Jeffrey Dahmer: la verdadera historia del asesino detrás de la serie de Netflix

Uno de los asesinos más notorios de Estados Unidos está siendo interpretado por Evan Peters... pero ¿cuáles fueron sus crímenes y cómo fue finalmente atrapado?

Ellie Harrison
lunes 03 octubre 2022 19:01

Tráiler de Monster: The Jeffrey Dahmer Story

La última incorporación de Netflix a su canon sobre crímenes reales es un thriller de Ryan Murphy, que explora el caso de uno de los asesinos en serie más notorios de Estados Unidos: Jeffrey Dahmer.

Monster: The Jeffrey Dahmer Story está protagonizada por el actor de Mare of Easttown, Evan Peters, que interpreta al hombre también conocido como el “canibal de Milwaukee” o el “monstruo de Milwaukee”, que asesinó y desmembró a 17 hombres y niños entre 1978 y 1991.

Estos son los puntos clave que debe saber sobre la verdadera historia detrás del show...

**Advertencia: este artículo contiene información perturbadora***

Antecedentes de Dahmer

Dahmer nació en 1960, en Milwaukee, Wisconsin, de una instructora de máquinas de teletipo y un químico.

Hay informes contradictorios sobre si Dahmer fue descuidado cuando era niño o si lo adoraban, pero no parece haber duda de que provenía de un hogar roto. Su madre sufría de depresión e intentó suicidarse, y su padre estaba ausente estudiando durante gran parte de su infancia. Los padres de Dahmer finalmente se divorciaron cuando él tenía 18 años.

Dahmer era un niño tranquilo, que se sometió a una cirugía de hernia doble a la edad de tres años. La familia se mudó a Ohio cuando Dahmer tenía unos seis años y nació su hermano menor, David.

Dahmer se interesó en los animales muertos, específicamente los huesos de animales, desde una edad temprana, algo que se cree que comenzó cuando vio a su padre sacar huesos de animales de debajo de su casa. Empezó a coleccionar insectos y esqueletos de pequeños animales, como ardillas, y conservarlos en frascos de formaldehído. Su padre le mostró cómo blanquear y conservar huesos de animales, y Dahmer comenzó a coleccionar animales atropellados para poder diseccionarlos y agregar más huesos a su colección.

En la preparatoria, Dahmer era un paria. Bebía mucho y decía a sus compañeros que el alcohol era su “medicina”. Si bien los maestros pensaban que tenía un buen potencial académico, sus calificaciones eran promedio. Habiendo sido antes un joven tranquilo, comenzó a lanzar ataques falsos y a burlarse de las personas con parálisis cerebral.

En su adolescencia temprana, Dahmer tuvo una breve relación con otro adolescente, pero no les dijo a sus padres que era gay. Más tarde admitió que fantaseaba con dominar a un compañero masculino sumiso, y que estas fantasías habían comenzado a involucrar la disección.

Jeffrey Dahmer en 1991

Los crímenes de Dahmer

Dahmer cometió su primer asesinato tres semanas después de graduarse de la preparatoria, en 1978. Un día de junio, recogió a Steven Mark Hicks, de 18 años, quien iba viajando “de aventón”, lo atrajo a su casa para tomar unas “cervezas” y lo golpeó con una mancuerna. Luego, Dahmer estranguló a Hicks hasta la muerte, lo desvistió, se masturbó, diseccionó el cuerpo y enterró los restos en una tumba poco profunda en su jardín trasero. Más tarde desenterró el cuerpo para poder disolverlo en ácido y triturar y esparcir los huesos.

Poco después, Dahmer se unió al ejército estadounidense durante unos años. Continuó bebiendo mucho. En 1981 salió del ejército y, a mediados de los 80, de vuelta en Milwaukee, comenzó a frecuentar los baños públicos gay donde sedaba a los hombres y los atacaba. A finales de los ochenta cometió su segundo asesinato; esta vez se trataba de un hombre al que llevó a un hotel. Luego comenzó a realizar ataques y asesinatos en la casa de su abuela.

La abuela de Dahmer le pidió que se mudara, en gran parte debido a su forma de beber, su hábito de traer a hombres jóvenes a altas horas de la noche y los malos olores que emanaban tanto del sótano como del garaje, donde Dahmer almacenaba y se deshacía de sus víctimas. Se mudó a un departamento en Milwaukee y los asesinatos y desmembramientos continuaron hasta los años noventa.

Muchos de sus asesinatos posteriores involucraron necrofilia, canibalismo y la preservación permanente del esqueleto.

Evan Peters como Dahmer en Monster

La condena de Dahmer

A pesar de haber sido arrestado varias veces en su vida, una vez por manosear a un niño, las autoridades descubrieron las actividades asesinas de Dahmer hasta que fue detenido después de que una de sus víctimas escapara en 1991. Corriendo por una calle de Milwaukee con un par de esposas colgando de una muñeca, Tracy Edwards le dijo a la policía que Dahmer estaba tratando de matarlo.

Ese día, en el departamento de Dahmer, la policía encontró partes de cuerpos y cabezas cortadas en su refrigerador, congelador, archivador y tetera.

En 1992, Dahmer fue encarcelado de por vida. No pudo convencer al jurado de que su canibalismo y necrofilia eran el resultado de la locura, a pesar de que le diagnosticaron un trastorno límite de la personalidad, un trastorno esquizotípico de la personalidad y un trastorno psicótico. Le dieron 15 cadenas perpetuas consecutivas y le dijeron que nunca sería elegible para libertad condicional.

Su juicio incluyó algunas de las pruebas más espantosas jamás vistas en un tribunal de EE.UU. En su declaración ante el tribunal, Dahmer dijo: “Nunca quise la libertad. Francamente, quería la muerte para mí. Sabía que estaba enfermo o era malo o ambos.

“Los médicos me han informado sobre mi enfermedad y ahora tengo algo de paz. Sé cuánto daño he causado. Me siento muy mal por lo que les hice a esas pobres familias”.

Más tarde, Dahmer fue sentenciado a su cadena perpetua número 16 por un homicidio adicional cometido en Ohio en 1978.

La muerte de dahmer

El 28 de noviembre de 1994, Dahmer fue asesinado a golpes por Christopher Scarver, un compañero de prisión en la Institución Correccional de Columbia en Portage, Wisconsin.

Más de 20 años después del incidente, Scarver habló por primera vez sobre por qué mató a Dahmer.

Scarver dijo que golpeó fatalmente a Dahmer dos veces en la cabeza con una barra de metal porque el asesino lo ponía nervioso, pues, según él, Dahmer formaba extremidades cortadas con la comida de la prisión y las rociaba con paquetes de salsa de tomate como si fuera sangre.

“Los ponía en lugares donde iba a haber gente”, contó Scarver a The New York Post.

“Se pasó de la raya con algunas personas: presos, personal penitenciario. Algunas personas que están en prisión se arrepienten, pero él no era uno de ellos”.

Monster: The Jeffrey Dahmer Story llega a Netflix el 22 de septiembre.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in