Salma Hayek detalla su traumática experiencia al filmar la escena de sexo en “Desperado”

Hayek dijo que todos los involucrados eran “increíbles”, pero que ella “nunca había hecho una escena como esa”

Clémence Michallon
martes 16 febrero 2021 00:41
Salma Hayek habla sobre su trabajo en ‘Eternals’, de Marvel
Read in English

Salma Hayek habló sobre su experiencia al filmar una escena de sexo para la película Desperado de 1995 y dijo que la puso tan ansiosa que lloró.

La actriz reflexionó sobre la escena en una entrevista en Armchair Expert, el podcast presentado por Dax Shepard y Monica Padman.

Hayek interpretó a Carolina en Desperado, una película de acción dirigida por Robert Rodríguez que también protagonizó Antonio Banderas, su compañero para la escena de amor en cuestión.

Hablando con Shepard y Padman, Hayek dejó en claro que Rodríguez y Banderas no eran responsables de su malestar y que todos los involucrados eran “increíbles”.

Cuando se filmó la escena, dijo, el set estaba cerrado para la mayoría de las personas y abierto solo para ella, Banderas, Rodríguez y su entonces esposa Elizabeth Avellán, quien se había convertido en la “mejor amiga” de Hayek.

"Eso es bueno", dijo. “Excepto que nunca había hecho una escena como esa. Entonces, cuando íbamos a empezar a rodar, comencé a sollozar".

Banderas, agregó, “fue un absoluto caballero y súper amable y todavía somos muy amigos”, “pero era muy libre”.

"Así que me asustó que para él fuera como nada", dijo Hayek. "Eso me asustó, porque nunca había estado frente a alguien así".

La actriz dijo que luchó por soltar la toalla que estaba usando y que se la quitó "durante dos segundos" antes de comenzar a llorar nuevamente.

"Sin embargo, fueron increíbles", agregó. “Hicimos lo mejor con lo que pudimos hacer en ese momento, ¿sabes? Eran tan magníficos, este grupo de tres personas".

Rodríguez, dijo Hayek, adaptó la edición de la escena a las circunstancias y "nunca la presionó".

“Yo seré Carolina y luego tú puedes hacerlo”, dijo. “Cuando no eres tú, puedes hacerlo. Pero seguí pensando en mi padre y mi hermano, y ¿lo verán y se burlarán de ellos? Los chicos no tienen esa [presión]".