Primeras acciones de Joe Biden al frente de Estados Unidos

Joe Biden describe la Casa Blanca como una “jaula dorada” que lo “cohíbe”

El presidente reveló que todos sus predecesores vivos lo han llamado por teléfono, excepto Donald Trump

Namita Singh
miércoles 17 febrero 2021 16:07
Read in English

El presidente Joe Biden reflexionó el martes sobre los adornos de la Casa Blanca, incluido el personal que lo atiende, y describió su nueva residencia como una "jaula dorada" en la que a veces se sentía cohibido.

“Me levanto por la mañana, miro a Jill y le digo, '¿dónde estamos?'”, bromeó, y agregó que a pesar de que ha sido presidente por solo cuatro semanas, las cosas van tan rápido que se siente como cuatro años.

Hablando con CNN el martes por la noche, el presidente Biden también señaló que todos sus predecesores vivos lo llamaron a la Casa Blanca, con la notable excepción de uno: el expresidente Donald Trump. "Por cierto, todos ellos, con una excepción, han tomado el teléfono y me han llamado también", declaró.

También describió su nueva vida diaria, diciendo que se sentía “extremadamente cohibido” porque el personal de la Casa Blanca lo estaba atendiendo.

“No sé ustedes, pero me criaron de una manera que no buscabas a nadie que te atienda”, agregó. “Y es donde me encuentro extremadamente cohibido por las personas maravillosas que trabajan en la Casa Blanca. Hay alguien parado allí y me entrega el abrigo de mi traje".

También comparó la experiencia de vivir en la Casa Blanca con la de la residencia oficial del vicepresidente, ubicada en el Observatorio Naval en el noroeste de Washington. Biden mencionó que la casa del vicepresidente ofrecía un amplio espacio para nadar, explorar y hacer ejercicio con mayor privacidad.

Pero agregó que siente un "sentido de la historia" en su nueva residencia, al escuchar a los historiadores hablar sobre sus predecesores que llegaron al momento y los que no. Dijo que veía la presidencia estadounidense en términos de Abraham Lincoln, Franklin D. Roosevelt y George Washington, a quienes describió como "superhumanos". Sin embargo, indicó que se sentía más cómodo perteneciendo a la liga de los últimos siete presidentes estadounidenses a quienes conocía bien.

“No lo sé, son superhumanos. Pero tuve que recordarme a mí mismo que son hombres realmente buenos que conocía bien, los últimos siete presidentes. Y, al menos, son personas a las que conocía lo suficiente como para saber que juego en el mismo equipo. Así que me quitó el sentido de, esto es, Dios mío, ya sabes, no soy Abraham Lincoln, no soy Franklin Roosevelt, ¿cómo lidio con estos problemas?, concluyó