Stay up to date with notifications from The Independent

Notifications can be managed in browser preferences.

Premios Oscar 2022: la política de la vestimenta de la alfombra roja y cómo los famosos eligen sus atuendos

Los famosos hacen que las apariciones en la temporada de premios parezcan fáciles, pero entre bastidores es una historia totalmente diferente. Sarah Young reporta

Domingo, 27 de marzo de 2022 17:12 EDT
Un vistazo al 2020: estos fueron los peores looks de celebridades del año

La temporada de premios ofrece a los cinéfilos la oportunidad de celebrar los mayores talentos de la industria del cine, pero para los aficionados a la moda, la promesa de un tramo de suelo de color escarlata e iluminado con lámparas es lo que realmente atrae.

Nos referimos, por supuesto, al lugar más glamuroso del mundo: la alfombra roja.

Las celebridades suelen hacer que las apariciones en la temporada de premios parezcan fáciles, pero entre bastidores hay un completo sistema de política de alfombra roja y acuerdos secretos que garantizan que esos pocos minutos de pantalla sean los adecuados.

¿Cómo se preparan las estrellas para una noche en la que no solo pueden llevarse una estatuilla de oro, sino también subir y bajar el listón de la vestimenta?

Según Emily Sánchez, una estilista de moda que ha vestido a personajes como Renee Zellweger, Glenn Close y Naomi Watts, la forma en que se prepara un momento de la alfombra roja depende en gran medida de quién sea la celebridad y de su relación con el diseñador.

“A menudo tiene sentido que un artista piense primero en un diseñador con el que tiene una relación para vestirlo en un gran evento, ya que es algo sentimental y una forma de honrar esa relación para ese gran momento”, explica Sánchez, quien añade que los estilistas suelen ponerse en contacto con las marcas con semanas de antelación al anuncio de las nominaciones.

Sin embargo, el tema de las nominaciones puede complicar aún más las cosas, pues muchas marcas se reservan su decisión de vestir a un actor hasta que se haya revelado si es o no aspirante a un premio.

“Con las nominaciones no siempre está claro quién será nominado o quién asistirá a qué evento”, explica Sánchez.

“Los presentadores suelen anunciarse la semana anterior a la entrega de premios, así que eso añade otro elemento, pero las marcas están definitivamente motivadas para vestir a los nominados y a los presentadores, ya que son oportunidades de prensa más importantes”.

Como la mayoría de las cosas en las industrias de la moda y el cine, vestir a un actor para una entrega de premios parece ser sobre todo una transacción comercial y, aunque Sánchez se mantiene hermética sobre los precios que implica vestir a una celebridad, reportes anteriores han indicado cuánto dinero está potencialmente en juego.

En 2017, se reveló que Meryl Streep rechazó la oportunidad de llevar una creación de alta costura personalizada de Chanel para los premios Oscar después de que la casa de moda se negara a pagarle por llevarla.

Tal y como reporta Women’s Wear Daily, el entonces director creativo de Chanel, Karl Lagerfeld, arremetió contra la actriz diciendo: “Hice un boceto, y empezamos a hacer el vestido”, antes de afirmar que más tarde recibió un mensaje de texto que decía: “No sigas con el vestido. Hemos encontrado a alguien que nos pagará”.

Según la estilista de celebridades Jessica Paster, entre cuyas clientas se encuentran Cate Blanchett, Miranda Kerr y Sandra Bullock, se considera normal que un diseñador pague a una celebridad por llevar un determinado vestido.

“Es frecuente en todos los ámbitos”, señaló Paster a Business Insider. “La gente de la joyería está pagando, la gente de los zapatos está pagando, las compañías de tampones están pagando, ¡todo el mundo está pagando!”.

Sin embargo, advierte: “Si el vestido le queda fatal a una clienta, con US$250.000 o menos no merece la pena llevarlo”.

“Si le queda precioso y es el vestido que íbamos a elegir de todas formas, ¿por qué no cobrar?”.

Aunque el beneficio económico es importante para algunos, para otros la oportunidad de llevar, y posiblemente incluso llevarse a casa, una creación de un diseñador es suficiente para convencerles de asociarse con una marca concreta.

