Cinco recetas de cenas que te animarán a cocinar durante otoño

Agrega un poco de peso a sus platos de verano favoritos para este momento entre temporadas, dice Emily Weinstein

lunes 20 septiembre 2021 21:57
<p>Septiembre ha llegado y, con él, la cocina casera otoñal</p>

Septiembre ha llegado y, con él, la cocina casera otoñal

Read in English

Septiembre ha llegado y, con él, la cocina casera otoñal. Lo sé, probablemente todavía estés comiendo tomates. Yo también. Me gusta esta temporada media, cuando tal vez todavía estés comiendo ensaladas gigantes y animadas para la cena, pero son un poco más pesadas y no nacen de la desesperación húmeda por simplemente refrescarte. Pero mientras pelaba manzanas esta semana para una galette de Rosh Hashaná y ponía un pollo asado en el horno con zanahorias y papas, mi mente se centró en las tardes frescas y soleadas y las noches frescas, el clima de suéter, y todos los sabores que asocio con ellos.

Ensalada picada con aderezo ranch de jalapeño

Esta ensalada picada es fresca, festiva y excesiva a modo de celebración. Si bien la mayoría de las ensaladas optan por la capa más ligera de aderezo para optimizar los sabores de los productos, esta requiere que el aderezo cubra generosamente los ingredientes crujientes. Inspirada en la ensalada César, el aderezo ranch y las ensaladas dignas de la cena popularizadas en las cadenas de restaurantes, esta ensalada es contundente y satisfactoria, gracias a ricos ingredientes como el aguacate, el queso feta y un aderezo espesado con mayonesa. Además de aquellos con picadura, como rábanos, granos de maíz. y totopos. Combine la ensalada con tofu a la parrilla, pollo, gambas o hamburguesas, o nada en absoluto. Esta ensalada evita la sutileza y toca todas las notas correctas.

Por: Alexa Weibel

Porciones: 4 a 6

Tiempo total: 20 minutos

Ingredientes:

Para el aderezo:

120 ml de suero de leche

120 g de mayonesa

3 cebollines grandes, cortados y finamente picados

6 gr de cilantro fresco finamente picado

2 cucharadas de jalapeño finamente picado con sus semillas (o al gusto)

1 lima, rallada

½ cucharadita de cebolla en polvo

¼ de cucharadita de ajo en polvo

Sal y pimienta negra

Para la ensalada:

3 corazones de lechuga romana (aproximadamente 450 g), cortados y picados en trozos pequeños

3 mazorcas de maíz frescas, sin cáscara, con los granos separados

8 rábanos, cortados a la mitad a lo largo y en rodajas finas en medias lunas

2 aguacates grandes y maduros, sin hueso y cortados en cubitos

5 cebollines, cortados y en rodajas finas en ángulo

75 grs de queso feta desmenuzado (o parmesano rallado)

16grs de cilantro picado, hojas y tallos tiernos

50 grs de totopos (preferiblemente con sabor a lima; opcional)

Preparación:

1. Prepara el aderezo: en una taza medidora grande, mezcla todos los ingredientes del aderezo para combinar. Sazona con ¾ de cucharadita de sal y ½ cucharadita de pimienta, rinde aproximadamente 300 ml. Tendrá un sabor bastante salado en este punto, y eso es intencional. Deseas que se sostenga cuando se mezcle con una gran pila de verduras.

2. En un tazón o plato grande y poco profundo, mezcla la lechuga romana con la mitad de los siguientes ingredientes: maíz, rábanos, aguacate, cebollines en rodajas, queso feta y cilantro. Sazona al gusto con sal y pimienta. Agrega 1120 ml de aderezo y revuelva para cubrir. Sazona nuevamente con sal y pimienta.

3. Cubre con el maíz restante, los rábanos, el aguacate, las cebolletas, el queso feta y el cilantro, esparciendo las guarniciones encima o acomodándolos en tiras o montones. Espolvoree algunos trozos de totopos, si los usas. Rocía la ensalada con un aderezo adicional de 60 ml y sirve inmediatamente, sirviendo el aderezo restante y los totopos adicionales al lado.

