Los tuits de Taika Waititi sobre las personas trans plantean preguntas difíciles sobre la condena retroactiva

Los comentarios de hace una década del cineasta han provocado críticas en las redes sociales esta semana. ¿Es justo juzgar a alguien por algo que escribió hace años? Tal vez, escribe Louis Chilton, pero el atractivo de un 'te pillé' rápido podría eclipsar los problemas más importantes en juego.

<p>Taika Waititi es conocido por dirigir las películas de Marvel ‘Thor: Ragnarok’ y ‘Thor: Love and Thunder’', así como la ganadora del Oscar ‘JoJo Rabbit’ </p>

Taika Waititi es conocido por dirigir las películas de Marvel ‘Thor: Ragnarok’ y ‘Thor: Love and Thunder’', así como la ganadora del Oscar ‘JoJo Rabbit’

Read in English

Resurgimiento. Es una palabra que se ve por todas partes en Internet estos días. No en el sentido de un nadador que sale a tomar aire entre brazada y brazada, sino más bien como un cadáver hinchado que llega a la orilla después de no haber sido cargado con el peso suficiente para mantenerlo hundido. Tuits problemáticos, clips de entrevistas ofensivas, sketches de comedia racistas: estas son las cosas que tienden a “resurgir” en la era moderna. En el momento en que salen a flote, las gaviotas descienden.

El último famoso que se ha visto envuelto en el furor de los “tuits resurgidos” es el cineasta y actor Taika Waititi. El neozelandés de 46 años ha dirigido recientemente la superproducción de Marvel Thor: Love and Thunder, y fue noticia el 9 de agosto tras su boda sorpresa con la estrella del pop Rita Ora. Muchos han argumentado que los tuits, compartidos por Waititi hace casi una década, en enero de 2013, eran transfóbicos y ofensivos. Tras hacer una serie de comentarios despectivos sobre un concurso de belleza, escribió: “Sin faltar al respeto a los hombres que quieren ser/vestirse como mujeres. Debería haber dicho simplemente que su maquillaje parece masculino”. En otro tuit escribió: “Mis amigos trans pueden caminar con tacones. pero tienes razón, los kathoey reales son más guapos”. (“Kathoey” es un término tailandés con una compleja historia de significados relacionados con las personas transgénero, especialmente las mujeres). Waititi no era una figura pública muy conocida en ese momento (un pequeño papel en Green Lantern y su relativamente desconocida película independiente Boy eran sus créditos más notables), por lo que los comentarios no provocaron ninguna reacción sustancial hasta ahora. Las respuestas han ido desde la decepción, pasando por la exigencia de una disculpa, hasta una condena algo alegre. Pero aunque todos estemos de acuerdo en que sus tuits son censurables, ¿es realmente bueno para alguien echarse un clavado 10 años al pasado para obtener un rápido “te atrapé”?

Este tipo de microescándalos, es decir, contratiempos de relaciones públicas en Internet que nunca amenazan con poner en peligro una carrera, suelen seguir el mismo patrón. Una vez que el material ofensivo ha circulado lo suficiente en la red, el famoso se ve obligado a reconocer su error y promete cambiar, en un acto estandarizado de autopreservación: el arrepentimiento como gestión de la marca. En los últimos dos años, hemos visto que esto ha ocurrido con celebridades como, por ejemplo, los actores Neil Patrick Harris y Ellie Kemper, los comediantes Joe Rogan y Randy Rainbow, el presentador de un programa de juegos Ken Jennings, y muchos, muchos más. No todas estas transgresiones son tan graves como otras, por supuesto. Estoy seguro de que pocos argumentarían que los tuits de Waititi merecen la misma reacción que el uso de la “N-word” por parte de Rogan en el pasado o la decisión de Harris de servir un plato de carne modelado según el cadáver en descomposición de Amy Winehouse en una fiesta de Halloween. Pero el proceso es siempre el mismo y, en la mayoría de los casos, termina con una disculpa humillada. (Waititi aún no ha respondido a las críticas que ha recibido; The Independent se ha puesto en contacto con un representante en busca de comentarios).

Para muchas personas, especialmente las de la derecha política, estas demostraciones de vergüenza pública forman parte de lo que se ha dado en llamar “cultura de la cancelación”. Aunque el término se confunde con demasiada frecuencia con la simple noción de rendición de cuentas, no se puede negar que hay casos en los que la sed de exposición instantánea de las redes sociales ha inflado la gravedad de las infracciones históricas. Cuanto más ocurra esto, más difícil será convencer a los que se manifiestan contra la “cultura de la cancelación” de la necesidad de una rendición de cuentas adecuada por parte de las figuras públicas de hoy en día. No se trata de restar importancia al dolor de las personas que se sienten ofendidas por los tuits de Waititi, por supuesto, pero la comprensión de la sociedad sobre las personas trans y las cuestiones trans ha evolucionado mucho incluso en la década transcurrida desde sus tuits, y las normas lingüísticas han cambiado para reflejarlo. Seguramente hay batallas más urgentes y consecuentes que librar.

Hasta cierto punto, las críticas más pertinentes a Waititi y su relación con lo queer son contemporáneas. Waititi se ha esforzado por posicionarse como una fuerza para el cambio positivo dentro del espacio típicamente heteronormativo de la producción de películas taquilleras. Después de que Waititi dijera a los miembros del público en una proyección de Love and Thunder que la película sería “supergay”, los fans queer de Marvel se sintieron decepcionados al saber que el contenido LGBT+ real de la película era más bien mínimo (un beso en la mano entre personas del mismo sexo es el escaso punto culminante). Algunos han tachado su enfoque hacia sus películas de Thor de “queerbaiting” [promocionar falsamente que tienen contenido queer], ya que utiliza la promesa de lo queer en pantalla como estrategia de mercadotecnia, pero luego incumple esa promesa en el producto final. Waititi en otros lugares parece haber fomentado que los fans queer lo sigan. Actualmente protagoniza y produce la comedia de piratas centrada en lo queer Our Flag Means Death. En una entrevista con la revista Out sobre el contenido gay de Love and Thunder, bromeó sobre ser un “pequeño ícono gay” y dijo al medio que “todos somos queer” (es decir, humanos). Quizá esta complicada relación que mantiene actualmente con lo queer, y con la comunidad queer, hace que sus tuits de hace una década sean más dignos de escrutinio. O tal vez los convierte en una distracción.

¿Qué se espera conseguir con una vergüenza pública retroactiva? Podría ser que una disculpa, aunque sea superficial, sea suficiente. Se puede argumentar que incluso una disculpa totalmente performativa es útil a largo plazo para renegociar los límites de lo que se puede decir públicamente. Poco a poco, reacción tras reacción, los rudimentos del discurso del odio se alejan de la corriente principal. De este modo, tal vez podamos considerar la vergüenza pública como un ejercicio de reducción de daños.

Sin embargo, es difícil leer las reacciones a los tuits resurgidos de Waititi e identificar este tipo de imagen más amplia. Lo único que veo es a un hombre que dijo cosas inapropiadas hace mucho tiempo, sin saber que sus palabras se volverían, o podrían volverse, un día en su contra. No lo estoy excusando. Pero en un momento dado, todos tendremos que decidir si es mejor dejar que la marea se lleve los recuerdos incómodos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in