Spencer: La princesa Diana de Kristen Stewart dice groserías, se masturba y enfurecerá a tradicionalistas

La película biográfica de Pablo Larraín no se queda en el escándalo ni en el cotilleo. En cambio, al igual que su anterior obra "Jackie", es un asunto conscientemente poético y elegíaco

Geoffrey Macnab
lunes 08 noviembre 2021 23:35
Teaser-trailer for Spencer

Dir: Pablo Larraín; Protagonistas: Kristen Stewart, Timothy Spall, Jack Farthing, Sean Harris, Sally Hawkins.

No esperes un culebrón de la vida real en Spencer, la nueva película sobre la princesa Diana que se estrenó a bombo y platillo en el Festival de Venecia en septiembre. Se describe en los créditos iniciales como una “fábula” extraída de una “tragedia real”. La historia sigue tres días sísmicos en la vida de Diana (Kristen Stewart) durante las vacaciones de Navidad en Sandringham en 1991, cuando está a punto de sufrir un colapso.

El director chileno Pablo Larraín lo calificó como “un cuento de hadas al revés”. A partir de un guión de Steven Knight (de Peaky Blinders), presenta a Diana como una mártir vestida de Sloane Ranger, un equivalente moderno de la condenada Ana Bolena. “No hay esperanza para mí, no con ellos”, suspira Diana al darse cuenta de la indiferencia de la casa real ante su situación y de lo cerca que está su matrimonio del colapso.

La película está destinada a enfurecer a los tradicionalistas. Larraín y Knight se han tomado enormes libertades con el tema. “Ahora déjame, quiero masturbarme”, le dice perentoriamente la princesa a su tocador en un momento dado. No es una frase que se escuche demasiado a menudo en los dramas sobre la familia real. El trastorno alimentario de Diana se trata de forma gráfica. Se la muestra vomitando y autolesionándose.

Estos momentos pueden sugerir que Spencer es prurito y voyeur, con una mentalidad sensacionalista. De hecho, es todo lo contrario. Al igual que la anterior película de Larraín, Jackie, en la que Natalie Portman interpretó a la afligida esposa de JFK, se trata de un asunto autoconscientemente poético y elegíaco.

“¿Dónde demonios estoy?” son las primeras palabras que pronuncia Diana en la película. Haciendo caso omiso del protocolo real, se dirige en coche a Sandringham, pero se ha perdido irremediablemente. Aunque se ha criado en la cercana Park House, en la finca de Sandringham, no puede encontrar el camino a su destino. Como siempre, llega muy tarde.

Se tarda un momento o dos en acostumbrarse a Stewart como Diana. A pesar del maquillaje y del cuidadoso diseño del vestuario, la estrella de Hollywood no evoca inmediatamente a la “princesa del pueblo”. Sin embargo, ofrece una interpretación memorable y muy voluble. Es inquieta, encantadora, impulsiva y a menudo divertida, una presencia inmediatamente congraciada.

Las escenas entre Diana y los jóvenes príncipes William y Harry, que no se parecen en nada a sus equivalentes en la vida real, podrían haber sido fácilmente trilladas y desgarradoras. En cambio, son uno de los momentos más conmovedores de la película. Ella se muestra como su cómplice en las travesuras. Se muestran ferozmente protectores con ella, prometiendo decirle cuando su comportamiento se ha vuelto demasiado errático.

El patetismo proviene de la conciencia de Diana de su propia fragilidad y de su incapacidad para protegerse. “Nadie está por encima de la tradición”, le advierten, mientras sigue poniendo radios en las ruedas del protocolo real.

Leer más: Kristen Stewart se compromete con Dylan Meyer

La “otra” mujer en el saturado matrimonio de Diana ni siquiera se menciona por su nombre. Se la vislumbra a la salida de una iglesia. Diana se siente furiosa y humillada porque el regalo de Navidad que le hace el príncipe Charles es exactamente el mismo collar de perlas que ya le ha regalado a su amante, pero los realizadores evitan enfrascarse en el escándalo y los chismes.

El príncipe Carlos (Jack Farthing) sólo aparece fugazmente y tampoco vemos mucho a la Reina ni a otros miembros de la familia real (aunque, tranquilizadoramente, sí vemos a los corgis).

Varios de los personajes secundarios son ficticios. Timothy Spall interpreta al ecuestre de la Reina Madre, que ha sido destinado a Sandringham para evitar que Diana se descarrile. Es un exsoldado del regimiento Black Watch que la vigila como un centinela oscuro. Otros personajes destacados son su modista favorita (Sally Hawkins), la única persona que realmente parece entender su lucha, y el chef real (Sean Harris), severo pero amable y siempre dispuesto a cocinar su pudín favorito. Sin embargo, la atención se centra en la propia Diana y en su mundo interior.

La película tiene secuencias oníricas en las que Ana Bolena vuelve a la vida, e interludios en los que Diana parece y se comporta como una heroína trágica en un ballet navideño o un cuento de hadas de Jean Cocteau. Por si tuviéramos alguna duda de que está siendo victimizada, la película la compara en diferentes momentos tanto con un insecto al que le arrancan las alas bajo el microscopio como con los hermosos pero poco inteligentes faisanes a los que el Príncipe Charles y sus amigos les gusta disparar.

A veces, el tono de la narración cambia de forma muy desconcertante. El ambiente sombrío se ve un poco socavado por la banalidad de las últimas escenas en las que Diana escucha su música pop favorita o lleva a los niños a comer pollo y patatas fritas a KFC mientras se entusiasma con “Les Mis” y su amor por lo ordinario. No obstante, es una mejora considerable respecto al malogrado biopic de 2014 en el que Naomi Watts interpretó a Diana. La interpretación febril y sensible de Stewart y el lirismo característico de Larraín le dan un impulso emocional del que carecen sus predecesoras.