna jurídica que permite a los acosadores y a las parejas maltratadoras que no están casadas obtener armas de fuego.

Los republicanos se han resistido durante mucho tiempo a estos cambios en la ley, que, según ellos, violan la garantía de la Constitución de EE.UU. del derecho a tener y portar armas. Pero Biden rechazó esos argumentos y expuso que su administración se limitaba a hacer cumplir la Constitución, en lugar de intentar cambiarla.

Señaló que la mayoría de los propietarios de armas responsables apoyan medidas como la prohibición de los cargadores de gran capacidad y una normativa más estricta de comprobación de antecedentes. Estas intervenciones, explicó, tienen “un apoyo abrumador del pueblo estadounidense, incluidos los propietarios de armas”.

“La conclusión es ésta: Mostrémosle al mundo y mostrémonos a nosotros mismos que la democracia funciona, y que podemos unirnos como una sola nación”, declaró. “Podemos hacerlo”.