Leer más: Qué comer antes de acostarse si se quiere dormir bien - y qué evitar

Pollo horneado con calabacín y albahaca

Los muslos del pollo se sazonan con ajo, hierbas y hojuelas de pimiento rojo

En esta sencilla receta, los muslos del pollo se sazonan con ajo, hierbas y hojuelas de pimiento rojo, y se asan junto con tiernos trozos de calabacín que se caramelizan al calor del horno. Las hojas de albahaca rasgadas y un chorrito de limón le dan al plato notas picantes y picantes justo antes de servir, mientras que las semillas de cilantro (opcionales) arrojadas a la sartén le dan profundidad. Esta receta sirve cómodamente para dos a tres porciones, pero si está alimentando a más personas, no dude en duplicar los ingredientes. Divide los ingredientes entre dos bandejas y ten en cuenta que es posible que debas agregar unos minutos al tiempo de cocción. Agregue un poco de pan crujiente o arroz para absorber los jugos salados, y tendrá una comida veraniega fresca, llena de sabor y muy fácil de preparar.

Por: Melissa Clark

Porciones: 2 a 3

Tiempo total: 40 minutos

Ingredientes:

800 grs de muslos de pollo con piel y con hueso

Sal y pimienta negra recién molida

560 grs de calabacín, cortado en trozos de 2.5 cm

2 dientes de ajo grasos, finamente rallados, pasados por una prensa o picados

2 cucharaditas de menta seca u orégano

1 cucharadita de semillas de cilantro, partidas con un mortero o con el lado plano de un cuchillo de chef (opcional)

¼ de cucharadita de hojuelas de pimiento rojo, y más para servir

3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, y más según sea necesario

Rodajas de limón, para servir

25 grs de hojas de albahaca fresca, cortadas, para servir

Preparación:

1. Calienta el horno a 220ºC. Seque el pollo con toallas de papel y sazona todo con 1 cucharadita de sal y ½ cucharadita de pimienta negra. Coloca el calabacín en una bandeja de horno con borde y sazona con un poco más de sal y pimienta.

2. En un tazón pequeño, combina el ajo, la menta u orégano, el cilantro (si lo usas) y las hojuelas de pimiento rojo. Incorpora el aceite. Agrega el pollo a la sartén con los trozos de calabacín y vierte la mezcla de ajo por encima, revolviendo hasta que esté bien cubierto. Junta el pollo y el calabacín en una sola capa y asa hasta que el pollo esté bien cocido y el calabacín esté dorado y caramelizado, de 30 a 40 minutos. No necesitas girar nada.

3. Una vez que la sartén esté fuera del horno, exprime una rodaja de limón sobre todo. Adorna con albahaca y sirva con más rodajas de limón y hojuelas de pimiento rojo a un lado.

Pescado ennegrecido con sémola rápida

El pescado ennegrecido también puede ser acompañado con plátano frito

El ennegrecimiento es una técnica de cocción que utiliza fuego alto y muchos condimentos para desarrollar un sabor distintivo al casi carbonizar la comida en una sartén de hierro fundido. Es especialmente bueno para pescados blancos firmes y magros, como el bagre, el pargo, la trucha o la gallineta. El pescado se sumerge tradicionalmente en mantequilla derretida y luego se cocina en una sartén seca, pero eso puede crear oleadas de humo. Este método sin humo cocina los filetes sazonados en aceite para crear una textura encantadora. La sémola de queso se cocina en menos de cinco minutos, pero es más sabrosa al cocinarla en caldo de pollo y aún cremosa como resultado de la leche y la mantequilla agregadas.

