Lo que aprendí al posar en ropa interior para una sesión anti-casting

La falta de modelos diversos sigue siendo un problema en la industria de la moda, pero una marca está trabajando para cambiar eso. Kate Ng descubre que hay poder en ser la representación que quieres ver

martes 02 noviembre 2021 20:16
La marca de lencería Savage X Fenty de Rihanna ya vale mil millones de dólares
Read in English

Estoy de pie en un pequeño estudio con luz tenue, siguiendo las suaves instrucciones de un fotógrafo que nunca me había visto antes. Estoy vestida con un lujoso conjunto de lencería de malla y terciopelo y nada más, ni siquiera una pizca de rímel en las pestañas o un toque de colorete. Es lo más expuesto que he estado nunca en compañía de extraños. Me siento extrañamente desinhibida.

Me balanceo al ritmo de la música que suena de fondo, señalo con los pies y sonrío. La fotógrafa, Manon Ouimet, tiene una presencia segura pero no intimidante y me dirige a diferentes poses y ángulos mientras me dijo que soy “natural”.

Por supuesto, no lo soy. Nunca he trabajado como modelo, ni tampoco las otras tres mujeres que esperan su turno para ser fotografiadas para esta campaña de lencería.

Se trata de una sesión de fotos “anti-casting” para la marca de lencería The Underargument. Ideado por su fundadora, Maina Cisse, el “anti-casting” es esencialmente un casting a ciegas, que le permite promocionar sus productos a través de modelos de crowdsourcing, pidiendo a mujeres de todo tipo que envíen, no una fotografía de sí mismas, sino un escrito personal sobre su relación con su cuerpo.

Cisse tuvo la idea después de estar harta de ver un sinfín de modelos perfectas anunciando lencería que no reflejaba a ninguna mujer que ella conociera. Sus colecciones están diseñadas para que las mujeres se sientan empoderadas, con nombres como “por la identidad/contra los estereotipos”, “por lo sexy/contra el sexismo” y “por el amor/contra el conformismo”. Las prendas de The Underargument no son los típicos sujetadores y pantalones de algodón: Cisse utiliza encajes y mallas tan delicados que apenas se sienten sobre la piel. Las prendas se ajustan bien, sin que se claven ni pellizquen, y se adaptan a diferentes tipos de cuerpo con facilidad.

La primera vez que vi la convocatoria de antifraces fue mientras me desplazaba ociosamente por Instagram un día de encierro. Seguí la marca porque ya había comprado un conjunto de The Underargument. La marca busca que cualquiera que decida compartir su historia la envíe, sin que se requiera nada más. Ni fotos, ni medidas, ni experiencia como modelo.

Intrigada y sin nada que perder, envié mi historia y enseguida me olvidé de ella hasta el pasado septiembre, cuando recibí un correo electrónico con el título: “¡Estás seleccionada!”.

La pandemia de coronavirus retrasó los planes para la sesión hasta octubre de 2021, cuando Cisse envió una hoja de convocatoria en la que se indicaba a las “modelos” dónde ir y que acudieran con un aspecto “muy natural o sin maquillaje”. Hasta ese momento, todavía no me habían pedido ni una sola foto mía, sólo mis medidas para que Cisse pudiera traer las tallas adecuadas para el rodaje.

Leer más: Amber Heard y Helen Mirren desfilan para L’Oreal en la Semana de la Moda de París

Era todo lo contrario a todo lo que conozco de la industria del modelaje y la moda, un mundo lleno de flashes en el que se elige a la gente guapa precisamente por su aspecto.

“Antes era tan poco estimulante con las modelos normales”, me señaló Cisse cuando nos reunimos con Zoom una semana antes de la sesión. “No hay que hacerles sombra, porque es un trabajo legítimo. Pero conocer las historias de personas reales ha sido un privilegio y un regalo, y cada vez que hago uno de estos rodajes, me entran mariposas.”

La idea de un anti-casting resulta especialmente inspiradora en este momento, debido a lo extendidas que están la discriminación y la infrarrepresentación en la industria de la moda. En julio, un informe del All-Party Parliamentary Group for Textiles and Fashion (Grupo Parlamentario Multipartidista para el Sector Textil y de la Moda) reveló que casi el 90% de las personas encuestadas consideraban que las imágenes de la industria de la moda no representaban un espectro de cuerpos e identidades diferentes, y el 87.5% dijo que no se sentía representado en las campañas publicitarias, las sesiones de fotos de moda y la pasarela.

El informe también reveló que el 68% de las personas había experimentado o presenciado discriminación en la industria de la moda. La mayor parte (73.4%) comentó que se basaba en la imagen corporal, seguida de la etnia, la edad, la discapacidad, el género y la expresión religiosa.

Como mujer del sudeste asiático, que apenas mide 1.70 metros y tiene una talla en el Reino Unido de entre 14 y la 16, sé muy bien la frecuencia con la que veo a alguien como yo en un anuncio de moda, es decir, nunca.

Cuando llegué a la sesión de fotos, estaba claro que las otras mujeres fotografiadas ese mismo día, cuyas edades oscilaban entre los 20 y los 60 años, se sentían igual.

