Alexandra Shipp: “Lo siento mucho por Alec Baldwin, no es un asesino”

La estrella de 'Tick, Tick... Boom!' habla con Ellie Harrison sobre cantar junto a Andrew Garfield en el nuevo musical de Lin-Manuel Miranda, sus preocupaciones sobre la seguridad de las armas en los sets de filmación, interpretar a Aaliyah y salir del clóset a principios de este año, solo no le preguntes sobre X-Men

lunes 22 noviembre 2021 17:54
Alexandra Shipp interpreta a una bailarina, Susan, en 'Tick, Tick ... Boom!'
Alexandra Shipp interpreta a una bailarina, Susan, en 'Tick, Tick ... Boom!'
Read in English

Alexandra Shipp debe anhelar un papel que no genere controversias. Su primer papel importante, como protagonista del drama de televisión por cable estadounidense de 2014 Aaliyah: The Princess of R&B, fue condenado por la familia de la fallecida cantante, y sus fans iniciaron una petición para que se cancelara. Dos años más tarde, el casting de Shipp como Storm en X-Men: Apocalypse provocó una disputa por el colorismo y el abuso en línea. Pero, por suerte, parece haber navegado en aguas más tranquilas en la película musical muy inocente y admirada por la crítica de Lin-Manuel Miranda: Tick, Tick... Boom!

Vestida con un saco rayado color algodón de azúcar y en una videollamada desde Los Ángeles, la actriz de treinta años se ríe al recordar la desconcertante experiencia de filmar el debut como director de Miranda, una película musical basada en un musical sobre la escritura de otro musical. Sí, es complicado. “Fue difícil porque nunca había visto Tick, Tick… ¡Boom!" ella dice. Ella habla sobre el musical en escena. “Solo lo había leído y escuchado las canciones, así que traté de reconstruir todo lo que pude”.

La película está protagonizada por Andrew Garfield, sonriente y saltarín, como el dramaturgo y compositor Jonathan Larson, cuando estaba desesperado por triunfar en el teatro musical y tenía poco más de veinte años. Narra su lucha por escribir Superbia, el musical retro-futurista que terminó en 1990, seis años antes de su ganador del Pulitzer Rent. Larson no vivió para ver el estratosférico éxito de Rent: murió a la edad de trenta y cinco años de una rara enfermedad cardíaca la noche anterior a su primera presentación preliminar. Shipp ofrece una actuación suave y moderada como la novia de Larson, Susan, quien se siente como una extra en la historia de su vida. Es bailarina y se le ha ofrecido una oportunidad de trabajo fuera de Nueva York. Pero Jonathan no puede considerar irse de la ciudad, solo está obsesionado con una cosa: escribir la canción más importante de Superbia.

Shipp estaba emocionado de conseguir el papel. "No me considero una cantante de teatro musical tradicional, así que en la cinta de la audición solo lo hice", comenta.

Tick, Tick… ¡Boom! se sitúa en el contexto de la crisis del SIDA en EE.UU. Algunas de sus escenas más conmovedoras las comparten Larson y su mejor amigo Michael (Robin de Jesús), quien saca a Larson de su niebla de narcisismo cuando le dice que es VIH positivo. “Esa es una de mis escenas favoritas de esta película”, asegura Shipp. "Es tan impactante y de verdad se apoya en la narrativa de la película, que es, ¿qué vamos a hacer con el tiempo que tenemos?"

El personaje de Shipp, Susan, se sient como un extra en la vida de Jonathan Larson

El musical apunta para los Oscar. Es una película agradable para el invierno que es poco probable que cause un alboroto, sin duda un alivio para Shipp, quien, como ya se mencionó, ha tenido algunos problemas con la opinión pública durante sus diez años de carrera. En 2014, con la serie de Nickelodeon House of Anubis y la telenovela Days of Our Lives en su haber, Shipp protagonizó la película biográfica de Lifetime sobre Aaliyah. Sigue el ascenso meteórico de la joven cantante cuya vida se truncó cuando murió en un accidente aéreo en las Bahamas, a los veintidós años. El proyecto estuvo plagado de problemas desde el principio. La propia familia de Aaliyah lo condenó y bloqueó los derechos de sus hits. Timbaland, quien fue representado en la película, se pronunció en contra y lo calificó de "irrespetuoso".

Zendaya, que era bastante desconocida en ese momento, había sido elegida para interpretar a Aaliyah, pero se retiró. Cuando por fin se hizo, muchos se mostraron en desacuerdo con la forma en que romantizaba la relación entre R Kelly y Aaliyah, quien se casó de forma ilegal cuando él tenía veintisiete años y ella quince. Cuando le pregunto a Shipp qué piensa de esta crítica, su respuesta es breve. . "Mis pensamientos son, no soy más que una humilde actriz que no escribió el guión, pero hice todo lo posible para hacerle justicia a esa mujer".

La filmación fue agotadora. Shipp trabajaba ocho horas al día, siete días a la semana. Pero tiene recuerdos felices de hacer la película, de ponerse ropa holgada y pañuelos, de bailar y cantar. Entonces debió haber sido difícil reconciliar la reacción violenta con el hecho de que disfrutaba tanto al hacerlo. "Fue difícil porque yo era la cara", asegura. "Pero al mismo tiempo, es un tema difícil, es una historia difícil de contar y el proceso para hacerla fue muy agotador. Todos tienen opiniones e ideas y todo lo que puedo hacer es concentrarme en mi trabajo y tratar de no tomar las opiniones de las personas como algo personal".