Por: Vallery Lomas

Porciones: 4

Tiempo total: 25 minutos

Ingredientes:

Para el pescado:

1 cucharada más 1½ cucharadita de pimentón dulce

1 cucharada de pimienta negra recién molida

2¼ cucharadita de tomillo seco

2¼ cucharaditas de orégano seco

1½ cucharadita de ajo en polvo

1 ½ cucharadita de sal

½ a 1 cucharadita de cayena molida, según la preferencia de picante

4 (140-170 grs) filetes de pescado blanco sin piel, como pargo, bagre, trucha o tilapia

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

1 cucharada de mantequilla sin sal

Cebollines tiernos en rodajas, para decorar

Rodajas de limón, para servir

Para la sémola de queso:

830 ml de caldo de pollo bajo en sodio o agua

1 cucharadita de sal y más al gusto

1 taza de sémola de cocción rápida (o polenta, si no puede encontrar sémola)

120 ml de leche entera

2 cucharadas de mantequilla sin sal

170 grs de queso cheddar rallado y más para decorar

½ cucharadita de pimienta negra recién molida

Preparación:

1. Prepara el pescado: en un tazón pequeño, mezcla el pimentón dulce, la pimienta negra, el tomillo, el orégano, el ajo en polvo, la sal y la pimienta de cayena. Seca los filetes de pescado con palmaditas, luego espolvorea suficiente condimento sobre ambos lados de los filetes para cubrirlos por completo. Reserva el condimento restante para otro uso. Deje reposar el pescado durante 15 minutos a temperatura ambiente.

2. Mientras el pescado se asienta, prepara la sémola de queso: hierve el caldo de pollo y la sal en una cacerola grande a fuego alto. Agrega la sémola mientras bates y reduce el fuego para mantener un hervor lento. Deja que la sémola se espese, aproximadamente cinco minutos, luego agrega la leche, la mantequilla y el queso. Sazona con pimienta negra y más sal al gusto. Mantén al fuego más bajo posible hasta que esté listo para servir.

3. Mientras tanto, cocina el pescado: calienta una sartén grande de hierro fundido con el aceite de oliva y la mantequilla a fuego medio-alto. Agrega los filetes de pescado y cocina hasta que las especias se oscurezcan y sean aromáticas, y el pescado se desmenuce fácilmente con un tenedor, de dos a cuatro minutos por lado.

4. Divide la sémola entre los platos para servir y coloca el pescado por encima. Adorna la sémola con más queso rallado y todo el plato con los cebollines. Sirve inmediatamente con rodajas de limón para exprimir sobre el pescado.

Orzo en una olla con tomates, maíz y calabacín

El orzo es una pasta con forma de arroz, parecida al risotto

Esta receta está inspirada en el final del verano, cuando abundan los productos frescos y las hierbas, pero las olas de calor finalmente están comenzando a ceder. Y si bien este plato es un escenario maravilloso para los productos de la temporada en su apogeo, también puede convertir las verduras de febrero de aspecto triste en una salsa que lo hace sentir como en verano. El truco consiste en saltear los tomates lentamente, hasta que se derrumben y se vuelvan profundamente dulces y fragantes. El orzo se cocina directamente en la salsa, lo que lo reduce en el plato y permite que la pasta absorba el sabor mientras se cocina. Si prefieres una forma de pasta más grande, sigue el método tradicional de hervir la pasta para obtener mejores resultados y guarda un poco de agua para ayudar a aflojar la salsa.

Por: Lidey Heuck

Porciones: 4 a 6

Tiempo total: 45 minutos

Ingredientes:

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cebolla amarilla picada

1½ cucharadita de sal, y más para condimentar

Pimienta negra al gusto

1 calabacín mediano (aproximadamente 225 grs), cortado a la mitad a lo largo, sin semillas y cortado en cubitos de 1.5 cm

3 dientes de ajo picados

550 grs de tomates cherry, cortados por la mitad

6 grs de hojas de albahaca fresca rasgadas, y más para servir

¼ de cucharadita de hojuelas de pimiento rojo, y más al gusto

2 cucharadas de vinagre balsámico

1 cucharada de pasta de tomate

220 grs de cebada

Granos de una mazorca de maíz

1 taza de mozzarella fresca desgarrada o en cubitos medianos (aproximadamente 140 grs)

85 grs de parmesano rallado

Preparación:

1. Calienta el aceite de oliva en una sartén grande (30 cm), para la que tienes una tapa, a fuego medio. Para las cebollas, sazona ligeramente con sal y pimienta, y cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén tiernas, unos ochos minutos. Baja el fuego a medio-bajo, agrega el calabacín y el ajo y cocina por dos minutos más, revolviendo con frecuencia.

