Amy Coney Barrett titubea al nombrar las cinco libertades constitucionales

La jueza luchó por nombrar las cinco libertades protegidas por la Primera Enmienda en el tercer día de su audiencia de en Capitol Hill.

James Crump@thejamescrump
jueves 15 octubre 2020 13:51
Amy Coney Barrett  titubea al nombrar las libertades de la Primera Enmienda
Read in English

Amy Coney Barrett, candidata conservadora a la Corte Suprema, luchó por nombrar las cinco libertades protegidas por la Primera Enmienda en el tercer día de su audiencia de confirmación en Capitol Hill.

El senador republicano Ben Sasse le pidió a Barrett, elegida por el presidente Donald Trump para reemplazar a la fallecida Ruth Bader Ginsburg como jueza en la Corte Suprema de Estados Unidos, que nombrara las cinco libertades constitucionales durante su audiencia de confirmación el miércoles.

El senador preguntó: "¿Cuáles son las cinco libertades de la Primera Enmienda?" y la jueza de 48 años, respondió: "Discurso, religión, prensa, asamblea".

Barrett luego hizo una pausa y comenzó a contar con los dedos, antes de agregar: "Discurso, religión, prensa, asamblea... No sé, ¿Qué me estoy perdiendo?".

Sasse respondió: "reparación o protesta" y Barrett, que actualmente se desempeña como jueza de circuito en la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos, sonrió y dijo: "Está bien".

El senador le hizo la pregunta a la nominada a la Corte Suprema mientras hablaba de cómo Barrett enseñaba a los estudiantes sobre la constitución en su papel anterior como profesora en la Facultad de Derecho de Notre Dame.

La Primera Enmienda prohíbe al gobierno aprobar leyes que impidan a los ciudadanos estadounidenses ejercer la libertad de religión, expresión, prensa, reunión y tener la capacidad de solicitar una reparación de agravios.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos recomienda que las personas que soliciten la ciudadanía estadounidense estudien las cinco libertades en preparación para su examen de naturalización, según Forbes.

Más temprano en el día, Barrett, una católica devota, se negó a decir si votaría para revocar las decisiones que brindan protección legal al control de la natalidad y al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Barrett no confirmó si habría fallado con la mayoría en una votación que defendió el control de la natalidad legal, lo que llevó al miembro del Comité Judicial del Senado, Richard Blumenthal, a decirle que estaba "atónito".

Las preocupaciones sobre las fuertes creencias religiosas de Barrett se han planteado anteriormente, y en 2017 la senadora demócrata Dianne Feinstein se preguntó si podría mantener sus creencias separadas de la corte.

En la audiencia, Feinstein le dijo a Barrett: “Creo que en su caso, profesora, cuando lee sus discursos, la conclusión a la que se llega es que el Dogma vive ruidosamente dentro de usted",

"Y eso es motivo de preocupación cuando se trata de grandes problemas en los que un gran número de personas han pensado durante años en este país".

Barrett respondió que "seguiría todos los precedentes de la Corte Suprema sin falta" y que "nunca impondría mis propias convicciones personales a la ley".