Las órdenes ejecutivas de Biden impulsarán los beneficios alimentarios

La propuesta salarial de $15 de Biden: ¿Asesino de empleos o una bendición para los trabajadores?

La administración de Joe Biden lanzó su campaña para aumentar el mínimo como una forma de ayudar a millones de trabajadores pobres, reducir la enorme desigualdad financiera de Estados Unidos y ayudar a impulsar la economía

Via AP news wire
miércoles 17 febrero 2021 19:55
Read in English

El esfuerzo del presidente Joe Biden por aumentar el salario mínimo federal a $15 la hora podría brindar una buena oportunidad para alguien como Cristian Cardona, un trabajador de comida rápida de 21 años. A Cardona le encantaría ganar lo suficiente para poder mudarse de la casa de sus padres en Orlando, Florida, y tal vez juntar dinero para la universidad.

A más de 1.000 millas de distancia, en Detroit, a Nya Marshall le preocupa que un salario mínimo de $15 aumente sus costos laborales y tal vez la obligue a cerrar su restaurante de 2 años, que ya está bajo la presión de la pandemia viral.

Entre la esperanza de Cardona y el miedo de Marshall se encuentra un debate público turbulento, que tiene enormes consecuencias para los trabajadores y las empresas estadounidenses. ¿Logrará la administración Biden promulgar un salario mínimo federal mucho más alto, y debería hacerlo? Los economistas han argumentado los méritos de los aumentos del salario mínimo durante años.

“La madre de todos los debates económicos” es como lo describen los economistas Michael Feroli y Daniel Silver de JPMorgan Chase.

La administración ha lanzado su campaña para aumentar el mínimo como una forma de ayudar a millones de trabajadores pobres, reducir la enorme desigualdad financiera de Estados Unidos y ayudar a impulsar la economía.

“Ningún estadounidense debería trabajar a tiempo completo y vivir en la pobreza”, dijo Rosemary Boeglin, portavoz de la Casa Blanca. “Las investigaciones han demostrado que aumentar el salario mínimo reduce la pobreza y tiene beneficios económicos positivos para los trabajadores, sus familias, sus comunidades y las empresas locales donde gastan esos dólares adicionales”.

Sin embargo, solo este mes, la Oficina de Presupuesto del Congreso, que no es partidista, estimó que, si bien aumentar el salario mínimo a $15 para 2025 aumentaría el salario de 17 millones de personas y sacaría a 900.000 de la pobreza, también acabaría con 1.4 millones de puestos de trabajo. El razonamiento es que los empleadores recortarían empleos para compensar sus costos laborales más altos.

El destino de la propuesta de salario mínimo de Biden sigue siendo confuso. Frente a la resistencia en el Congreso, el presidente ha reconocido que probablemente tendrá que omitir la medida del paquete de ayuda financiera COVID-19 de $ 1.9 billones que está proponiendo y volver a presentarla más tarde como un proyecto de ley separado.

Durante años, casi no hubo ningún debate sobre el salario mínimo. Los economistas clásicos tenían un consejo estándar sobre la imposición o aumento de los salarios mínimos: no lo hagas. Se pensaba que acumular costos laborales más altos para los empleadores los obligaría a recortar empleos y terminaría perjudicando a los trabajadores con salarios muy bajos a los que se pretendía ayudar el salario mínimo.

Pero una investigación pionera en la década de 1990 sugirió que la versión Econ 101 era, en el mejor de los casos, simplista. Ahora existe una confianza creciente entre los economistas, aunque lejos de un consenso, de que los legisladores pueden imponer aumentos bruscos del salario mínimo sin eliminar un gran número de puestos de trabajo.

Al evaluar el plan de $15 de Biden, por ejemplo, los economistas de Morgan Stanley han concluido que “el impacto en el empleo, positivo o negativo, sería mínimo, mientras que los beneficios sociales de sacar los salarios reales de las personas de bajos ingresos y de millones de personas fuera de la pobreza son sustanciales”.

Aumentar el salario mínimo, dijeron, también ayudaría a reducir la brecha económica crónica entre los estadounidenses blancos por un lado y los estadounidenses negros e hispanos por el otro.