Shipp como Aaliyah en la controvertida película biográfica de Lifetime de 2014

Dos años más tarde, Shipp hizo su debut en la franquicia de X-Men como la superheroína Storm, al reemplazar a Halle Berry. Una vez más, el proyecto recibió críticas. Algunos acusaron a la película de colorismo y sintieron que el papel debería haber sido para una actriz afroamericana de piel oscura. Shipp se comprometió con los críticos en ese momento y tuiteó: “Esta conversación sobre Storm es tan estúpida, estoy fuera… Si pierdo mi trabajo por otra actriz, espero que sea por su talento y gracia, no por su piel”. Más tarde le dijo a la revista Glamour: “[Respondí en Twitter] a las personas que me criticaron por no tener la piel lo bastte oscura para mi papel en X-Men porque no vamos a tener esta conversación sobre un personaje de dibujos animados. No me vas a decir que el color de mi piel no coincide con una crayola de 1970. Mientras crecía, cuando leía los cómics, me la imaginaba como yo. Para cualquier chica afroamericana, para que haya una superheroína afroamericana, las imaginamos como nosotras. Entonces, cuando hice la audición para el papel, no pensé: 'Oh, no soy lo bastante oscura'. Yo pensaba, 'Por fin, este es mi momento'”.

Pero ahora, cuando empiezo a hacerle una pregunta a Shipp sobre los X-Men, ella lanza una mirada de reojo fuera de la cámara y hace la mímica de "Dios mío" en voz baja. Es incómodo, pero ella me dice que continúe. Sin embargo, cuando hablo de su su tuit, Shipp interviene y dice: "¿Podemos pasar a la siguiente pregunta?" Está claro que este tema ahora está fuera de los límites.

Shipp es muy comunicativa y elocuente en otros temas de debate. Hablamos del incidente reciente en el set de Rust, donde Alec Baldwin disparó un arma, mató a la directora de fotografía Halyna Hutchins e hirió al director Joel Souza. Desde X-Men: Apocalypse hasta Straight Outta Compton, Shipp ha trabajado en muchos sets llenos de armas y la historia la conmovió. “Qué accidente tan horrible”, dice. “Lo siento mucho por Alec Baldwin en ese momento porque no es un asesino. Y, sin embargo, tenía una pistola en la mano y le disparó a alguien, pensó que era falsa. Cuando entro en el set y disparo armas, lo hago como si fuera real, pero sé en mi mente que es falso. Entonces, que eso no sea una realidad es tan impactante. Es un riesgo aterrador. Se debe hacer un cambio para garantizar la seguridad no solo de las personas en el set, sino incluso de las personas que lo rodean “.

Shipp como Storm, la manipuladora del clima en los X-Men

“Siempre que hago acrobacias, trabajo en estrecha colaboración con mi equipo de acrobacias, con mi equipo de utilería”, continúa. “Soy muy intencional y específica. Y de verdd he confiado en la gente con la que trabajaba. Pero nunca se sabe. Estoy segura de que Alec de verdad confiaba en las personas que le entregaron esa pistola. Ese es el problema con las armas. Las armas matan a la gente".

Ella también es clara en sus puntos de vista sobre el debate de casting LGBT+. "Cuando se trata de actores cis que interpretan papeles trans, eso es un problema para mí", asegura. “Los actores trans deben ser contratados para desempeñar roles trans. Pero mirar a un actor y decir: 'Hmm, bueno, no eres gay', para mí no tiene ningún sentido, porque no sabemos quiénes son. En realidad no lo sabemos. Y no deberían tener que explicarnos eso. No hay una forma correcta de ser gay. Si mantenemos esa narrativa, mantendremos a personas como yo en el clóset".

Shipp salió del clóset de forma pública en una alegre publicación de Instagram en junio, le dijo a sus seguidores: “No lo niego más. Ya no tengo miedo. Tengo #orgullo de quién soy y de lo que hago en este planeta". Al reflexionar sobre la publicación ahora, dice que “sintió que se quitó este gran peso y pude controlar mi narrativa. Es algo que no creo que hubiera podido hacer hace cinco años, la verdad, pero siento que el mundo se mueve a un ritmo tan rápido. Solo me recibieron con amor y celebración. Eso se sintió muy bien. Supongo que lo acababa de construir en mi cabeza".

Hace solo dos años que Shipp habló con amigos y familiares. “Cuando llegué a decirle a la gente, me dijeron: 'Sí, lo sabemos'”, dice. “Yo pensé, 'Mi***a, ustedes lo sabían todo el tiempo, ¡nadie dijo nada!' ¿Lo sabía yo siquiera? Creo que con lo que más luché cuando se trataba de mi sexualidad era, ¿soy lo bastante gay como para serlo? Me tomó mucho tiempo descubrir que no hay una forma correcta de ser gay o queer. Eres quien eres, es un espectro. No tuve muchos ejemplos mientras crecía de cómo sería para mí. Siempre existió esta forma binaria en blanco y negro de ver la sexualidad".

Ella sonríe mucho. “Cuanto más aprendo sobre mí, más profundizo mi comprensión de cómo se ve y cuán autónoma e individual es esa experiencia. Pero donde yo caigo en ese espectro, ese es el mío. Eso no es asunto de nadie más".

'Tick, Tick... Boom!' ya está disponible en Netflix