La sonda china Chang’e 5 vuelve a la Tierra con un “tesoro” lunar

La contaminación en otros planetas podría ayudar a encontrar vida extraterrestre, revela la NASA

El gas de dióxido de nitrógeno podría ser lo que los científicos denominan “tecnofirma”

Adam Smith@adamndsmith
viernes 12 febrero 2021 16:46
Read in English

Los extraterrestres podrían detectarse midiendo la contaminación atmosférica en otros planetas, según una nueva investigación.

Un estudio de la agencia espacial examinó la presencia de gas de dióxido de nitrógeno, que se produce en la Tierra al quemar combustibles fósiles.

Si bien la posibilidad de la evolución de una civilización que se ha desarrollado hacia industrias basadas en el petróleo o el carbón parece escasa, el gas también se obtiene de otros materiales, incluidos los rayos y los procesos biológicos.

"En la Tierra, la mayor parte del dióxido de nitrógeno se emite por la actividad humana, procesos de combustión como las emisiones de vehículos y plantas de energía de combustibles fósiles", declaró Ravi Kopparapu del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

“En la atmósfera inferior (alrededor de 10 a 15 kilómetros), el NO2 de las actividades humanas domina en comparación con las fuentes no humanas. Por lo tanto, la observación de NO2 en un planeta habitable podría potencialmente indicar la presencia de una civilización industrializada".

El gas de dióxido de nitrógeno podría ser lo que los científicos denominan “tecnofirma”, que es cuando hay presencia de un gas que se libera como subproducto de un proceso industrial. Esto es similar a una firma biológica, que son gases como el oxígeno y el metano producidos por la actividad orgánica.

Debido a la gran cantidad de planetas en el universo, así como a su distancia, los científicos deben usar estas indicaciones, que pueden medirse a grandes distancias, para determinar qué mundos vale la pena investigar.

"Otros estudios han examinado los clorofluorocarbonos (CFC) como posibles tecnofirmas, que son productos industriales que se utilizaron ampliamente como refrigerantes hasta que se eliminaron gradualmente, debido a su función en el agotamiento del ozono", comentóJacob Haqq-Misra, coautor del artículo en el Instituto de Ciencias Blue Marble, Seattle, Washington.

“Los CFC también son un poderoso gas de efecto invernadero que podría usarse para terraformar un planeta como Marte, al proporcionar un calentamiento adicional de la atmósfera. Hasta donde sabemos, los CFC no son producidos por la biología en absoluto, por lo que son una firma tecnológica más obvia que el NO2. Sin embargo, los CFC son productos químicos manufacturados muy específicos que pueden no prevalecer en otros lugares; el NO2, en comparación, es un subproducto general de cualquier proceso de combustión".

Los científicos utilizaron modelos informáticos para predecir si el dióxido de nitrógeno podría producir una señal que sea capaz de detectarse con telescopios actuales y futuros. El gas absorbe algunos colores de la luz visible, lo que significa que se puede medir observando la luz reflejada del planeta.

Un planeta similar a la Tierra podría detectarse hasta 30 años luz de distancia durante 400 horas utilizando un gran telescopio de la NASA; si bien es una gran cantidad de tiempo para estudiar un solo planeta, no es algo sin precedentes. El telescopio Hubble de la NASA tomó una cantidad de tiempo similar para las Oobservaciones de Campo Profundo del Hubble, que ha ayudado a los científicos a estudiar la materia oscura.

"En la Tierra, alrededor del 76 por ciento de las emisiones de NO2 se deben a la actividad industrial", dijo Giada Arney, de Nasa Goddard, coautora del artículo. “Si observamos NO2 en otro planeta, tendremos que ejecutar modelos para estimar las emisiones máximas posibles de NO2 que se podrían tener solo de fuentes no industriales. Si observamos más NO2 de lo que nuestros modelos sugieren que es posible de fuentes no industriales, entonces el resto del NO2 podría atribuirse a la actividad industrial.

"Sin embargo, siempre existe la posibilidad de un falso positivo en la búsqueda de vida más allá de la Tierra, y será necesario trabajar en el futuro para garantizar la confianza para distinguir los verdaderos positivos de los falsos positivos".

Existen beneficios y complicaciones al usar dióxido de nitrógeno para buscar mundos extraterrestres. Afortunadamente, las estrellas que son más frías y más comunes que nuestro sol producen menos luz ultravioleta (que descompone el gas) y, por lo tanto, aumentan las posibilidades de que se pueda encontrar vida extraterrestre.

Sin embargo, a la inversa, las nubes o aerosoles en la atmósfera podrían imitar la firma del gas, lo que hace que sea más difícil de detectar, aunque los investigadores están desarrollando modelos 3D para mapear los resultados con mayor precisión y lidiar con estas posibles imperfecciones.

La investigación se publicó en línea el martes 9 de febrero en arXiv.