Juez se pone del lado de los padres y anula la prohibición de mascarillas escolares del gobernador de Florida

El juez señala que está prohibiendo a las agencias encargadas el hacer cumplir la prohibición del mandato y no emitiendo una orden contra el gobernador

Gustaf Kilander
viernes 27 agosto 2021 20:14
Guerra de mascarillas en Florida
Read in English

Un juez de Florida se puso del lado de los padres y anuló la prohibición del gobernador Ron DeSantis sobre los mandatos de máscaras, diciendo que los distritos escolares en el estado pueden imponer requisitos y que Desantis se extralimitó en su autoridad.

La prohibición del gobernador de los mandatos locales quedará en suspenso después de que un juez de la corte de circuito del condado de Leon la revocara, luego de que los padres presentaran un caso en el que querían imponer mandatos más contundentes sin la posibilidad de optar por no participar.

El juez John Cooper emitió el fallo después de escuchar el testimonio de padres, médicos y funcionarios de educación durante el transcurso de tres días.

Manifestó que la orden ejecutiva que prohíbe los mandatos de máscaras escolares y la aplicación de la restricción sin la exclusión voluntaria de los padres violaba la Declaración de Derechos de los Padres, que fue puesta en vigencia por la legislatura estatal a principios de este año.

El juez Cooper señaló que estaba ordenando a las agencias encargadas de hacer cumplir la prohibición del mandato, no emitiendo una orden contra DeSantis, informó WFTS

Los abogados de ambos lados del caso presentaron sus argumentos finales el jueves. Según el abogado Craig Whisenhunt, DeSantis había ido más allá de su autoridad al emitir la prohibición por mandato, argumentando que la orden era peligrosa, ilegal y requería la posibilidad de que los padres pudieran optar por no participar.

Instó al juez a ordenar al comisionado de educación de Florida, Richard Corcoran, “y al Departamento de Educación que dejen y desistan de hacer cumplir la orden inconstitucional con la que actualmente están golpeando a los distritos escolares para forzar el cumplimiento en entornos inseguros”.

Diez distritos escolares han ignorado la orden del gobernador e impuesto mandatos de máscara sin la posibilidad de que los padres opten por no participar. Los seis distritos más grandes del estado con alrededor de la mitad de todos los estudiantes de escuelas públicas de Florida han ignorado la orden de DeSantis.

Leer más: Jen Psaki pide a Ron DeSantis no estorbar por pautas sobre uso de cubrebocas en Florida

La Junta Estatal y el Departamento de Educación han dicho que cualquier distrito que viole la orden ejecutiva puede estar en riesgo de sanciones económicas. Los condados de Broward y Alachua son los únicos distritos sancionados hasta ahora.

DeSantis declaró el jueves que apelaría cualquier decisión que no fuera a su favor.

“Obviamente, si ganamos en el tribunal de distrito o en el tribunal de primera instancia, estoy seguro de que también se apelará en el otro lado”, manifestó. “Eso es bueno. Obviamente, necesitamos cristalizar estas cosas”.

El juez Cooper expuso que la Declaración de Derechos de los Padres prohíbe en parte que se haga cumplir la prohibición del mandato: “(La Declaración de Derechos de los Padres) no prohíbe en absoluto los mandatos de máscara. Si adopta uno, tiene que ser razonable, apoyar un propósito estatal convincente, ser limitado y lograr un objetivo que no está disponible a través de otros medios”.

La decisión del juez entrará en vigencia en la fecha de la orden escrita, que parece ser el martes.

“Una junta escolar que promulga un mandato de máscara está actuando a su discreción proporcionada por la Legislatura de Florida si cumplen con los requisitos establecidos en la declaración de derechos de los padres”, agregó.

El juez Cooper mencionó que los derechos de los padres son “muy importantes”, pero agregó que existen restricciones razonables sobre esos derechos, como es el caso en todo Estados Unidos. En ejemplo, señaló que si bien beber alcohol es un derecho, beber y conducir no lo es. También mencionó el ejemplo citado a menudo de que no se le permite gritar “fuego” en un teatro abarrotado y al mismo tiempo tiene derecho a la libertad de expresión.

El juez señaló que los derechos pueden ser limitados si “ejercer ese derecho es lesivo para otras personas”. En parte estuvo de acuerdo con los demandantes, explicando que la orden del gobernador iba en contra de las recomendaciones de la comunidad científica y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, a los que llamó “la autoridad médica preeminente en este país sobre enfermedades infecciosas”.

Los abogados estatales argumentaron que la prohibición por mandato era una decisión política que estaba protegida por la Declaración de derechos de los padres.

La directora de Comunicaciones del gobernador, Taryn Fenske, explicó en un comunicado a WFTS: “No es sorprendente que el juez Cooper fallará en contra de los derechos de los padres y su capacidad para tomar las mejores decisiones educativas y médicas para su familia, pero en cambio fallará a favor de los políticos electos. Este fallo se tomó con justificaciones incoherentes, no basadas en hechos y ciencia, francamente, ni siquiera se centró de manera remota en los méritos del caso presentado”.

Fenske agregó que la administración “apelará inmediatamente el fallo ante el Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito, donde confiamos en que prevalecerá sobre el fondo del caso”.