Científicos descubren por qué algunas partes del cuerpo son más sensibles que otras

Un nuevo estudio podría conducir a una mejor comprensión de ciertos trastornos del neurodesarrollo, escribe Tom Batchelor

lunes 11 octubre 2021 20:16
Imagina que nuestro cuerpo creciese 10 veces de golpe
Read in English

Cuando se trata de partes del cuerpo humano, algunas son más sensibles que otras.

Los labios y las manos, por ejemplo, recopilan fácilmente información detallada a través de las neuronas sensoriales. Esta es una función de supervivencia vital que nos permite navegar con seguridad por el mundo, desde detectar una taza de té hirviendo antes de tomar un trago, hasta notar que un baño está helado antes de saltar.

Los muslos y los antebrazos se encuentran en el otro extremo del espectro de partes del cuerpo, siendo mucho menos sensibles que los anteriores descritos.

Ahora, los investigadores han descubierto el mecanismo que podría explicar por qué ciertas partes del cuerpo, o "regiones de la piel", son tan sensibles y otras no tanto.

Los expertos de la Escuela de Medicina de Harvard han atribuido las diferencias a lo que llaman una representación excesiva de las superficies sensibles de la piel en el cerebro.

Descubrieron que las neuronas sensoriales que existen en las regiones más sensibles de la piel y transmiten información al tallo cerebral forman un mayor número de conexiones, y más fuertes, que las neuronas en otras partes del cuerpo.

Se cree que esta sobrerrepresentación de superficies sensibles de la piel en el cerebro permite que diferentes especies desarrollen sensibilidad en diferentes áreas. En los humanos, las áreas sensibles incluyen la boca y los dedos, mientras que en los cerdos es el hocico a diferencia que en los humanos.

De manera crucial, esperan que el estudio pueda proporcionar un trampolín para futuras investigaciones que conduzcan a una mejor comprensión de ciertos trastornos del desarrollo neurológico.

Leer más: “Freedom Festival” une a la iglesia del “juicio final”, Steve Bannon y la NRA en Pensilvania

"Este estudio proporciona una comprensión mecanicista de por qué se dedica más espacio del cerebro a las superficies de la piel con alta agudeza táctil", dijo el autor principal David Ginty, profesor de neurobiología en la Escuela de Medicina de Harvard. "Básicamente, es un mecanismo que ayuda a explicar por qué uno tiene una mayor agudeza sensorial en las partes del cuerpo que lo requieren".

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que ciertas partes del cuerpo están sobrerrepresentadas en el cerebro, y anteriormente se pensaba que esto podría atribuirse a una mayor densidad de neuronas en esas áreas de la piel.

Sin embargo, el trabajo del laboratorio de Ginty reveló que, si bien la piel sensible contiene más neuronas, estas neuronas adicionales no son suficientes para tener en cuenta el espacio cerebral adicional.

"Nos dimos cuenta de que había un número bastante reducido de neuronas que inervaban la piel sensible en comparación con lo que esperaríamos", dijo el coautor Brendan Lehnert, investigador en neurobiología, quien dirigió el estudio con Celine Santiago, también un investigador en el laboratorio.

Para investigar lo correspondiente, los científicos estudiaron ratones y encontraron que entre la adolescencia y la edad adulta, la piel sensible y sin pelo de sus patas se volvió cada vez más sobrerrepresentada en el cerebro, a pesar de que la densidad de las neuronas se mantuvo estable. Esto no se observó en pieles menos sensibles y con patas peludas durante el estudio.

También encontraron que estas conexiones entre neuronas eran más fuertes y numerosas para la piel sensible y sin pelo que para la piel menos sensible y con pelo.

"Esto nos dijo inmediatamente que hay algo más que la densidad de inervación de las células nerviosas en la piel para explicar esta sobrerrepresentación en el cerebro", dijo Ginty.

Lehnert, quien participó en el estudio, agregó: “Fue realmente inesperado ver cambios en estos momentos de desarrollo posnatal”.

“Este podría ser solo uno de los muchos cambios en el desarrollo posnatal que son importantes para permitirnos representar el mundo táctil que nos rodea y ayudarnos a adquirir la capacidad de manipular objetos en el mundo a través del circuito sensorial motor del que el tacto es una parte tan especial".

El estudio se llevó a cabo en ratones, pero dado que la sobrerrepresentación de las regiones sensibles de la piel en el cerebro es una característica de los mamíferos, se cree que las conclusiones también se pueden aplicar a los humanos.

Los hallazgos fueron publicados el lunes en la revista Cell.