Bimini Bon Boulash: “Todas las drag queens tienen un nivel de delirio”

En menos de un año, la estrella revelación de RuPaul's Drag Race UK ha comenzado a dominar el mundo de la moda, la música y ahora editoria, con la publicación de su libro de autoayuda, Release the Beast. Habla con Isobel Lewis sobre el juego con el género, el hooliganismo en el fútbol y por qué los padres que apoyan son tan importantes para los niños LGBTQ+

martes 19 octubre 2021 01:08
"Fui al grupo de juego [y] era bastante extravagante, llevaba vestidos ... y creo que a los padres de los niños les entusiasmó"
"Fui al grupo de juego [y] era bastante extravagante, llevaba vestidos ... y creo que a los padres de los niños les entusiasmó"
Read in English

Cuando Bimini Bon Boulash recuerda su primera experiencia homosexual, no piensa en besos incómodos ni en ese primer par de pestañas postizas. En su lugar, recuerda estar a la salida de un cine en Great Yarmouth a la edad de 14 años y ver por primera vez a una persona que se presenta como gay. “Vestía de punta en blanco con unos vaqueros de leopardo y una chaqueta de cuero con clavos y picos y el pelo rubio decolorado y nunca había visto a nadie en carne y hueso así”, me dice la drag queen, con una nota de reverencia en su voz. “Ver a alguien que era un par de años mayor que yo expresando eso... realmente me impactó”.

En 14 años, Bimini -cuyo nombre real es Tommy Hibbitts- ha asumido ese mismo papel para las personas LGBTQ+ de todo el mundo. Irrumpió en la escena pública como una de las estrellas más destacadas de la segunda serie de RuPaul’s Drag Race UK (ampliamente considerada como una de las mejores series de la historia de la franquicia), y ha roto los límites de lo que se espera de los artistas drag, sacando un sencillo, desfilando en desfiles de moda y publicando ahora un libro de autoayuda. El libro ha sido una oportunidad para desempolvar las viejas habilidades de escritura; Bimini estudió periodismo en la universidad antes de hacer lo que “todo periodista fracasado hace” y convertirse en drag queen.

Release the Beast: A Drag queen’s Guide to Life es un manual de instrucciones para el amor propio. Combinando consejos con la historia queer, es inclusivo para todo el mundo “excepto el patriarcado”, y está impregnado de su característico sentido del humor y de la PMA (Actitud Mental Positiva). El diálogo se reproduce al instante en mi cabeza con el fuerte acento del este de Londres de Bimini. Se refieren a él como un “libro de anti-autoayuda”, tanto para los jóvenes adolescentes homosexuales como para aquellos “de cuarenta, cincuenta y sesenta años”, para quienes los términos pueden ser nuevos, pero las ideas no.

Es difícil creer que fue en enero cuando Bimini entró en nuestras vidas en RuPaul’s Drag Race UK. La bailarina, una artista magnética y llena de energía, llevó el acné y las amebas a la pasarela, destacando en todo, desde el diseño hasta la comedia, pasando por la actuación en un grupo de chicas muy campechanas. En una serie que produjo una de las canciones más pegadizas de Drag Race de todos los tiempos, “UK, Hun?”, se negaron a cantar las mismas letras de siempre sobre “slaying” y “snatching the crown”, y en su lugar rapearon: “Gender bender/ Cis-tem offender/ I like it rough but my lentils tender”, en un guiño a su veganismo. Llegaron a la final, donde perdieron ante la reina escocesa Lawrence Chaney. Se habían consolidado como uno de los concursantes más populares de la historia del programa.

Las cosas podrían haber sido diferentes. Bimini estuvo a punto de ser eliminada en la primera semana, terminando en los dos últimos puestos y teniendo que competir en la temida batalla de lip-synch después de que su creación estilística no impresionara a los jueces. El traje ofensivo (al menos a los ojos de RuPaul y Michelle Visage) procedía de la pasarela temática de la ciudad natal, con Bimini pavoneándose por la pasarela con un leotardo inspirado en el Norwich City, un hooligan de fútbol de alto nivel femenino completo con un mullet, un diente de oro y unas “botas de stripper de 10 pulgadas”. Describen el look como un “a la m**** contigo” a la cultura de la masculinidad tóxica en torno al deporte, explicando: “Recuerdo venir a Londres y cada vez que había un partido de fútbol, me preocupaba casi por mi seguridad... y eso no está bien”.