El gobierno federal introdujo un salario mínimo en un país marcado por la Depresión en 1938. Aunque el Congreso ha elevado el mínimo con el tiempo, no lo ha hecho en más de 11 años: la brecha más larga entre los aumentos. Veintinueve estados y Washington, DC ya han adoptado salarios mínimos por encima de los $7.25 federales.

Estados Unidos está a la zaga de otros países desarrollados en el tamaño de su salario mínimo. En 2018, el mínimo de EE. UU. ascendió al 33% de las ganancias medias de la nación, el último lugar entre 31 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Por el contrario, el salario mínimo de Canadá llegó al 51% del ingreso medio, el 62% de Francia.

El plan de Biden cambiaría las cosas por completo. Propone aumentar gradualmente el salario a $15 la hora para 2025, comenzando con un salto a $9.50 este año. A partir de entonces, se indexaría para crecer al mismo ritmo que el salario medio de EE. UU., el punto en el que la mitad gana más y la mitad gana menos.

Los defensores dicen que aumentar los salarios en la parte inferior de la escala salarial ayudaría a aliviar la desigualdad de ingresos, incluidas las disparidades raciales en los ingresos. El Instituto de Política Económica liberal estima que el 31% de los afroamericanos y el 26% de los latinos recibirían un aumento si el salario mínimo federal se elevara a $15 la hora.

Dos economistas de la Universidad de California en Berkeley, Ellora Derenoncourt y Claire Montialoux, informaron el año pasado que la expansión del salario mínimo en las décadas de 1960 y 1970 "jugó un papel fundamental" en la reducción temporal de la brecha de ingresos entre los trabajadores blancos y negros. Llegaron a la conclusión de que "la política de salario mínimo puede desempeñar un papel fundamental en la reducción de las disparidades económicas raciales".

El pensamiento de los expertos sobre el salario mínimo comenzó a cambiar con la publicación en 1993 de un artículo de los economistas David Card y Alan Krueger, ambos en la Universidad de Princeton. Antes, a los economistas les preocupaba que sus modelos teóricos no tuvieran en cuenta la complejidad del mercado laboral.

Entonces, cuando Nueva Jersey aumentó su salario mínimo en 1992, y la vecina Pensilvania no lo hizo, Card y Krueger vieron un experimento del mundo real en proceso. ¿Perdería Nueva Jersey trabajos de bajos salarios, como había enseñado la economía clásica?

Los dos economistas encuestaron 410 restaurantes de comida rápida en ambos estados. Su sorprendente descubrimiento: los restaurantes de Nueva Jersey, a pesar de la carga de un salario mínimo más alto, en realidad agregaron más puestos de trabajo que los de Pensilvania.

“Lo que encontraron fue muy impactante: los salarios aumentaron bastante, pero no hubo evidencia de reducción del empleo”, dijo Arindrajit Dube de la Universidad de Massachusetts Amherst, un investigador líder en salario mínimo. "Esto envió ondas de choque a través de la disciplina".

Dube, quien tuvo un trabajo de salario mínimo en McDonald's cuando era adolescente en Seattle, cita dos razones por las que cree que los salarios mínimos más altos generalmente no matan empleos. En primer lugar, muchas empresas pueden subir los precios para repercutir sus mayores costes laborales.

“Una hamburguesa puede costar 50 centavos más”, dijo Dube. “Lo que eso significa es que los consumidores de ingresos medios y altos, de hecho, están subsidiando a los trabajadores con salarios bajos. Esa es una característica, no un error ''.

En segundo lugar, dijo, cuanto más alto sea el salario, menos probable es que los empleados renuncien. Por lo tanto, un mínimo federal más alto podría reducir la alta rotación en, digamos, establecimientos de comida rápida y hacerlos más productivos. Los empleadores no tendrían que luchar constantemente para encontrar y capacitar a nuevos empleados, una tarea que consume tiempo, dinero y recursos.

Hablando con analistas el mes pasado, de hecho, el director ejecutivo de McDonald's, Chris Kempczinski, dijo que el gigante de la comida rápida “estaría bien” siempre que el aumento salarial se aplicara a todos.

