Capital jordana se vuelve una fiesta al aire libre por primera gran boda real en años

La capital jordana se convierte en una fiesta al aire libre con multitudes congregadas para celebrar la primera gran boda real del reino en años y deleitarse con la inequívoca demostración de la influencia e importancia de Jordania

Isabel Debre
Jueves, 01 de junio de 2023 14:48 EDT
JORDANIA-BODA REAL
JORDANIA-BODA REAL

La capital jordana se convirtió en una fiesta al aire libre el jueves luego de que las multitudes se congregaron para celebrar la primera gran boda real del reino en años y deleitarse con la inequívoca demostración de la influencia e importancia de Jordania.

Jordanos de todas las clases sociales compartieron una contagiosa emoción por la unión entre el príncipe heredero Hussein y la arquitecta saudí Rajwa Alseif, olvidando momentáneamente sus diferencias y problemas en un país de Medio Oriente considerado un raro faro de estabilidad en una región turbulenta.

La fiebre de la boda llevaba semanas en aumento. Al comenzar el día, los jordanos, ataviados con los tradicionales pañuelos rojos y blancos y otros elaborados atuendos -como camisetas con imágenes de la pareja y pintura corporal para felicitar al príncipe- se reunieron en torno a pantallas gigantes en todo el país para ver el desarrollo de la ceremonia. Miembros de la realeza y dignatarios de todo el mundo acudieron a Amán para la ocasión.

La tradicional ceremonia islámica duró apenas unos minutos, pero los jordanos aseguraron que las celebraciones continuarían toda la noche.

“Es un día muy importante para mi país, y los que no son jordanos no lo entenderían”, dijo Najwa Issamad, una enfermera de 40 años que miraba a sus hijos adolescentes bailar alborotadamente al son de la música pop de boda que sonaba a todo volumen en sus teléfonos en el centro de la ciudad. “Es el momento en que todos los jordanos dejamos lo que estemos haciendo y decimos: celebremos, alegrémonos”.

Una multitud se agolpó en los principales bulevares de la capital para ver la caravana de camionetas Land Rover rojos de la pareja real y sus guardias a caballo atravesar la ciudad. Aplaudieron, se empujaron y cantaron alegremente.

El espíritu de la ocasión atrajo incluso a los que normalmente no se inmutan. Había algo poderoso en la forma en que una boda real puede levantar el velo sobre una familia cuyas personalidades suelen quedar oscurecidas por la pompa y el decoro, dijo Deema Abu Sharaf, de 19 años, que, según confesó, “no es una persona obsesionada”.

“Es mi oportunidad de observarlos, de ver si parece que se divierten”, dijo.

Muchas chicas se quedaron prendadas del vestido de Alseif: un sencillo vestido blanco de crepé del diseñador libanés Elie Saab, con una larga cola en abanico. “No podría haber imaginado un vestido mejor”, dijo Reem Halman, de 32 años, mientras fumaba un narguile y veía las repeticiones del paso de la novia por el altar. “Era bonito, pero no exagerado”.

Para la mayoría, la boda real tuvo el efecto de proporcionar un único tema de conversación nacional. Pero hubo quienes reaccionaron con más tibieza a los festejos.

Fatima Elvin, una jordana de 26 años de padres iraníes, dijo que se había saltado las fiestas del jueves para estudiar para sus exámenes universitarios. No le importó perderse los festejos.

“No hay nada de locura en ellos sobre lo que podamos intercambiar chismes”, dijo Elvin, refiriéndose a los escabrosos amoríos y desagradables divorcios de la realeza británica a lo largo de los años, que han dado lugar a libros y telenovelas. “Ella (la novia) es perfecta y es imposible criticarla”.

Los funcionarios de palacio no han revelado detalles sobre la relación del futuro rey de Jordania y Alseif, vástago de una influyente familia saudí, ni de cómo se conocieron.

Cuando se le preguntó si la disputa palaciega de Jordania en 2021 -una crisis que enfrentó al rey Abdullah II con su hermanastro y antiguo príncipe heredero Hamzah- constituía un jugo narrativo apropiado, Elvin se puso rígido y dijo secamente: “No podemos hablar de eso”.

La ley jordana prohíbe criticar a la familia real y a los servicios de seguridad. Freedom House, un grupo de control estadounidense que elabora un informe anual sobre el historial de derechos de cada país, rebajó recientemente su calificación de la democracia jordana: de “parcialmente libre” a “no libre”.

Pero el jueves, el torrente de buenas noticias que es la prensa estatal jordana parecía representativo del estado de ánimo nacional.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in