En 2014, Lupita Nyong’o consiguió quedarse con el etéreo vestido azul pálido de Prada que llevó a los premios Oscar, mientras que Glenn Close aún tiene colgado en su armario el brillante vestido de capa de Carolina Herrera que eligió para la ceremonia de 2019.

Pero, Sánchez dice que conservar la ropa no es un hecho, ni siquiera para los actores que ganan en la noche.

“La opción más especial y el mayor honor es siempre un vestido a medida hecho solo para ese evento, pero a menos que el vestido sea a medida, hay un entendimiento de que el vestido será devuelto después de los eventos”, afirma Sánchez.

“Me presentaré la mañana o el día después de un evento para recoger las joyas, los accesorios y el vestido”.

“Nos presentamos y hacemos la magia de la moda para la entrega de premios y, con la misma rapidez, al día siguiente todo debe ser devuelto”.

La estilista Micaela Erlanger, que ha trabajado tanto con Nyong’o como con Streep, está de acuerdo y añade que, a la hora de regalar, cada marca es diferente.

“Algunas marcas quieren guardarlos para sus propios archivos”, subrayó Erlanger a ABC.

“La marca lo decide y el cliente está contento de cualquier manera. Yo diría que está al 50 por ciento. Si alguien gana con un vestido, en general las marcas se inclinan más por regalarlo porque es muy sentimental.”

Aunque los eventos de la alfombra roja son siempre ocasiones decisivas para que las celebridades exhiban sus credenciales sartoriales, también son una gran oportunidad para sensibilizar.

Últimamente, la temporada de premios ha estado dominada por los movimientos #MeToo y Time’s Up, y los Golden Globes provocaron que la moda y el activismo colisionaran en su alfombra roja en 2018.

La protesta coordinada, conocida como el “apagón”, fue un esfuerzo de las mujeres más famosas y consumadas de Hollywood, incluidas Emma Watson y Tracee Ellis Ross, para hacer una declaración audaz contra el acoso sexual en su industria al elegir usar conjuntos completamente negros.

En 2020, las celebridades se volcaron en el tema de la sostenibilidad y el impacto que la industria de la moda está teniendo en el cambio climático.

En los premios SAG de 2020, Jennifer Aniston defendió la moda vintage con un vestido de satén blanco de Dior de primavera/verano de 1999, mientras que Joaquin Phoenix continuó con su promesa de llevar el mismo esmoquin de Stella McCartney durante toda la temporada de premios, para poner de relieve el problema de los residuos en la alfombra roja.

En los BAFTA de 2020, se pidió a los invitados que eligieran opciones sostenibles en la alfombra roja como parte de sus esfuerzos por ser una ceremonia de premios neutra en cuanto a las emisiones de carbono, ya sea volviendo a vestir algo que ya tuvieran o alquilando un conjunto en lugar de comprar algo nuevo.

Saoirse Ronan fue una de las pocas celebridades que se ciñó a las nuevas guías, con un vestido negro de Gucci confeccionado a partir de satén desechado, mientras que la Duquesa de Cambridge volvió a usar un vestido blanco y dorado de Alexander McQueen de su gira de 2012 por Malasia.

“La sostenibilidad es un tema muy caliente en la moda ahora mismo”, comenta Sánchez.

“Intrínsecamente, la idea de que un VIP pueda tomar prestado un vestido de muestra es bastante sostenible. Lo toman prestado, lo lucen en la alfombra, lo devuelven y luego el vestido pasa a ser usado para otras sesiones de fotos o desfiles”.

“El vestido de la alfombra roja tiene la esencia de la sostenibilidad, ya que las prendas cedidas pasan a tener otra vida (o vidas)”.

La estilista añade que el concepto de vestido a medida es más difícil de manejar, ya que se trata de piezas únicas hechas para las celebridades.

“En ocasiones, los diseñadores utilizan un tejido que es de su colección, por lo que se podría estar reutilizando el tejido sobrante, lo que entra en la línea de la sostenibilidad”, indica Sánchez.

“Sin embargo, si un tejido se tiñe o se imprime por encargo, es un poco menos sostenible. Creo que como industria estamos pensando en consumir menos y reutilizar un poco más las cosas”.

“Se trata de poner tu parte, como sea”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in