Equipo de investigación descubre “sala de maternidad prehistórica” de un dinosaurio del Ártico

Dientes y huesos diminutos de siete especies de dinosaurios fueron descubiertos por científicos en el norte de Alaska

Celine Wadhera
viernes 25 junio 2021 20:30
El nuevo titanosaurio, ¿el dinosaurio más grande jamás descubierto?
Read in English

Según una nueva investigación, casi todos los tipos de dinosaurios del Ártico vivían todo el año y se reproducían en regiones que hasta ahora se consideraban inhabitables en invierno.

Un equipo de científicos de la Universidad de Alaska Fairbanks y de la Universidad Estatal de Florida desenterró diminutos dientes y huesos de dinosaurio del periodo Cretácico (hace 145-66 millones de años) encontrados en la Formación Prince Creek, en el norte de Alaska.

Dicen que el hallazgo de estos huesos en latitudes tan altas sugiere que los dinosaurios eran “habitantes de todo el año” del Ártico. Anteriormente se pensaba que estos dinosaurios emigraban al sur durante los inviernos para poner sus huevos en latitudes más bajas.

Pat Druckenmiller, autor principal del trabajo y director del Museo del Norte de la Universidad de Alaska, indicó: “No hace mucho tiempo que la gente se sorprendió al descubrir que los dinosaurios vivían en el Ártico hace 70 millones de años.

“Ahora tenemos pruebas inequívocas de que también anidaban allí. Es la primera vez que se demuestra que los dinosaurios podían reproducirse en estas altas latitudes”.

El descubrimiento de los huesos de dinosaurios perinatales -bebés de dinosaurio que habían nacido recientemente o estaban a punto de nacer- de siete especies de dinosaurios del Ártico, sugiere que los huevos habían sido puestos en la región norte.

Leer más: La mayor extinción masiva de la Tierra ocurrió 10 veces más rápido en los océanos, encuentra un estudio

El profesor de ciencias biológicas de la Universidad Estatal de Florida y coautor del estudio, Gregory Erickson, comentó: “Uno de los mayores misterios sobre los dinosaurios del Ártico era saber si migraban estacionalmente hacia el Norte o eran habitantes de todo el año”.

“Encontramos inesperadamente restos de perinatos que representaban casi todos los tipos de dinosaurios en la formación. Era como una maternidad prehistórica”, añadió.

Tras recuperar y examinar laboriosamente los fósiles -algunos no más grandes que la cabeza de un alfiler-, los investigadores colaboraron con científicos del Museo Real Tyrell de Paleontología de Alberta (Canadá) para comparar y confirmar que los huesos eran de dinosaurios perinatales, comparándolos con fósiles de yacimientos situados en latitudes más bajas.

Una vez que los científicos confirmaron que los dinosaurios anidaban en la zona, quedó claro que debían haber vivido toda su vida en el Ártico.

Las investigaciones anteriores del Dr. Erickson revelaron que el periodo de incubación de la mayoría de los dinosaurios del Ártico abarcaba de tres a seis meses. Incluso en el extremo más corto de este rango, el marco de tiempo sería demasiado corto para sugerir la migración estacional. Como los veranos en el Ártico son especialmente cortos, aunque los dinosaurios pusieran sus huevos en primavera, las crías serían demasiado jóvenes para emigrar al sur en otoño.

Caleb Brown, coautor del estudio y paleontólogo del Royal Tyrell Museum, informó: “Por muy oscuros y sombríos que fueran los inviernos, los veranos habrían tenido 24 horas de luz solar, condiciones estupendas para el crecimiento de un dinosaurio si podía crecer lo suficientemente rápido antes de que llegara el invierno”.

El Dr. Erickson mencionó que la residencia en el Ártico durante todo el año puso a prueba la fisiología de los dinosaurios, pero con el descubrimiento de los perinatos surgen nuevos misterios por resolver.

“Hemos resuelto los antiguos misterios sobre el reinado de los dinosaurios, pero hemos abierto una nueva lata de gusanos. ¿Cómo sobrevivieron a los inviernos árticos?”.

El Dr. Druckenmiller sugirió que los dinosaurios árticos más pequeños podrían haber hibernado durante el invierno, mientras que otros podrían haber sobrevivido gracias a la búsqueda de materia vegetal que permanecía durante el invernadero, “de forma muy parecida a los alces actuales”.

En las excavaciones realizadas en toda la región, los paleontólogos sólo han descubierto fósiles de animales de sangre caliente -no se han descubierto serpientes, ranas o tortugas-, lo que sugiere que los animales de sangre fría no estaban preparados para sobrevivir a las gélidas temperaturas de los inviernos árticos.

“Este estudio llega al corazón de una de las preguntas más antiguas entre los paleontólogos: ¿Eran los dinosaurios de sangre caliente?” mencionó el Dr. Druckenmiller.

Añadió que los autores del estudio pensaban que la endotermia -generación de calor interno, a menudo denominada “sangre caliente”- era una parte importante de la supervivencia de los dinosaurios del Ártico.

Los hallazgos fueron publicados en Current Biology .