Lou, de 65 años, me mencionó durante nuestra sesión: “rara vez veo a mujeres mayores que se parezcan a mí modelando algo. Incluso las marcas cuyo grupo demográfico son las mujeres mayores han empezado a utilizar modelos mucho, mucho más jóvenes. Es desmoralizante. Siento que es aún más importante que haga esta sesión, para representar a mujeres como yo”.

Este es el mensaje general que Cisse y Ouimet quieren enviar a la industria de la moda: que hay valor en poner a personas reales en su ropa, no sólo una versión idealizada de la perfección que es inalcanzable para la gran mayoría. Ouimet me cuenta que antes se dedicaba a la fotografía de moda, pero que se sintió “frustrada” por las ideas de perfección de la industria. “El mundo que me rodea no es perfecto, no es lo que se ve en las campañas de moda. Tenía un verdadero deseo de centrarme en la condición humana y sacar lo positivo de cada persona”, detalló.

“Cuando Maina vino a mí con la idea del antienvejecimiento, yo estaba muy abierta y ansiosa por hacer algo así. Es muy extraño como fotógrafa no tener ninguna idea de cómo será tu sujeto, pero es un reto realmente hermoso. Se hizo muy obvio y pertinente que no se trataba sólo de capturar la ropa interior, sino de la experiencia de las mujeres que acudían a las sesiones.”

En la postproducción se realiza muy poca edición, aparte de ajustar las fotografías en cuanto a color y luz. Las imágenes resultantes representan la “belleza en bruto”, sostuvo Cisse. “Son mujeres que se sienten cómodas en su piel, que tienen poderosas historias que contar sobre cómo han llegado a este punto, y lo ves a través de las fotografías que tomamos. Es casi mágico”.

Me pregunto si hay espacio para este concepto en el mundo de la moda en general. Olivia Igwe, una mentora de confianza especializada en moda, participó en la sesión de fotos contra el casting el año pasado. Precisó que hay espacio en la industria de la moda británica para este tipo de enfoque y cree que los compradores lo aceptarían. “Creo que la gente lo quiere ahora más que nunca”.

Igwe señaló el desfile de primavera 2022 de la casa de moda Alexander McQueen en Londres a principios de este mes, en el que desfilaron varias mujeres que no eran modelos profesionales, como prueba de que la industria está dispuesta a adoptar el concepto de utilizar personas reales como modelos.

“Hizo que te centraras en el individuo”, indicó entonces la directora creativa de Alexander McQueen, Sarah Burton, a US Vogue. “Se convirtió en una comunidad de mujeres, y en cómo les queda la ropa a las mujeres. Hice ropa para ellas como personas [...] Se trata de tratar a cada una de ellas como un individuo y realzar su personalidad, y cómo se sienten. Se trata de ser sensible”.

Cisse es algo más escéptica. No está segura de que la gente esté preparada para ver tanta diversidad en la moda, aunque la quiera, por la forma en que los estándares de belleza están tan arraigados en la sociedad. “Tengo la esperanza, por supuesto, de que cosas como la sesión de fotos contra el casting cambien la opinión de la gente, y puede que lo haga. Pero llevará tiempo, especialmente en el mundo de los estándares de belleza en el que vivimos ahora”.

Mira hacia una de las otras mujeres que posan para Ouimet, con una gran sonrisa en la cara. “Sin embargo, siento que estoy haciendo algo bien”, afirmó. “Puede que me canse de organizar estas sesiones, pero cada vez que estoy aquí, siento que esto es lo que debo hacer”.

Cisse también reconoce que el anti-casting puede no funcionar para todas las marcas. Como pequeña marca independiente, no paga a las modelos de crowdsourcing, sino que les permite llevarse a casa los conjuntos de lencería que modelan en las sesiones y les proporciona los gastos de viaje.

Fui a la sesión sintiéndome cohibida y nerviosa, preocupada por varias partes de mí que veía como defectos físicos: rollitos en la barriga, celulitis, papada, pelo demasiado corto y suelto, piel manchada. Pero me fui con un subidón de adrenalina, como si acabara de lograr algo importante. Me resultaba difícil entender por qué, hasta que pensé en cómo me sentiría si viera a alguien que se pareciera a mí en una página web de lencería.

Lo inspirador que sería poder ver exactamente cómo quedaría una prenda en mi cuerpo, en lugar de tener que adivinar y sufrir una inevitable decepción. Y lo que es más importante, sentiría que mi cuerpo es digno de ser visto.

Sin embargo, cuando vi las imágenes por primera vez, no pude evitar sentirme un poco abatida. De alguna manera había imaginado que la sesión fotográfica me haría parecer más alta y más delgada, así que me sentí decepcionada cuando me enfrenté a la realidad de mi figura. Estaba tan acostumbrada a ver modelos imposiblemente delgadas anunciando lencería, que no pude apreciarme a mí misma.

Pero después de reflexionar durante varios días, lo que veo ahora es una mujer joven y sana, feliz y más a gusto consigo misma de lo que pensaba. Y me siento especialmente orgullosa de haber participado en algo en lo que otras mujeres como yo se verán reflejadas.

“Todos queremos vernos ahí, una representación de nosotros mismos, sentir que podemos conectar con la persona que estamos viendo”, reiteró Ouimet. “Pero nos han inculcado tanto este falso sentido de la verdad. Va a ser necesario romperlo y que más mujeres se involucren en rodajes como éste. Todo el mundo debería participar”.