Aunque los jueces criticaron su ejecución, le digo a Bimini que siempre me ha parecido un look muy denostado. Naturalmente, Bimini está de acuerdo y atribuyen la infravaloración a la inevitable “pérdida en la traducción” de dos estadounidenses que juzgan el drag británico. “Siento que a veces Ru se ríe con los dientes apretados porque es como si dijera: ‘No sé lo que está pasando, pero me voy a reír de todos modos’”.

Bimini sobrevivió a esa primera batalla de lip-synch, pero fue necesaria una pausa de siete meses en el rodaje (durante la cual Bimini, como muchos artistas, pasaron al crédito universal) como motivación para cambiar. Volvió al programa con un nuevo impulso, y ganó todos los retos restantes menos uno. Los fans se sorprendieron cuando Bimini no se llevó a casa la corona; siete meses después, cada publicación en el feed de Instagram de Drag Race UK sigue recibiendo comentarios de “le robaron a Bimini”. Bimini lucha contra eso. “Me entristece que haya habido gente que haya hecho que [la victoria de Lawrence] no sea la experiencia que creían que iba a ser o que merecían que fuera”, dice. “Cuando eso deprime a otras personas, no veo que eso me apoye.”

Pero la repercusión de Bimini en el programa no vino solo del concurso, sino de las conversaciones que llevaron a la BBC sobre la identidad de género. “Somos como clavijas cuadradas en un círculo y la forma en que queremos autoidentificarnos no depende de nadie más”, le dijo a su compañera la reina no binaria Ginny Lemon en una escena especialmente impactante. Aunque Bimini solo ha escuchado el término “no binario” en los últimos cinco años, siempre se ha identificado con las ideas de no conformidad de género. El término “no binario” tiene sentido para Bimini, dice, aunque le resulta curioso que el acto de rechazar las etiquetas necesite una etiqueta en sí mismo.

Release The Beast empieza con una dedicatoria a la madre de Bimini: “Gracias por todo lo que has hecho, incluso cuando era una pesadilla”. La pareja siempre ha estado muy unida: El día que hablamos, se están preparando para asistir juntos a los Attitude Awards. “Obviamente, cuando eres un niño, no sabes en verdad lo que la sociedad cree que está bien o mal”, dice Bimini. “Iba a un grupo de juego [y] era bastante extravagante, llevaba vestidos... y creo que a los padres de los niños les molestaba o les confundía. [Pero] mi madre me apoyaba mucho para que lo hiciera. Nunca me lo impidió. Sabía que me hacía feliz y creo que eso era algo importante.”

Sin embargo, no siempre ha sido fácil. Bimini recuerda la primera vez que salieron vestidas de mujer (o algo parecido) en el Soho, solo para enterarse de que una vecina había visitado la peluquería de su madre para enseñarle fotos e “intentar humillarla”. “Fue bastante desgarrador porque nunca quieres eso, especialmente cuando mi madre me ha apoyado mucho en lo que quería hacer”, dice. En una época en la que tantos jóvenes LGBTQ+ son rechazados por su familia por salir del armario o jugar con las ideas de género, la madre de Bimini celebraba su diferencia, en lugar de rehuirla. Ver que alguien intentaba socavar eso fue, dice, un “momento realmente desagradable”.

Aun así, la última carcajada fue para Bimini. Desde que comenzó el programa, ha desfilado en la Semana de la Moda de Londres, ha desfilado para Vogue e incluso ha lanzado el sencillo de Jamie-T-meets-The-Streets “God Save This Queen” en junio. Si piensan en un año atrás, a tres meses del estreno de Drag Race UK, ¿qué consejo se darían a sí mismas? Bimini hace una pausa. “Diría que tengan cuidado”, dice. “Cree en ti mismo y en tu valía más de lo que lo hacías en ese momento. Saber que habrá oportunidades que se te presenten y que solo tienes que estar en tu mejor momento y estar atenta, porque ha habido muchas veces en las que han sucedido cosas que desearía que no hubieran sucedido... Me habría dicho a mí misma que tuviera más ingenio, para ciertas cosas.”

Ahora, Bimini se siente más segura de sí misma. Con un año intenso a sus espaldas y aún más proyectos en el horizonte, tienen la certeza de que pueden hacer cualquier cosa que se propongan. Al fin y al cabo, como señala Bimini, “todas las drag queens y artistas drag tienen un nivel de delirio sobre ellas”. “Esperamos que lo mejor esté por llegar”, dice, antes de corregirse con ese estilo de autoayuda que les caracteriza. “No estoy esperando, estoy diciendo que lo mejor está por llegar”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in