Diplomoceras máximum, el extraño animal con forma de clip que vivía hasta 200 años

Los investigadores creen que esta criatura pudo haber vivido cientos de años, esto tras analizar muestras tomadas de una sección de medio metro del caparazón

Rory Sullivan
miércoles 04 noviembre 2020 20:47
<p>El Diplomoceras maximum vivió en las aguas alrededor de la Antártida y su población sufrió un evento de extinción masiva al mismo tiempo que los dinosaurios.</p>

El Diplomoceras maximum vivió en las aguas alrededor de la Antártida y su población sufrió un evento de extinción masiva al mismo tiempo que los dinosaurios.

Read in English

Una criatura parecida a un calamar que existió hace 68 millones de años y cuyo caparazón de 1,5 metros de largo se parecía a un clip podría haber tenido una vida útil de 200 años, dijeron los investigadores.

El animal, cuyo nombre científico es Diplomoceras maximum (D. maximum), era una amonita, un subgrupo de cefalópodos extintos.

Hablando del tamaño de la criatura, Linda Ivany, investigadora de la Universidad de Syracuse en Nueva York, le dijo al New Scientist: “Es difícil no quedar fascinado. Es tan alto como yo”.

Aunque los científicos han sido conscientes desde hace mucho tiempo de su impresionante longitud, los investigadores no sabían mucho sobre su biología, incluido cuánto tiempo vivía normalmente el animal.

Ivany y su colega Emily Artruc ahora creen que el Diplomoceras maximum pudo haber vivido durante cientos de años, después de analizar muestras tomadas de una sección de medio metro del caparazón de un animal.

La pareja encontró un patrón en los isótopos de la concha, que creen que está relacionado con la liberación de metano cada año desde el lecho marino. Como resultado, concluyeron que cada nueva costilla, o cresta estructural, del caparazón indica un año de vida.

"Estas conchas crecen por acreción, agregando un nuevo incremento anualmente", explicó Ivany.

Aunque algunos mariscos modernos viven más allá de los 200 años, la esperanza de vida estimada del cefalópodo antiguo es inusual, dado que sus parientes modernos, como los pulpos, suelen vivir menos de cinco años.

La investigación, que se presentó la semana pasada en una conferencia en línea organizada por la Sociedad Geológica de América, permitirá a los académicos aprender más sobre la ecología de la antigua criatura.

El Diplomoceras maximum vivió en las aguas alrededor de la Antártida y su población sufrió un evento de extinción masiva al mismo tiempo que los dinosaurios, según un estudio de 2016 de la Universidad de Leeds.