El comportamiento de Kanye West no es divertido, es abusivo

Mientras Kim Kardashian califica los desplantes erráticos de West de “peligrosos y aterradores”, Kate Ng dice que debemos tomarnos esto, y a ella, en serio

<p>Incluso en su disculpa a la esposa perdida, Kim Kardashian, West se hace la víctima, excusando su comportamiento al decir que “estoy trabajando en mi comunicación”</p>

Incluso en su disculpa a la esposa perdida, Kim Kardashian, West se hace la víctima, excusando su comportamiento al decir que “estoy trabajando en mi comunicación”

Read in English

Por mucho que lo hayamos intentado, ha sido difícil ignorar la desintegración del otrora fructífero matrimonio entre Kanye West y Kim Kardashian. A pesar de que parecían estar en términos amistosos desde que la estrella de reality solicitó el divorcio de su marido rapero en febrero de 2021, las últimas semanas han visto a West (ahora conocido legalmente como Ye) lanzar ataque tras ataque a su exmujer, a su nuevo galán Pete Davidson y a casi todo el mundo que se atreve a respirar siquiera cerca de su órbita.

El rapero de 44 años ha estado utilizando Instagram como su plataforma de elección para desatar sus quejas contra Kardashian, de 41 años, en letras mayúsculas, publicando sobre todo, desde sus decisiones de crianza, hasta revelar mensajes de texto privados de ella y Davidson, e instando a sus fans a gritar “Kimye para siempre” a Davidson en público.

Las publicaciones sin filtro de West han ido más allá de la crítica y la vergüenza en línea. En el Día de San Valentín, mostró a sus 13,9 millones de seguidores el camión de rosas que envió a la casa de Kardashian, un movimiento que probablemente consideró dulce, pero que en realidad fue un ejemplo perfecto de love-bombing, un tipo de comportamiento diseñado para hacer que su sujeto se sienta presionado a responder, y que se asocia con un ciclo de abuso.

Sin embargo, algunas personas han disfrutado viendo cómo se desarrollaba el drama en tiempo real. Cuando empezaron los desplantes de West, se hicieron bromas sobre su carácter “vergonzoso” o “dramático”. Algunos fans le han animado, dejando comentarios como “icono” o emoji de fuego bajo sus publicaciones.

Pero, para mí, cada vez es más evidente que el comportamiento errático de West es una importante señal de alarma. Este despliegue autodestructivo es algo más que una oportunidad para ver la desordenada vida interior de los famosos: también lleva el sello del abuso emocional.

Kanye West compartió capturas de pantalla de mensajes con Kim Kardashian en su Instagram

El comportamiento parece haber aumentado junto a la breve relación de West con la actriz Julia Fox. El romance de la pareja, muy público, los vio unidos por la cadera durante la Semana de la Moda de París y West organizó una gran fiesta para el 32º cumpleaños de Fox a principios de este mes, regalando bolsos Birkin de US$10.000 a ella y a sus amigos. Tras la publicación de la portada de American Vogue de Kardashian la semana pasada, West hizo una petición muy pública para “volver a unir a su familia”, lo que hizo que las tensiones llegaran a su punto álgido durante el fin de semana, y culminó con la confirmación por parte de Fox de que ella y West se habían separado.

Sin embargo, la acritud de West hacia Kardashian siguió aumentando. Incluso llegó a un punto en el que Kardashian suplicó a West que se detuviera. Pero fue profundamente incómodo cuando reveló un mensaje de texto de Kardashian cuestionando por qué no puede mantener ninguna de sus conversaciones en privado, y su respuesta fue: “Porque recibí un mensaje de mi persona favorita en el mundo. Soy su fan número uno. Por qué no iba a decírselo a todo el mundo”.

Daba la sensación de que estaba minimizando sus preocupaciones, disfrazando su comportamiento de halago y empleando métodos de manipulación de manual para hacer que Kardashian se sintiera culpable y accediera a sus demandas. En otra captura de pantalla, un mensaje de un remitente etiquetado como “Kim Other Phone” [Kim, su otro número] decía: “Estás creando un ambiente peligroso y aterrador y alguien hará daño a Pete [Davidson] y todo esto será culpa tuya”.

Es muy revelador que Kardashian haya descrito abiertamente que el comportamiento de su exmarido la hace sentir insegura. Celebridad o no, la conducta de West habla de una cultura de abuso y manipulación a la que se enfrentan muchas mujeres a diario. Aisha K Gill, profesora de criminología de la Universidad de Roehampton, añade que ver a West acercarse cada vez más al abuso de forma tan pública mientras no se enfrenta a ninguna repercusión ha demostrado cómo las redes sociales normalizan y, en algunos casos, incluso fomentan el abuso emocional contra las mujeres.

Esta captura de pantalla publicada en el Instagram de Kanye fue borrada posteriormente

“[Al] analizar este caso, una cosa que realmente me llamó la atención son las intersecciones entre los aspectos públicos y privados de la vergüenza del abuso y cómo las plataformas de medios sociales están contribuyendo a la normalización del daño contra Kim Kardashian”, explica el profesor Gill a The Independent. “Hay que denunciar el comportamiento de West, en términos de perpetuar las normas socioculturales que apoyan y facilitan diferentes tipos de violencia, por ejemplo, la creencia de que los hombres tienen derecho a controlar y/o disciplinar a ‘sus’ mujeres”.

“Esto alimenta una cultura de la violencia que inevitablemente hace a las mujeres vulnerables a la violencia de sus parejas”, explica. “Además, en mi opinión, demuestra cómo los valores patriarcales aumentan el riesgo de violencia de género”.

Parece que West finalmente se ha dado cuenta de que ha causado un daño irreparable a la relación de la pareja, luego de emitir una disculpa a través de Instagram y borrar sus publicaciones anteriores. Pero incluso en su disculpa, se hace la víctima y dice “estoy trabajando en mi comunicación”. Parece una mala excusa para su maldad de las últimas semanas.

Independientemente de lo que creamos saber sobre Kardashian, West, Davidson o Fox, la reiterada vergüenza pública de West, el bombardeo de amor, la culpabilización y los falsos intentos de romance deben tomarse en serio. No se trata de un gran gesto, algo para que nos desmayemos, como llevarle serenata afuera de la ventana de Kardashian, sino de una muestra de agresividad que no toleraríamos de nadie más. West nos ha mostrado su verdadera cara, ahora es el momento de que votemos con nuestros pies y demostremos que no vamos a tolerar esto: dejar de seguirle, borrarle, bloquearle y pedir que termine el abuso.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in