Cómo los indios celebran un Diwali ecológico mientras el país sufre la peor contaminación atmosférica del mundo

“Mientras que el Primer Ministro británico, Boris Johnson, asiste a la Cop26 y se compromete a reducir mil millones de toneladas de emisiones, lo menos que podemos hacer como habitantes de la India es celebrar un Diwali ecológico”, dijo un residente de Pushkar a Peony Hirwani

jueves 04 noviembre 2021 19:38
Las personas sostienen carteles para crear conciencia sobre la contaminación del aire causada por los petardos utilizados durante las celebraciones del próximo festival hindú de Diwali
Las personas sostienen carteles para crear conciencia sobre la contaminación del aire causada por los petardos utilizados durante las celebraciones del próximo festival hindú de Diwali
Read in English

“Mientras que el Primer Ministro británico, Boris Johnson, asiste a la Cop26 y se compromete a reducir mil millones de toneladas de emisiones, lo menos que podemos hacer como habitantes de la India es celebrar un Diwali ecológico”, dijo un residente de Pushkar a Peony Hirwani.

Diwali -la fiesta hindú de las luces- es una de las fechas más importantes del calendario religioso de la India, que celebra el triunfo de la luz sobre la oscuridad, del bien sobre el mal y del conocimiento sobre el olvido. También la celebran más de mil millones de personas de diferentes religiones en todo el mundo.

Las familias y los amigos se reúnen para compartir conversaciones y comidas, realizar rituales en honor a los dioses, encender lámparas tradicionales y, desde luego en las generaciones más recientes, lanzar un gran número de fuegos artificiales.

Este último elemento de las festividades ha supuesto, especialmente en las llanuras del norte de la India, que Diwali venga con el inevitable inconveniente de una alarmante disminución de la calidad del aire. En 2020, la Junta Central de Control de la Contaminación de la India dijo que “casi todos los contaminantes presentaron altos niveles s el día de Diwali y el día anterior a Diwali”.

El lanzamiento de fuegos artificiales ya se convirtió en una especie de tradición que cada año provoca que la calidad del aire en Delhi y las regiones circundantes se eleve a la categoría de “grave”, en vista de que el humo de los fuegos artificiales se suma a la ya tóxica capa de smog invernal causada por factores como la quema de cultivos en los estados vecinos, la contaminación del tráfico, las grandes industrias y el auge de las obras de construcción tras los vendavales.

La crisis de la contaminación atmosférica ha llevado a algunos estados indios, entre ellos Delhi, a prohibir por completo los fuegos artificiales en los últimos años, o a ordenar que solo se utilicen petardos “verdes” con emisiones reducidas.

Sin embargo, la aplicación de estas normas es mínima, por lo que la decisión de cumplirlas o no queda en manos de los individuos y las familias. Aunque es inevitable que el jueves por la noche se sigan quemando muchos fuegos artificiales, hay familias, comunidades y empresas de todo el país que están ideando nuevas formas ecológicas de celebrar el Diwali.

“Mi familia se ha comprometido a no utilizar ningún petardo este año sean ecológicos o no. En su lugar, hemos decidido dibujar rangolis (una forma de arte tradicional indio que utiliza arena o polvo de colores para decorar un suelo, un patio u otra superficie plana) con colores orgánicos para decorar nuestra casa”, dijo Amrita Raghuvanshi, madre y ama de casa de Jaipur.

“Cuando hayan terminado todos los rituales, mi familia intercambiará regalos, celebrará un banquete y verá a los clásicos de Bollwood DDLJ o Lagaan en la televisión “. El único giro en nuestra celebración es que solo podemos hacernos regalos sostenibles, dijo Sunita Jain, de Pushkar, otra ciudad del estado de Rajastán, al norte de la India.

Con la entrega de regalos, las fiestas y las decoraciones como parte fundamental del Diwali de cualquier familia, los negocios que se benefician de este gasto se están adaptando a la demanda de los clientes de opciones ecológicas.

En lugar de enviar regalos de Diwali envueltos en plástico a trabajadores y clientes, por ejemplo, hay una clara tendencia entre los empresarios a optar por envases sostenibles.

Un ejemplo es la marca Shuffling Suitcases, con sede en Delhi, que ha enviado a sus clientes patakhas (fuegos artificiales) plantados como muestra de agradecimiento por este festival. El paquete, ingeniosamente diseñado, parece un cohete o una bengala de colores, pero dentro del envoltorio hay una semilla en lugar de un explosivo. Durante el Diwali, se fomenta a las personas a plantar y regar el “fuego artificial”, y con el tiempo ver qué brota. Estos “patakas de semillas” ya se pueden comprar en varias tiendas y en Amazon.

“Por mucho que nos guste encender luces adicionales durante este festival, nuestra familia ha decidido tomar la ruta tradicional este año colocando múltiples diyas sostenibles (una pequeña lámpara de aceite en forma de taza hecha de arcilla cocida) y ahorrar electricidad. Nuestra comunidad también ha prohibido estrictamente el uso de fuegos artificiales, ya que los últimos años han causado mucho daño a nuestra ciudad”, dijo Raagini Mehta en Dehli.

Mientras Delhi -la capital más contaminada del mundo- y sus alrededores se están convirtiendo en sinónimo de smog en invierno, según investigadores de la Universidad de Chicago, otras grandes ciudades indias corren el riesgo de seguir su ejemplo si no se atiende la crisis.

Este año, el 31 de octubre, los habitantes de Siliguri, en Bengala Occidental, protestaron para concienciar sobre el pico de contaminación atmosférica provocado por los fuegos artificiales de Diwali. Llevaban pancartas con lemas como “di no a los petardos” y “los fuegos artificiales pueden dar miedo” mientras caminaban por la calle.

“Todo esto da mucho miedo. Ahora que el primer ministro británico asiste a la cumbre de Cop26 y se compromete a reducir mil millones de toneladas de emisiones, lo menos que podemos hacer como habitantes de la India es celebrar un Diwali que busque preservar el medio ambiente. La fiesta tiene que ver con el sentimiento de pertenencia y la calidez, más que con todas las cosas perjudiciales en las que hemos confiado durante tanto tiempo”, concluyó Jain.