Sin embargo, al duplicar con creces el salario mínimo federal en unos pocos años, el plan de Biden entraría en territorio inexplorado. Feroli y Silver de JPMorgan señalan que la mayoría de los aumentos del salario mínimo ascienden al 5% al 15%. Una duplicación del mínimo, como propone Biden, podría potencialmente ejercer un efecto más dañino en los trabajos de lo que sugiere la investigación.

Dube admite que Biden corre el riesgo de aumentar el salario mínimo demasiado alto, demasiado rápido. Sin embargo, sostiene que la incorporación gradual permitiría a los legisladores monitorear cómo está reaccionando el mercado laboral y retrasar los aumentos salariales programados si los empleadores respondieran a sus costos más altos recortando empleos.

En un ayuntamiento el martes por la noche en Milwaukee, Biden pareció indicar su voluntad de conformarse con un aumento más modesto del salario mínimo federal.

"Apoyo un salario mínimo de $15", dijo el presidente, al tiempo que agregó, "pero ese es un tema discutible".

Sugirió que un aumento a $12 o $13 por hora para el 2025, en lugar de $15, significaría que "el impacto en las empresas se reduciría absolutamente". Y estuvo de acuerdo en que "no es ilegítimo" que las pequeñas empresas teman un sueldo.

De hecho, los críticos argumentan que ahora no es el momento para un fuerte aumento salarial. Muchas de las empresas con más probabilidades de pagar el mínimo (restaurantes, hoteles, cines) han sido las más afectadas por la pandemia y los cierres y otras medidas destinadas a contenerla.

Considere el restaurante de Marshall en Detroit, Ivy Kitchen + Cocktails, ya devastado por el coronavirus. Los ingresos bajaron un 85%. Ella teme que los costos laborales más altos puedan dar el golpe final.

“No estamos ganando dinero; 2020 fue una pérdida total ”, dijo Marshall. “Imponernos un aumento salarial así en este momento no sería una buena idea, y muchos de nosotros simplemente cerraríamos... Nuestras puertas apenas están abiertas”.

Por otra parte, la pandemia también ha puesto de manifiesto lo difícil que es la vida en la parte inferior de la escala de ingresos. En Orlando, Cardona gana $11 la hora como gerente en un McDonald's. Incapaz de pagar un lugar propio, vive con sus padres, contribuyendo a la compra y ayuda con la factura de la luz. Sus planes de ahorrar para la universidad están en suspenso, indefinidamente.

Un aumento de hasta $15 la hora “definitivamente sería un buen impulso; $11 todavía no es un salario digno”, dijo Cardona. “Mucha gente que gana este salario, vive de cheque en cheque”.

Muchos de sus compañeros de trabajo, señala, no son adolescentes que ganan unos dólares después de la escuela. Son madres solteras o adultos mayores, que luchan por pagar el alquiler, pagar las facturas de servicios públicos, comprar alimentos.

En cuanto a la propuesta de salario mínimo de Biden, se enfrenta a las reglas de "reconciliación presupuestaria" del Senado, que probablemente regirán el paquete de ayuda de rescate del presidente. Las reglas de reconciliación permiten que la legislación se apruebe con una mayoría simple de votos, no con una mayoría a prueba de obstruccionismo de 60 senadores. Pero se supone que deben limitarse a cuestiones presupuestarias y probablemente no se apliquen a un aumento del salario mínimo.

Si el gobierno federal permanece en un punto muerto, los estados y las localidades, que pueden ir más allá del mínimo federal, no necesariamente esperarán. Veintiún estados aumentaron sus salarios mínimos el año pasado, señala Morgan Stanley.

Las ciudades también están entrando en acción. En un estudio publicado este mes, Dube y Attila Lindner de University College London encontraron que 42 ciudades han establecido salarios mínimos por encima del mandato federal. Y 22 de ellos, incluidos Seattle, Los Ángeles y Washington DC, ya cuestan $15 o más, frente a solo tres en 2010.

___

Los escritores de negocios de AP Dee-Ann Durbin en Detroit y Christopher Rugaber en Washington contribuyeron a este informe.