2. Agrega los tomates, albahaca, hojuelas de pimiento rojo, 1 cucharadita de sal y pimienta negra al gusto. Cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que los tomates se hayan derrumbado por completo, de 12 a 15 minutos. Agrega el vinagre balsámico y la pasta de tomate y cocina por dos minutos más, revolviendo ocasionalmente.

3. Agrega 600 ml de agua y deje hervir a fuego medio. Añade el orzo, el maíz y ½ cucharadita de sal, mezcla bien y baja el fuego. Tapa y cocina a fuego lento durante 10 a 12 minutos, revolviendo y raspando el fondo de la sartén tres o cuatro veces, hasta que la pasta esté cocida. La pasta debe verse “picante” mientras se cocina; si en algún momento se ve seco, agrega otros 60ml de agua.

4. Fuera del fuego, agrega la mozzarella y el parmesano y revuelve suavemente hasta que estén combinados. Cubre con albahaca fresca y más hojuelas de pimiento rojo si lo deseas, y sirve caliente.

Tacos de chicharrón de hongos

El taco debe ser acompañado con pico de gallo

Esta receta simple requiere setas de ostra carnosas para asar a la sartén para que se vuelvan tan perfectamente crujientes y doradas como el chicharrón. Combinados con pico de gallo fresco, estos hongos se sienten satisfactorios con su sabor umami natural. Este plato rápido sabe a jugosos tacos de carnicería que equilibran la riqueza de la carne frita con el ponche ácido de la salsa.

Por: Jocelyn Ramirez

Porciones: 4

Tiempo total: 30 minutos.

Ingredientes:

Para el pico de gallo:

1 tomate bife grande, sin corazón y cortado en dados de 0.5 cm

1 aguacate Hass grande y maduro, sin hueso, pelado y cortado en dados de 0.5 cm

2 chiles jalapeños, sin tallos y finamente picados (sin semillas si se desea)

8 grs de hojas de cilantro, finamente picadas

3 cucharadas de jugo de lima fresco (de 1 a 2 limas)

Sal en grano

Para los tacos de hongo:

510 grs de hongos ostra (de dos a tres racimos medianos)

80 ml de aceite neutro, como canola

¼ de cucharadita de comino molido

1½ cucharadita de sal en grano

Pimienta negra

12 tortillas de maíz

Preparación:

1. Haz el pico de gallo: combina el tomate, aguacate, jalapeños, cilantro y el jugo de lima en un tazón y sazona con sal. Revuelve suavemente. Pon a un lado para permitir que los sabores se combinen mientras se cocinan los hongos.

2. Prepara los tacos: corta los hongos ostra en trozos pequeños, dejando enteras algunas puntas de los hongos. Para asegurarte de que los hongos estén crujientes, cocina en dos tandas: calienta una plancha grande u otra sartén pesada a fuego medio-alto y cubre con la mitad del aceite. Una vez que el aceite esté caliente, agrega la mitad de los hongos en una sola capa sin amontonar la sartén. Cocina, revolviendo cada pocos minutos, hasta que estén dorados y crujientes, de 10 a 15 minutos. Transfiere a un plato, luego repite con el aceite restante y los hongos. Regresa el primer lote a la sartén, agrega el comino y la sal, y sazona con pimienta. Revuelve bien, luego retira del fuego.

3. Mientras se cocinan, calienta las tortillas en un comal o una sartén pesada a fuego medio-alto hasta que estén blandas y flexibles. Envuélvalas en un paño de cocina para mantenerlas calientes hasta que estén listas para servir. Divide los champiñones y el pico de gallo entre las tortillas calientes. Servir inmediatamente

© TheNew York Times